Conéctate con nosotros

El Mundo

Sin heredero y con problemas de corazón: ¿qué pasa si Kim Jong-un se muere?

Cuando hablamos de un país tan opaco como Corea del Norte, hay que andarse con pies de plomo: el régimen norcoreano, que se considera a sí mismo la auténtica Corea, la heredera del decimonónico Reino Ermitaño, ha hecho de la autosuficiencia uno de sus pilares, lo que en la práctica se traduce en un aislamiento que hace que sea muy difícil obtener información fiable. De modo que las informaciones sobre el delicado estado de salud de Kim Jong-un hay que tomarlas con cautela. Pero sean ciertas o no, nos recuerdan que, pese a su juventud y a lo que diga la propaganda norcoreana, también él, el Líder Supremo, es mortal. No solo eso, sino que no ha nombrado a ningún sucesor. ¿Qué pasa si fallece?

Vayamos primero a los hechos. Las especulaciones se han desatado a raíz de un artículo aparecido en la publicación ‘Daily NK’, elaborada por desertores norcoreanos en Seúl, que afirmaba que el motivo por el que Kim no pudo asistir a las ceremonias del 15 de abril, el cumpleaños de su abuelo y fundador de la dinastía, Kim Il-sung, era porque se había sometido a una cirugía cardiovascular tres días antes en un hospital al norte de la provincial de Pyongyang. La incertidumbre creció después de que la CNN, tras acudir a sus propias fuentes, confirmase que los servicios de Inteligencia estadounidenses están monitorizando la situación. De acuerdo con este artículo, la vida de Kim podría estar “en grave peligro” tras la operación.

Hay varios elementos que inducen al escepticismo. El primero, que el propio ‘Daily NK’ afirma que Kim Jong-un “continúa recuperándose del procedimiento en una villa a las afueras de Pyongyang”, y que “la mayoría de los doctores regresaron a Pyongyang después de que la condición de Kim fuese considerada estable”. No habría, pues, riesgo inminente de fallecimiento. En segundo lugar, y tal vez más importante, los vecinos de Corea del Norte están tranquilos. El portavoz de la oficina presidencial de Corea del Sur, Kang Min-seok, ha dicho que “hasta el momento no se han detectado signos inusuales dentro de Corea del Norte”. Una fuente del Departamento de Enlace Internacional, el órgano del Partido Comunista de China encargado de los asuntos norcoreanos, también ha declarado a la agencia Reuters que no se cree que Kim esté en estado crítico.

Por último, hay que recordar que los rumores infundados sobre enfermedades de los líderes norcoreanos han sido una constante desde el establecimiento de la República Popular Democrática de Corea en 1948. Durante años, se dijo que Kim Il-sung tenía un tumor cerebral debido a un extraño bulto en su cabeza, que en realidad se debía a la malnutrición durante su infancia. En 2014, el propio Kim Jong-un desapareció durante un mes y medio para reaparecer cojeando, sin que se aclarase nunca qué dolencia había padecido (algunos expertos creen que podría sufrir intensos ataques de gota, aunque la Inteligencia surcoreana lo atribuyó a un quiste en el pie).

Dicho esto, los problemas cardíacos parecen ser una cosa de familia: su padre, Kim Jong-il, falleció de un ataque al corazón en 2011. Y tanto China como Corea del Sur podrían tener interés en mantener la calma ante un escenario para el que nadie está preparado, y ahora menos que nunca.

¿Quién es realmente Kim Jong-un?

Los extranjeros que le han tratado hablan de una persona afable y simpática obsesionada con el baloncesto, mientras algunos norcoreanos se burlan de su querencia por misiles y bombas nucleares
Hay varios elementos que inducen al escepticismo. El primero, que el propio ‘Daily NK’ afirma que Kim Jong-un “continúa recuperándose del procedimiento en una villa a las afueras de Pyongyang”, y que “la mayoría de los doctores regresaron a Pyongyang después de que la condición de Kim fuese considerada estable”. No habría, pues, riesgo inminente de fallecimiento. En segundo lugar, y tal vez más importante, los vecinos de Corea del Norte están tranquilos. El portavoz de la oficina presidencial de Corea del Sur, Kang Min-seok, ha dicho que “hasta el momento no se han detectado signos inusuales dentro de Corea del Norte”. Una fuente del Departamento de Enlace Internacional, el órgano del Partido Comunista de China encargado de los asuntos norcoreanos, también ha declarado a la agencia Reuters que no se cree que Kim esté en estado crítico.

Por último, hay que recordar que los rumores infundados sobre enfermedades de los líderes norcoreanos han sido una constante desde el establecimiento de la República Popular Democrática de Corea en 1948. Durante años, se dijo que Kim Il-sung tenía un tumor cerebral debido a un extraño bulto en su cabeza, que en realidad se debía a la malnutrición durante su infancia. En 2014, el propio Kim Jong-un desapareció durante un mes y medio para reaparecer cojeando, sin que se aclarase nunca qué dolencia había padecido (algunos expertos creen que podría sufrir intensos ataques de gota, aunque la Inteligencia surcoreana lo atribuyó a un quiste en el pie).

Dicho esto, los problemas cardíacos parecen ser una cosa de familia: su padre, Kim Jong-il, falleció de un ataque al corazón en 2011. Y tanto China como Corea del Sur podrían tener interés en mantener la calma ante un escenario para el que nadie está preparado, y ahora menos que nunca.

Sin una sucesión clara

El principal problema es que Corea del Norte nunca ha tenido ningún presidente que no perteneciese a la rama masculina de la familia Kim. El matrimonio Kim no tiene hijos varones, e incluso en el improbable caso que la conservadora sociedad norcoreana aceptase ser liderada por una mujer, su única hija, Kim Ju-ae, tiene apenas siete años. Si algún poder extranjero esperaba poder jugar la baza de su medio hermano Kim Jong-nam, la única opción relativamente realista de una sucesión dinástica, vio sus esperanzas truncadas por su truculento envenenamiento en el aeropuerto de Kuala Lumpur. Tras la muerte de Kim Jong-il, todos los análisis se centraron en hasta qué punto su heredero sería capaz de mantenerse en el poder, pero nadie dudaba de dicha transferencia de mando. La desaparición de Kim Jong-un, por causas naturales o por otro motivo, plantea una incógnita totalmente diferente.

O tal vez no tanto. En 2009, ante el evidente deterioro de salud del entonces mandatario Kim Jong-il y sin que todavía se hubiese perfilado la sucesión, el Consejo de Relaciones Exteriores de EEUU (CFR) preparó un informe especial llamado ‘Preparativos para un cambio súbito en Corea del Norte’. En él, se abordaba la cuestión de la desaparición del líder. Entre los escenarios que dibujaba, se encontraban los siguientes: una sucesión dirigida con éxito (la opción que se impuso finalmente, como sabemos), otra que fuese cuestionada por algunos elementos clave del régimen y generase una lucha de poder y una que acabase en fracaso. Casi seguro, la misma situación que se presentaría hoy día.

El investigador de la Institución Hoover Paul R. Gregory, uno de los académicos que han reflexionado públicamente sobre qué ocurrirá en una Corea del Norte tras Kim, considera que el escenario más probable es algún tipo de liderazgo compartido por la cúpula del Partido de los Trabajadores de Corea, tal vez encabezado por un ‘primus inter pares’, al estilo de la vecina China.

“Paralelismos históricos con la URSS y China, opino, sugieren que a Kim le seguirá una forma más suave de gobierno colectivo”, escribe Gregory en la revista ‘Forbes’, y asegura que “el comportamiento de los círculos de poder soviéticos y chinos tras las muertes de Stalin y Mao (…) sugiere que un cambio de régimen en Corea del Norte no auparía a un líder peor sino que iniciaría un movimiento hacia un liderazgo colectivo menos beligerante”. Un vacío de poder sería un escenario muy peligroso para Corea del Norte, por lo que el resultado más probable es que los máximos responsables del régimen traten de actuar rápido para coparlo.

Pero ¿y si no se llega a un acuerdo en la cúpula? “Esto podría tentar a ciertos individuos o facciones a hacerse con el poder, lo que resultaría en una lucha potencialmente disruptiva e incluso violenta por el liderazgo. Cuál podría ser el resultado y qué rumbo podría tomar Corea del Norte en consecuencia es imposible de predecir, pero una competición prolongada y tal vez violenta por la supremacía en Pyongyang sin duda generaría una tensión enorme en el resto del país, dado el grado en el que el Estado es controlado desde el centro”, indica el informe del CFR.

Cualquier cataclismo político interno que bloquease los servicios básicos en Corea del Norte, donde todavía está reciente el recuerdo de la hambruna de los años noventa, generaría una oleada de refugiados tanto hacia China como hacia Corea del Sur. Y ahí la inestabilidad sería todavía mayor: la amenaza de una intervención surcoreana o estadounidense en el norte podría incluso llevar a Pekín a anticiparse y ocupar militarmente Corea del Norte.

“La perspectiva de que Corea del Norte sea absorbida por Corea del Sur y de que fuerzas estadounidenses sean desplegadas en la frontera nordeste de China son asuntos de gran preocupación [para Pekín]. Los mismos miedos ayudaron a provocar la entrada de China en la Guerra de Corea”, sostiene el CFR. “Moscú sin duda comparte las preocupaciones de Pekín, pero Rusia parece menos predispuesta a intervenir si la situación se deteriora”, añade el documento. La situación, en ese caso, sería la de una gran crisis internacional.

No esperen revoluciones

Lo que prácticamente podemos descartar de antemano es algún tipo de revuelta popular para derrocar la dictadura. El sistema represivo es tan eficaz que no existe ninguna posibilidad de organizar una oposición interna sin que sea inmediatamente detectada y desmantelada. Incluso en una situación de colapso, la probabilidad de que emerja un movimiento exitoso es casi nula.

La periodista neozelandesa Anna Fifield, autora de la biografía de Kim ‘The Great Successor’ (‘El gran sucesor’), que ha viajado a Corea del Norte en una docena de ocasiones, describe la situación así en una entrevista: “Aunque muchos norcoreanos rechazan la idea de un líder de tercera generación y saben que lo que se dice sobre él es fantasía, sigue sin haber disidencia en Corea del Norte. No hay un Solzhenitsyn norcoreano, no hay literatura de ‘samizdat’ [los panfletos que circulaban de forma clandestina en la antigua URSS], no hay ni siquiera alguna pintada”.

Fifield añade: “Cuando le pregunté a una mujer que me había hablado de su desdén por el régimen por qué los norcoreanos no tratan de hacer algo al respecto, me dijo que si tú te opones al sistema no intentas cambiarlo, solo tratas de escapar. Esto se debe a que el sistema de castigo en Corea del Norte es absolutamente draconiano: si criticas al régimen, tres generaciones de tu familia podrían ser enviadas al gulag”.

En cambio, de producirse algún tipo de transición, llegaría en el mejor de los momentos. En Corea del Sur, el presidente progresista, Moon Jae-in, partidario del acercamiento a Pyongyang, acaba de ser reelegido con mayoría absoluta. Y la Casa Blanca se encuentra también en modo conciliatorio después de que el presidente Donald Trump escribiese a Kim Jong-un a finales de marzo para ofrecerle ayuda estadounidense en la lucha contra el coronavirus, lo que reduce la probabilidad de una reacción hostil. Un cambio moderado probablemente sería bien recibido en el exterior. Además, podría contar con apoyos desde todos los frentes, tanto entre los aliados tradicionales de Pyongyang como entre sus rivales.

“Es fácil equivocarse en esto”, afirma John Delury, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Yonsei de Seúl, acerca de la situación de salud de Kim Jong-un en el artículo de CNN. Es probable que Kim se recupere —asumiendo que las informaciones sobre su cirugía sean ciertas, en primer lugar—, pero ahora mismo hay una opción de que eso no suceda. Podemos asumir que, en ese caso, la sociedad norcoreana se convertirá en una gigantesca plañidera que mostrará públicamente su dolor —real o pretendido— exageradamente durante días, como sucedió tras la desaparición de su padre y su abuelo. A partir de ahí empiezan las incógnitas, que el resto del mundo tal vez haría bien en empezar a plantearse.

Opina aquí

El Mundo

Facebook etiqueta medios financiados por los Gobiernos, pero no a los de EE.UU. porque considera que son independientes

Facebook anunció este jueves que comenzará a poner etiquetas especiales en las páginas de medios de comunicación extranjeros informando de que están financiados por los Gobiernos.

En particular, ya recibieron estas etiquetas los medios rusos RT, Sputnik y RIA Novosti, así como el canal iraní Press TV y la agencia china Xinhua.

En las próximas semanas, Facebook bloqueará cualquier promoción dirigida a los usuarios de EE.UU. de los medios que reciban tales marcas “por precaución” antes de las elecciones presidenciales de noviembre. En el resto del mundo, los anuncios serán marcados con una etiqueta.

No obstante, el gigante tecnológico no etiquetó a ninguna organización con sede en EE.UU., ya que la compañía cree que incluso los medios financiados por el Gobierno estadounidense logran conservar la independencia editorial, según declaró el jefe de política de seguridad cibernética de Facebook, Nathaniel Gleicher, recoge Reuters.

Además, ni la cadena británica BBC, financiada en parte por el Ministerio de Exteriores del Reino Unido; ni el canal Al Jazeera, financiado desde Catar, aún no han recibido estas etiquetas.

¿Qué dicen las nuevas reglas de Facebook?

Desde Facebook precisaron que la decisión sobre la necesidad de etiquetar uno u otro medio será tomada basándose en un análisis de datos sobre los propietarios y fuentes de financiamiento, así como en la evaluación del control editorial ejercido por un Gobierno.

“Si determinamos que existen suficientes protecciones para garantizar la independencia editorial, no aplicaremos esta etiqueta”, subrayó al mismo tiempo Facebook.

Para demostrar su independencia, el medio debe mostrar las leyes del país de su sede que “protegen claramente la independencia editorial”, procedimientos establecidos en el propio medio para garantizar esta independencia, así como una evaluación realizada por una “organización externa, creíble e independiente”.

El medio que reciba esta etiqueta puede apelar la decisión.

Las etiquetas serán visibles en las páginas de los medios, así como en la página de la biblioteca de anuncios y en la sección ‘Transparencia de la página’. Además, durante la próxima semana en EE.UU. las etiquetas también aparecerán en el ‘feed’ de noticias.

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Envían a juicio en Argentina a viuda e hijo de Pablo Escobar y a Chicho Serna

Según informaron este jueves fuentes del Ministerio Público Fiscal, María Isabel Santos Caballero, Juan Sebastián Marroquín y el exjugador de la selección colombiana y de clubes como Boca Juniors son tres de los nueve imputados que se sentarán en el banquillo, tal y como dispuso el Juzgado Federal 3 de la ciudad bonaerense de Morón, dirigido por el magistrado Néstor Barral.

Un juez argentino envió a juicio a la viuda y al hijo del fallecido narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria y al exfutbolista colombiano Mauricio ‘Chicho’ Serna en una causa en la que se investigan millonarias maniobras de lavado de activos provenientes del tráfico de drogas internacional.

Según informaron este jueves fuentes del Ministerio Público Fiscal, María Isabel Santos Caballero, Juan Sebastián Marroquín y el exjugador de la selección colombiana y de clubes como Boca Juniors son tres de los nueve imputados que se sentarán en el banquillo, tal y como dispuso el Juzgado Federal 3 de la ciudad bonaerense de Morón, dirigido por el magistrado Néstor Barral.

La investigación apunta a que todos ellos -entre los que también se encuentra el empresario Mateo Corvo- habrían realizado un aporte “esencial” para inyectar en Argentina fondos del narcotraficante José Bayron Piedrahita Ceballos, vinculado al líder del Cartel de Medellín.

La elevación a juicio la había solicitado la Fiscalía en agosto de 2019.

Cabe recordar que Mauricio Serna jugó en Boca Juniors entre 1998 y 2002, y tuvo como compañeros a los también colombianos Oscar Córdoba y Jorge Bermúdez, logrando tres títulos de liga, dos Copas Libertadores y una Copa Intercontinental.

El ‘Chico’ también jugó en Chacaritas Juniors en 2003 y en Talleres de Córdoba en 2004.

Los hechos imputados

La Fiscalía imputa a Piedrahita Ceballos y Corvo, entre otros, haber integrado una asociación criminal internacional que operó en Argentina desde “al menos 2008” hasta septiembre de 2017, que estaba “dedicada a poner en circulación en el sistema financiero local bienes provenientes de maniobras de tráfico ilícito de estupefacientes” cometidas en Colombia y Estados Unidos, “con el objeto de otorgarles apariencia lícita”.

A la viuda y al hijo de Escobar, que viven en Argentina, se les acusa de haber efectuado un “aporte de naturaleza esencial para el cumplimiento de los objetivos criminales de la estructura ilícita mencionada”, al haber sido quienes en 2007 supuestamente “introdujeron y unieron” los intereses de Piedrahita Ceballos y Corvo.

En junio de 2018, al conocerse los procesamientos judiciales, la Fiscalía señaló que existe documentación que acredita que Marroquín reconoció haber sido, junto a su madre, quienes presentaron a Piedrahita Ceballos como inversor de los proyectos que llevaba adelante Corvo, quien reconoció a favor de madre e hijo una comisión del 4,5 % del total de la inversión realizada.

Barral considera que la viuda y el hijo de Escobar “efectuaron un aporte de carácter esencial para el cumplimiento de los objetivos criminales” del colombiano y “estaban al tanto de la imperante necesidad de Corvo de obtener inversores para financiar sus proyectos inmobiliarios”.

Sobre ‘Chicho’ Serna pesa la acusación de haber entregado a Piedrahita Ceballos, “a un precio irrisorio y ficticio”, los derechos posesorios de un inmueble situado en el paraje denominado “El Campito” y dos lotes del “Barrio Terravista S.A.”.

Información de Estados Unidos

Piedrahita Ceballos, deportado en noviembre pasado a su país desde Estados Unidos, donde estuvo varios meses encarcelado, figura en el Departamento de Justicia estadounidense como patrón de organizaciones narcocriminales colombianas y por haber colaborado con una red vinculada con los carteles de Medellín y Sinaloa y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

El caso en Argentina se inició a raíz de una investigación preliminar desarrollada por la Procuraduría de Narcocriminalidad, a partir de información enviada por Estados Unidos, que apuntaba a vínculos del colombiano con personas físicas y jurídicas del país suramericano.

Fuente: Vanguardia

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Zuckerberg se metió en la pelea de Donald Trump contra Twitter

El líder de Facebook entró a la discusión sobre las redes sociales que enfrenta el presidente de Estados Unidos. El tema es tendencia esta semana.

Precisamente en una entrevista con Fox News el CEO de Facebook dijo que no cree que las redes sociales deban convertirse en el arbitro de la verdad.

Indicó que su compañía tiene una política diferente a la de Twitter en este tipo de situaciones y enfatizó en que cree firmemente que Facebook no debería ser el árbitro de la verdad, de todo lo que la gente dice en línea.

En la misma entrevista, Zuckerberg dijo que cree que Facebook tiene un historial más sólido de defensa de la libertad de expresión que otras compañías, pero no proporcionó evidencia de esa afirmación.

Facebook trabaja con docenas de organizaciones de verificación de hechos, pero no permite que las publicaciones de los políticos, como Trump, sean verificadas, una política que ha sido ampliamente criticada.

Un portavoz de la compañía indicó a Pulzo que la red social es una plataforma donde se pueden expresar distintos puntos de vista. Por esto, creen en que tienen que proteger la libertad de expresión al mismo tiempo que cuidan a la comunidad de los contenidos perjudiciales, incluidos aquellos que buscan impedir que los votantes ejerzan su derecho.

Estas reglas rigen para todos los integrantes de Facebook, incluido el presidente Trump, y al negar o derogar el artículo 230 de la ley estadounidense se limitará más el discurso online, lo cual es perjudicial para la libertad de expresión.

“Cuando se le exige a las empresas a asumir la responsabilidad potencial de lo que dicen miles de millones de personas alrededor del mundo, se terminará penalizando a las que opten por permitir las discusiones controvertidas y alentará a las plataformas a censurar cualquier expresión que pueda resultar ofensiva para otros”, portavoz de Facebook Company

También se han presentado varias declaraciones por parte de Jack Dorsey, CEO de Twitter desde su cuenta oficial.

Indicó, finalmente, que la intención es conectar los puntos de las declaraciones en conflicto y mostrar la información en disputa para que las personas puedan juzgar por sí mismas y sacar sus conclusiones, informó Engadget.

Además, afirmó que la transparencia de parte de las redes es fundamental para que la gente pueda ver claramente diferentes puntos de información.

Fuente: Pulzo

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia