Conéctate con nosotros

El Mundo

Reducir emisiones 7,6 % cada año, lo que se espera en la COP25

197 países se reúnen este lunes en Madrid para tratar el futuro del planeta. Colombia, con avances.

“Desde hace décadas, la especie humana está en guerra contra el planeta y ahora el planeta está contraatacando” con catástrofes climáticas y aumento del nivel del mar, sentenció este domingo el secretario general de la ONU, António Guterres.

La humanidad es la responsable, sobre todo por la explotación de las energías fósiles, causante de la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, recalcó Guterres desde Madrid, en la víspera de la apertura de la Conferencia de las Partes (COP25, por su sigla en inglés), de la ONU.

El punto de no retorno no está lejos en el horizonte, está a la vista y se nos acerca a toda velocidad”, señaló. Y es que según el secretario, si el mundo no respeta los objetivos del Acuerdo de París para limitar el calentamiento a +2 ºC e incluso a +1,5 ºC respecto a la era preindustrial, el panorama para la humanidad será sombrío por cuenta de la “crisis climática”.

(Le puede interesar: Temas urgentes por discutir en la COP25 ante el cambio climático)

Por eso, tal como lo pidió la semana pasada las Naciones Unidas, se espera que en esta conferencia –que va hasta el 13 de diciembre– se tomen acciones radicales que lleven a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) 7,6 por ciento cada año entre 2020 y 2030 para así poder cumplir la meta límite de +1,5 ºC de temperatura global este siglo.

Más de 40.000 personas, entre líderes políticos, científicos, empresarios y ONG de 197 países se reunirán en Madrid para este evento, que convoca a los Estados que se comprometieron a hacer frente al cambio climático y están obligados a tomar acciones. Allí presentarán sus propuestas para reducir las emisiones, principalmente de dióxido de carbono (CO2) que registra un alarmante ascenso.

En efecto, la producción de combustibles fósiles va en aumento, especialmente en China, Estados Unidos, India y Rusia, los grandes emisores, de acuerdo con el último informe del Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente (Pnuma); lo que ha producido un incremento en las emisiones de CO2, que alcanzaron un récord histórico en 2018: llegaron a 55,3 gigatoneladas, según la Organización Meteorológica Mundial.

Pero más allá de señalar culpables, lo que se espera es intensas discusiones en torno a tres importantes temas. El principal es la regulación de los mercados de carbono, pues el artículo 6 del Acuerdo de París los estableció de manera general y aún se necesitan requisitos más específicos y ‘seguros’.

(También lea: Otros protagonistas de la COP25, el evento crucial de crisis climática)

Isabel Cavelier, directora de visión de Transforma, dice que lo fundamental es garantizar que no se conviertan en una puerta abierta para hacer trampa. “La regulación de este mercado debe blindarnos contra el doble conteo de emisiones: un país vende un certificado de reducción de emisiones a un tercero, y ambos, vendedor y comprador, lo cuentan como reducción propia”.

También se negocian asuntos relacionados a los costos de las pérdidas y los daños por el cambio climático; un tema políticamente sensible porque los países más afectados quieren acuerdos para costear estos daños, que además están en aumento. Sin embargo, según Cavelier, “es imposible hacer atribuciones directas, porque no se puede hacer una trazabilidad de impactos asociados a un país y sus emisiones específicas, la atmósfera es una sola”.

Y según Óscar Guevara, especialista de cambio climático del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, sigla en inglés), también se espera que los países revisen sus metas de reducción de emisiones del periodo 2015- 2020 (según el Acuerdo de París se revisarán cada 5 años).

Para enfrentar un segundo periodo 2020-2025, los países deberán anunciar en Madrid cómo se van a comprometer. Se esperan metas muy ambiciosas, ya que la evidencia científica nos dice que no podemos seguir posponiendo estas acciones”, explicó.

Marcha por el clima

Los movimientos ambientalistas serán grandes protagonistas de esta COP25, y uno de sus papeles principales será llevar las discusiones a las calles. Además, se espera una gran manifestación por el clima el 6 de diciembre en Madrid para presionar a los líderes políticos a que anuncien contribuciones más ambiciosas.

Allí estarán presentes ONG, grupos de ecologistas, movimientos juveniles, comunidades de indígenas y, por supuesto, la activista Greta Thunberg, reconocida por sus firmes discursos en defensa del medioambiente y por movilizar a millones de jóvenes en todo el mundo en pro de esta causa.

La Unión Europea sigue siendo la gran abanderada en este tema, y ya se comprometió a reducir las emisiones de GEI en un 55 % para el 2030, una decisión clave, pues dentro de ese bloque están varios de los países responsables del 75 por ciento de las emisiones globales. A esto se suma el anuncio que hicieron de declararse en emergencia climática, un hecho histórico, ya que fue el primer continente en hacerlo e implicaría, en principio, que el Parlamento Europeo use sus recursos para respaldar esta declaratoria.

Chile, que por las protestas sociales que vive no pudo ser el país anfitrión, anunció igual la creación de una Alianza de Ambición Climática, con cerca de 70 países comprometidos en aumentar las contribuciones que hicieron en el Acuerdo de París, y que serán informadas en la COP25.

Un ‘ejército’ para salvar el planeta

Con un nombre apocalíptico para convencer de la urgencia del reto, más de 60 ilustres de la política y el espectáculo lanzaron ayer ‘World War Zero’ (‘Guerra Mundial Cero’), una coalición destinada a formar un “ejército” ciudadano que exija acciones frente a la crisis climática.

(Le recomendamos: 10 claves para entender el evento más importante de crisis climática)

La iniciativa, capitaneada por el exsecretario de Estado estadounidense John Kerry, reúne a figuras como los actores Leonardo DiCaprio, Arnold Schwarzenegger, Emma Watson, Shay Mitchell y Ashton Kutcher; el cantante Sting o los expresidentes de EE.UU. Bill Clinton y Jimmy Carter. Con un presupuesto inicial de 500.000 dólares, la coalición organizará encuentros en todo EE. UU. a partir de enero.

El papel de Colombia

Entre esos países que se unieron a la Alianza de Ambición Climática está Colombia. En 2015, el país se comprometió a reducir 20 por ciento sus emisiones para el 2030. En cuanto a deforestación, se propuso reducirla a cero en la Amazonia. Sin embargo, entre 2015 y 2017 esta cifra aumentó en la región y en el país.

Según el Ideam, hasta 2018 se empezó a evidenciar una curva descendente, logrando reducir la tasa nacional de deforestación en 10 por ciento respecto al año pasado. Es decir, de 219.000 hectáreas de bosque devastado en 2017 se pasó a 197.000. El 70 por ciento correspondió a bosque amazónico.

Para Ángela Andrade, directora de Política Ambiental de Conservación Internacional Colombia, no se logró reducir la deforestación como se planteó en el Acuerdo de París, debido a los vacíos en la gobernabilidad de los ecosistemas amazónicos.

Para reducir emisiones, el presidente Iván Duque aseguró que buscará que el 10 % de la energía sea de fuentes renovables para 2022 y el 20 % para 2030. Además, prometió reforzar la lucha contra la deforestación y se alió con otros de la Amazonia, como Perú y Ecuador.

“Vamos a sembrar 180 millones de árboles para el 2022 y a apostarle a la ganadería sostenible con el sistema silvopastoril. Nuestra meta es llegar a 100.000 hectáreas silvopastoriles. También esperamos ser un país en carbono neutral en 2050”, señaló.

 

Fuente: El Tiempo

Opina aquí

Continuar leyendo
Anuncios
Clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Mundo

Zuckerberg se metió en la pelea de Donald Trump contra Twitter

El líder de Facebook entró a la discusión sobre las redes sociales que enfrenta el presidente de Estados Unidos. El tema es tendencia esta semana.

Precisamente en una entrevista con Fox News el CEO de Facebook dijo que no cree que las redes sociales deban convertirse en el arbitro de la verdad.

Indicó que su compañía tiene una política diferente a la de Twitter en este tipo de situaciones y enfatizó en que cree firmemente que Facebook no debería ser el árbitro de la verdad, de todo lo que la gente dice en línea.

En la misma entrevista, Zuckerberg dijo que cree que Facebook tiene un historial más sólido de defensa de la libertad de expresión que otras compañías, pero no proporcionó evidencia de esa afirmación.

Facebook trabaja con docenas de organizaciones de verificación de hechos, pero no permite que las publicaciones de los políticos, como Trump, sean verificadas, una política que ha sido ampliamente criticada.

Un portavoz de la compañía indicó a Pulzo que la red social es una plataforma donde se pueden expresar distintos puntos de vista. Por esto, creen en que tienen que proteger la libertad de expresión al mismo tiempo que cuidan a la comunidad de los contenidos perjudiciales, incluidos aquellos que buscan impedir que los votantes ejerzan su derecho.

Estas reglas rigen para todos los integrantes de Facebook, incluido el presidente Trump, y al negar o derogar el artículo 230 de la ley estadounidense se limitará más el discurso online, lo cual es perjudicial para la libertad de expresión.

“Cuando se le exige a las empresas a asumir la responsabilidad potencial de lo que dicen miles de millones de personas alrededor del mundo, se terminará penalizando a las que opten por permitir las discusiones controvertidas y alentará a las plataformas a censurar cualquier expresión que pueda resultar ofensiva para otros”, portavoz de Facebook Company

También se han presentado varias declaraciones por parte de Jack Dorsey, CEO de Twitter desde su cuenta oficial.

Indicó, finalmente, que la intención es conectar los puntos de las declaraciones en conflicto y mostrar la información en disputa para que las personas puedan juzgar por sí mismas y sacar sus conclusiones, informó Engadget.

Además, afirmó que la transparencia de parte de las redes es fundamental para que la gente pueda ver claramente diferentes puntos de información.

Fuente: Pulzo

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Trump firma decreto para regular las redes sociales y afirma que “defenderá la libertad de expresión de uno de los peligros más graves”

El presidente Donald Trump presentó el jueves un decreto dirigido a las empresas de redes sociales, días después de que Twitter calificara dos de sus tuits como “potencialmente engañosos”.

En declaraciones desde la Oficina Oval antes de firmar el decreto, Trump dijo que la medida es para “defender la libertad de expresión de uno de los peligros más graves que ha enfrentado en la historia de Estados Unidos“.

“Un pequeño puñado de monopolios de redes sociales controla una gran parte de todas las comunicaciones públicas y privadas en Estados Unidos”, alegó. “Han tenido un poder sin control para censurar, restringir, editar, dar forma, ocultar, alterar, prácticamente cualquier forma de comunicación entre ciudadanos privados y grandes audiencias públicas”.

El decreto prueba los límites de la autoridad de la Casa Blanca. En lo que es una apuesta legal complicada, busca reducir el poder de las grandes plataformas de redes sociales reinterpretando una ley crítica de 1996 que protege a los sitios web y las empresas tecnológicas de las demandas.

Esto marca una escalada drástica por parte de Trump en su guerra con las compañías tecnológicas mientras luchan con el creciente problema de la desinformación en las redes sociales. El presidente ha acusado regularmente a los sitios de censurar el discurso conservador.

Los expertos legales dicen que el decreto es inestable y potencialmente inconstitucional, porque busca eludir el Congreso y evitar los tribunales para llegar a una comprensión completamente diferente de la Ley de Decencia de Comunicaciones.

“Un decreto por sí solo no puede cambiar la ley”, dijo Tom Wheeler, expresidente de la Comisión Federal de Comunicaciones. “Esto se hizo con fines de intimidación política“.

Fuente: CNN News

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

La pelea de Trump con Twitter por unos tuits ‘engañosos’

El presidente amenazó con ‘regular o cerrar las plataformas de redes sociales’ que supriman su voz.

Tremenda pelea la que se ha armado entre el presidente Donald Trump y la red social Twitter. Este martes en la noche la popular red bloqueó dos trinos del mandatario estadounidense por considerarlos mentirosos y en su lugar estampó una etiqueta en la que redirige a los usuarios a otros medios de comunicación donde se informa sobre el tema con veracidad.

En sus trinos Trump alegaba que las movidas de algunos estados para permitir la votación por correo se traduciría en un fraude electoral de enormes proporciones.

Pero según Twitter, los trinos (de Trump) “contenían información potencialmente engañosa y fueron etiquetados para suministrar contexto adicional sobre el voto por correo”.

La ira del presidente no se hizo esperar. Primero acusó a la red de estar “interfiriendo en las elecciones”. Pero luego amenazó con “regular fuertemente” o “cerrar” las plataformas de redes sociales que supriman su voz.

“Los republicanos -dijo Trump- sienten que las plataformas de redes sociales silencian completamente las voces conservadoras. Vamos a regularlas fuertemente o las vamos a cerrar, antes que permitir que algo así suceda”, trinó el mandatario este miércoles en la mañana.

El presidente no elaboró en los pasos que podría tomar para cumplir con su advertencia. Y muchos creen que no pasará a mayores pues se trata de empresas privadas que llevan años autorregulándose y sería necesario una ley aprobada por el Congreso para modificar su comportamiento.

Pero a menos de 6 meses de las elecciones presidenciales, y dada la influencia y penetración que tienen estas plataformas, la disputa podría agudizarse.

Desde fue creada hace 14 años, Twitter se había abstenido de bloquear la distribución de información engañosa tanto de líderes políticos como del público en general. La teoría de la compañía era que el debate en la plataforma terminaría por corregir la información falsa tarde o temprano.

Además, hacer de “policía” para controlar a sus más de 300 millones de usuarios implicaba una gigantesca inversión económica.

Pero en años recientes la postura comenzó a cambiar. En parte gracias a la decisión Facebook de contratar a todo un ejército de personas para verificar las noticias que se mueven a través de su portal.

En marzo de este año, y ante la irrupción del coronavirus, la red anunció que bloquearía trinos, incluidos los de presidentes, si estos iban en contra de las recomendaciones de los expertos en el campo de la salud.

Entre ellos, por ejemplo, sostener que el distanciamiento social no sirve o recomendar tratamientos que podrían resultar peligrosos. De los primeros en caer bajo la censura de Twitter fueron trinos de los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro, y de Venezuela, Nicolás Maduro. Pero también otro que fue retuiteado por Trump que contenía información fraudulenta sobre Joe Biden, su rival para las elecciones presidenciales.

A comienzos de este mes, la compañía ajustó aún más sus políticas indicando que pondría una etiqueta a información engañosa no solo en temas relacionados con el coronavirus sino en otros frentes cuando la información difundida representaba un peligro para el público.

A pesar de ello, Twitter había evitado -hasta ahora- meterse con Trump y sus más de 80 millones de seguidores en esta red. Eso a pesar de que el presidente utiliza la red de manera rutinaria para difundir teorías de conspiración e insultar a sus rivales políticos.

De hecho y de acuerdo con un conteo que le lleva el Washington Postha dicho más de 18.000 “mentiras o frases engañosas” desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017. Es decir 16 mentiras diarias en promedio. Cada una de ellas investigada y reportada en su página web.

La presión para que Twitter tomara cartas en el asunto frente a Trump se disparó el martes de esta semana con otra serie de polémicos trinos.

En ellos Trump sugirió que el exrepresentante a la Cámara Joe Scarborough pudo estar involucrado en la muerte de Lori Klausutis, una asistente del congresista que falleció en el 2001.

Scarborough, que fue congresista por el partido republicano y hoy trabaja para una cadena de televisión, ha sido un fuerte crítico de Trump. Y lo venía cuestionando en días recientes por promocionar la hidroxicloroquina como tratamiento para el coronavirus pese a que numerosos estudios dicen que no sirve y es peligroso.

Klausutis, de acuerdo con las autoridades, padecía de una deficiencia cardiovascular no diagnosticada y murió accidentalmente al golpearse la cabeza tras sufrir un infarto en su oficina de Florida.

Ese día Scarborough se encontraba en Washington, a más de 2.000 kilómetros de distancia.

Pero Trump y otras voces en la derecha republicana, sin prueba alguna, alegan que quizá eran amantes y por eso la silencio. El esposo de Klausitis le escribió una sentida carta a Jack Dorsey, fundador y CEO de Twitter, pidiendo eliminar de la red los “horrendos y mentirosos trinos” del presidente.

Algo que a la fecha no han hecho pero que probablemente influyó en la decisión de este martes en la noche.

Para Twitter, esas denuncias de Trump no tienen asidero alguno en la realidad y contribuyen a generar caos y desconfianza en el sistema electoral.

Por varias razones. La primera es que el voto por correo es algo que se permite en EE. UU. desde hace más de 100 años. Y el propio Trump ha hecho uso de esta opción múltiples veces en el pasado. En el contexto del coronavirus muchos estados han optado por ampliar esa posibilidad en vista de lo difícil que podría ser el distanciamiento social durante unas elecciones en las que votan más de 100 millones de personas.

“Trump ha dicho más de 18.000 mentiras o frases engañosas desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017.”

Además, Trump la he emprendido solo contra estados donde existen gobernadores demócratas, como Michigan, California y Nevada pero ignora decisiones idénticas de otros estados ( Georgia, Iowa Nebraska y Virginia del Oeste) donde el gobernador es republicano.

Su queja tampoco tiene precedentes. De acuerdo con un informe de la Universidad de California, el fraude electoral en EE. UU. es insignificante y más aún si se trata de voto por correo. Entre el año 2000 y el 2012 solo se comprobaron 491 casos de fraude electoral entre más de mil millones de votos que fueron depositados.

De acuerdo con Richard Hasen, experto en elecciones en este centro educativo, Trump al parecer lo que busca es sembrar dudas en el proceso electoral de estados que necesita ganar para reelegirse, como Michigan y Nevada, para luego denunciar un fraude si llega a perder.

Mucho de la disputa entre Twitter y otras redes sociales con Trump dependerá de qué tan agresivas son estas empresas a la hora de aplicarle al mandatario sus propias políticas. Pero pocos creen que estén dispuestas a librar una pelea rutinaria con un presidente que mueve a millones y trina más de 20 veces al día.

Fuente: El Tiempo

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia