Conéctate con nosotros

El Mundo

Republicanos trazan un rápido juicio político a Donald Trump

Mientras el presidente de Estados Unidos Donald Trump estaba en Davos, Suiza, en el Foro Económico Mundial, en su país comenzaba en el Senado el juicio político en su contra por los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso. La cita comenzó a la una del medio día, en Washington, ante una cámara alta que actúa como Corte por tercera vez en la historia norteamericana.

Ya estaba anunciado que el proceso comenzaría en ausencia de Trump. Así, la atención se volcó sobre los demócratas que hacen las veces de fiscales, los republicanos que tomaron el rol de defensores y el conjunto de senadores quienes, independientemente de su afiliación política, son los jurados. Además del juez principal, John Roberts, presidente de la Corte Suprema encargado de presidir el juicio.

Hay algunos nombres clave. Los abogados de la Casa Blanca, Pit Cipollene, Jay Sekulow Kenneth Starr, este último quien participó en el impeachment fallido contra Bill Clinton en 1998; los demócratas Adam Schiff Jerry Nadler, cabezas de la delegación progresista que le apuesta a enjuiciar al mandatario; y, el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

Así va a ser el juicio

Al cierre de esta edición aún no culminaba la primera jornada del proceso que se celebró ayer en el Senado, clave para definir las reglas del juicio político, conocido en Estados Unidos como impeachment. Los republicanos, con 53 escaños, apelaron por una diligencia rápida, mientras los demócratas, con 45 curules, intentaron defender la posibilidad de tener un dictamen más reposado con la presencia de testigos orales.

En la noche del ayer martes todo indicaba que el juicio podría tardar unos diez días. Este miércoles 22, jueves 23 y viernes 24 de esta semana los demócratas presentarían sus argumentos; sábado 25 y lunes 27 y martes 28 de la semana entrante sería el equipo de Trump quien dé su defensa. Luego llegarían dos jornadas de preguntas, miércoles 29 y jueves 30. Posteriormente, el último día del mes, se debatiría sobre la posibilidad de citar a testigos, entre los que estarían el exsecretario de Seguridad, John Bolton, Hunter Biden, quien es el hijo del precandidato demócrata Joe Biden que Trump habría pedido investigar.

Si no se alarga el proceso con esas citaciones, ese 31 de enero podría darse la votación para absolver o destituir a Trump.

Pero el reloj corre en contra de los republicanos, dado que el Discurso del Estado de la Unión será el 4 de febrero, una cita tradicional de los mandatarios estadounidenses en la que presentan ante el Congreso un informe sobre el país. Que Trump llegue a esa fecha siendo un mandatario en proceso de juicio depende del avance del Legislativo.

Su meta es salir invicto antes de esa fecha porque “mostraría que unificó al partido para apoyarlo frente a los demócratas, quienes probablemente no van a lograr alargar lo suficiente el proceso para que tenga que dar el discurso en medio del juicio”, explica el profesor de Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Javeriana, Juan Federico Pino.

El caso de Trump

Desde que fue elegido como mandatario en 2016 comenzaron los intentos de hacer un juicio político contra el republicano por la trama rusa, la presunta inherencia de ese país en los comicios presidenciales en los que fue elegido Trump; supuestamente, para beneficiarlo sobre su contrincante demócrata Hillary Clinton. Las pruebas y el procesos jamás se consumaron.

Fue hasta septiembre del año pasado que la palabra impeachment sonó nuevamente en las bancas de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, encabezada por Nancy Pelosi. ¿La razón? La presunta investigación que habría pedido Trump a su homólogo ucraniano Volodímir Zelenski contra Hunter Biden, hijo del precandidato demócrata más opcionado a conseguir la nominación del partido para las presidenciales de noviembre, según el portal especializado Real Clear Politics.

El 21 de ese mes el mandatario admitió que habló con Zelenski sobre los Biden durante una declaración a la prensa, pero negó estar usando su poder para beneficiarse. Solo tres días después, el martes 24, los demócratas lanzaron el proceso del impeachment, que surtió efecto en diciembre, con los preparativos del juicio en la Cámara de Representantes. La diligencia se confirmó el 19 de diciembre.

Solo se tenía en el radar el cargo de abuso de poder, pero la negativa de la Casa Blanca de colaborar con la investigación llevó a los demócratas a presentar la acusación de obstrucción al Congreso. Trump ha sido hermético y asegura que el juicio es una “basura” para dañar su imagen, pero los demócratas han sumado puntos a su favor: el exembajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, testigo clave, aseguró que se condicionó la ayuda a Ucrania a cambio de investigar a Biden.

Todo se define en las próximas semanas. Los abogados de Trump respondieron las acusaciones de los demócratas en un documento de 111 páginas y los escudos de las partes se conocerán en los próximas jornadas en el Senado. Aunque el juicio político capta la atención del mundo, lo más probable es que Trump salga invicto porque la cámara alta es liderada por su partido, que se ha mostrado firme en la defensa del presidente .

Fuente: El Colombiano

Opina aquí

El Mundo

Trump dice que nuevo reporte sobre interferencia electoral de Rusia es una “farsa”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que si los rivales demócratas en las elecciones presidenciales de este año están lanzando una campana de desinformación en su contra: “”¡Farsa número 7!”, tuiteó.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desestimó este viernes como una “farsa” de sus rivales demócratas un reporte de las agencias de inteligencia, divulgado durante una sesión confidencial en el Congreso, que advierte que Rusia está interfiriendo nuevamente para ayudarlo a obtener un segundo mandato.

“Otra campaña de desinformación está siendo lanzada por los demócratas del Congreso diciendo que Rusia me prefiere a mí que a cualquier otro candidato de los demócratas que no hacen nada”, dijo Trump en Twitter. “¡Farsa número 7!”, sentenció, sin explicar a qué hacía referencia el número. Los legisladores demócratas expresaron nuevas preocupaciones después de recibir información clasificada del entonces director interino de Inteligencia Nacional, Joseph Maguire, en la que el funcionario advirtió supuestamente que Rusia estaba interviniendo en la campaña con la esperanza de ayudar a las posibilidades de reelección de Trump.

Ver más: ¿Está en riesgo al democracia de EE UU. con Donald Trump?

El diario The New York Times informó que Trump recriminó a Maguire, quien fue removido de su cargo esta semana, por permitir que se llevara a cabo la sesión informativa. Según el periódico neoyorquino, Trump estaba particularmente enojado con la presencia en esta sesión informativa, que data del 13 de febrero, de Adam Schiff, el demócrata que dirigió la investigación que desencadenó su acusación en el Congreso.

Trump ya había expresado su molestia después de que la comunidad de inteligencia informó públicamente que Rusia había interferido en la campaña electoral de 2016 -incluyendo estrategias de manipulación de redes sociales- para respaldar a Trump frente a su rival demócrata, Hillary Clinton.

“Contamos con los servicios de inteligencia para informar al Congreso de cualquier amenaza de interferencia extranjera en nuestras elecciones. Si la información es verdadera y el presidente interfiere con ella, entonces está nuevamente poniendo en peligro nuestros esfuerzos para detener toda interferencia extranjera. Tal y como lo advertimos”, tuiteó Schiff.

“Paranoia”

Por su parte, Rusia achacó las nuevas acusaciones de la inteligencia estadounidense, cuyos detalles aún no se conocen, a un ataque de “paranoia”.
“No tiene nada que ver con la verdad”, dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, denunciando “nuevos mensajes paranoicos que desafortunadamente se volverán más comunes a medida que se acerquen las elecciones” en Estados Unidos.

Ver más: Fiscal de EE. UU. dice que tuits de Trump le están haciendo imposible su trabajo

Moscú siempre ha negado cualquier implicación en la campaña electoral de 2016, con la ayuda de hackers y de ‘trolls’ rusos en las redes sociales, a pesar del consenso de las agencias federales estadounidenses en que sí existió injerencia. Por su parte, Trump siempre ha asegurado que no necesitaba de la ayuda de Moscú para llegar a la Casa Blanca.

Ver más: ¿Por qué Trump ganó (temporalmente) caso de la trama rusa?

“El presidente ha negado la injerencia extranjera en las elecciones durante tres años porque su ego no puede aceptar que Rusia intervino a su favor”, denunció el demócrata Bennie Thompson, presidente de la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes.

Para reemplazar a Maguire, Trump eligió a Richard Grenell, el actual embajador estadounidense en Alemania, quien, según los demócratas, carece de la experiencia necesaria para un puesto en el que supervisará 17 agencias federales, incluida la CIA.

La Casa Blanca aseguró que Grenell tendría un “enfoque imparcial” y Trump dijo el viernes que cuatro candidatos serían seleccionados para aspirar a asumir el cargo de forma permanente.

Fuente: El Espectador

 

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Estados Unidos y los Talibanes anuncian acuerdo de paz

Los talibanes anunciaron este viernes que firmarán un acuerdo con Estados Unidos el próximo 29 de febrero, tras más de un año de negociaciones en Catar, una información confirmada casi simultáneamente por el Departamento de Estado estadounidense.

“Tras las largas negociaciones entre el Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) de Afganistán y los Estados Unidos de América, ambas partes han acordado firmar el acuerdo en presencia de observadores internacionales” el sábado 29 de febrero, afirmó la formación insurgente en un comunicado.

Ambas partes “crearán una situación de seguridad adecuada” e invitarán a “numerosos” representantes de diferentes países y organizaciones internacionales a la firma del acuerdo, según los talibanes.

Los insurgentes y Washington avanzarán además hacia “la liberación de prisioneros” y la “retirada de todas las fuerzas extranjeras”, de acuerdo con el comunicado.

Puede leer: Un avión se estrella en zona controlada por talibanes al este de Afganistán

La retirada de tropas estadounidenses, que mantienen en el país entre 12.000 y 13.000 efectivos, era una de las peticiones clave de los talibanes e igualmente un objetivo electoral del presidente de EE. UU., Donald Trump, que había prometido reducir al máximo la presencia militar en la nación asiática.

Los talibanes indicaron que el acuerdo “estructurará un camino” para el inicio de conversaciones de paz intraafganas, vistas como un paso clave para acabar con dos décadas de guerra en Afganistán.

Sin embargo, el comunicado no menciona en ninguna ocasión al Gobierno afgano y asegura que las conversaciones de paz serán “con varios partidos políticos del país”.

Los talibanes tampoco hicieron referencia a su compromiso de reducir la violencia en Afganistán durante siete días, que comienza a partir de la medianoche de este viernes, según anunció hoy el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) afgano.

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, anunció también en un comunicado que la firma del acuerdo será el día 29, aunque remarcó que está condicionada a la “implementación exitosa” del periodo de reducción de la violencia.

Estos siete días de hostilidades reducidas son vistas como una prueba para verificar si los talibanes están realmente comprometidos con la paz, así como para probar si la cúpula insurgente tiene autoridad sobre sus soldados desplegados en el terreno.

Las negociaciones intraafganas empezarán tras la firma del acuerdo, y “se impulsarán en este paso fundamental para llegar a un alto el fuego completo y permanente”, indicó Pompeo.

Además, Pompeo recurrió a la red social Twitter para afirmar que “tras décadas de conflicto, hemos llegado a un entendimiento con los talibanes sobre una reducción significativa de la violencia en Afganistán”.

“Este es un paso importante en la larga ruta hacia la paz, y pido a todos los afganos que aprovechen esta oportunidad”, dijo Pompeo

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Tiroteos en Hanau: qué se sabe de Tobias Rathjen, el presunto autor de los ataques que dejaron a 9 muertos en Alemania

El perfil del individuo que sembró el pánico la noche de este miércoles en dos bares en Hanau, en el centro de Alemania, se precisa.

Identificado por los medios locales como Tobias Rathjen, el presunto autor de los tiroteos que dejaron al menos 9 muertos en Alemania fue hallado sin vida en una vivienda junto con el cadáver de su madre de 72 años, según informó la Policía.

Alrededor de las 22:00 hora local (21:00 GMT), Rathjen habría abierto fuego contra una multitud de personas que se encontraban en Midnight, un bar para fumar en pipa de agua (narguile) en el centro de Hanao. Ese ataque dejó al menos 3 muertos.

El presunto asesino habría huido de la escena del crimen en un automóvil negro hacia su siguiente parada, el Arena Bar & Café, donde en un segundo tiroteo habría matado al menos a cinco personas, dejando varios heridas.

La oficina del fiscal general alemán ha abierto una investigación y tiene “elementos para apoyar una motivación xenófoba“, según un portavoz.

Mientras tanto, el ministro regional del Interior del estado federado de Hesse, Peter Beuth, confirmó que los fiscales han clasificado el incidente como un “presunto acto de violencia terrorista“.

Pero ¿qué se sabe del presunto asesino y qué pudo haberlo motivado a llevar a cabo estos ataques?

Odio a los extranjeros y a los pueblos no blancos

Según el tabloide local Bild, Tobias Rathjen es un hombre de 43 años, de nacionalidad alemana, ultraderechista y con licencia de armas de caza.

Rathjen también habría dejado un manifiesto de 24 páginas y publicado un video en YouTube antes del ataque.

No todos los que tienen un pasaporte alemán son valiosos y de raza pura“, se lee en el documento presuntamente escrito por el sospechoso y compartido por el Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización del King’s College de Londres.

Según Peter Neumann, especialista en terrorismo y profesor de esta universidad británica, el manifiesto está escrito en perfecto alemán, sin errores ortográficos ni gramaticales y el sospechoso enfatiza que realizó estudios superiores.

“Odia a los extranjeros y a los pueblos no blancos. Aunque no menciona el islam, hace un llamado para el exterminio de varios países en el norte de África, Medio Oriente y Asia Central (que tienen una población mayoritariamente musulmana)”, tuiteó Neumann.

Asegura que Trump y Jürgen Klopp “le robaron sus ideas”

De acuerdo con este profesor alemán, el sospechoso “justifica su llamado a matar a poblaciones de países enteros en términos explícitamente eugenistas, diciendo que la ciencia demuestra que ciertas razas son superiores“.

En su manifiesto, Rathjen también recalca “la necesidad de destruir a ciertas personas cuya expulsión de Alemania ya no es posible”.

Igualmente se describe como un supuesto insel (célibe involuntario) y confiesa no haber tenido nunca una relación con una mujer. Y durante los últimos 18 años dice que ha sido por elección propia.

Para el profesor Neumann, “la clave para comprender su estado mental puede ser que él afirma haber estado bajo vigilancia por los servicios de inteligencia durante toda su vida. Dice que varias figuras prominentes como el presidente Trump y el entrenador de Liverpool Jürgen Klopp le robaron sus ideas”.

Nacido en Hanau, educado en Bayreuth

Si bien en el video publicado por Rathjen no se hace ninguna referencia a un posible ataque en Alemania, el sospechoso habla de niños que son maltratados y asesinados en instalaciones militares subterráneas en Estados Unidos. “Los ciudadanos estadounidenses deben despertarse y rebelarse contra esa situación“, dice.

Grabado en un apartamento, el clip fue puesto en línea cinco días antes de los ataques de este miércoles.

En su perfil de YouTube, el sospechoso revela que había nacido en Hanau, estudiado administración de empresas en la Universidad de Bayreuth y hecho pasantías como banquero.

Según Peter Buth, ministro de Interior, Rathjen no estaba hasta el momento en la mira de la Policía.

Después del ataque contra una sinagoga en Halle en octubre del año pasado, las autoridades alemanas han intensificado la supervisión de grupos de extrema derecha, reclutando cientos de oficiales.

El autor de aquel atentado, Stephan B., también publicó un manifiesto abiertamente racista y transmitió en vivo el tiroteo. Posteriormente admitió una motivación de extrema derecha y antisemita.

El viernes pasado la policía alemana detuvo a 12 miembros de un grupo de extrema derecha que planeaba atacar mezquitas y objetivos asociados con refugiados y migrantes.

Fuente: BBC News

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia