Conéctate con nosotros

El Mundo

Reducir emisiones 7,6 % cada año, lo que se espera en la COP25

197 países se reúnen este lunes en Madrid para tratar el futuro del planeta. Colombia, con avances.

“Desde hace décadas, la especie humana está en guerra contra el planeta y ahora el planeta está contraatacando” con catástrofes climáticas y aumento del nivel del mar, sentenció este domingo el secretario general de la ONU, António Guterres.

La humanidad es la responsable, sobre todo por la explotación de las energías fósiles, causante de la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, recalcó Guterres desde Madrid, en la víspera de la apertura de la Conferencia de las Partes (COP25, por su sigla en inglés), de la ONU.

El punto de no retorno no está lejos en el horizonte, está a la vista y se nos acerca a toda velocidad”, señaló. Y es que según el secretario, si el mundo no respeta los objetivos del Acuerdo de París para limitar el calentamiento a +2 ºC e incluso a +1,5 ºC respecto a la era preindustrial, el panorama para la humanidad será sombrío por cuenta de la “crisis climática”.

(Le puede interesar: Temas urgentes por discutir en la COP25 ante el cambio climático)

Por eso, tal como lo pidió la semana pasada las Naciones Unidas, se espera que en esta conferencia –que va hasta el 13 de diciembre– se tomen acciones radicales que lleven a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) 7,6 por ciento cada año entre 2020 y 2030 para así poder cumplir la meta límite de +1,5 ºC de temperatura global este siglo.

Más de 40.000 personas, entre líderes políticos, científicos, empresarios y ONG de 197 países se reunirán en Madrid para este evento, que convoca a los Estados que se comprometieron a hacer frente al cambio climático y están obligados a tomar acciones. Allí presentarán sus propuestas para reducir las emisiones, principalmente de dióxido de carbono (CO2) que registra un alarmante ascenso.

En efecto, la producción de combustibles fósiles va en aumento, especialmente en China, Estados Unidos, India y Rusia, los grandes emisores, de acuerdo con el último informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio ambiente (Pnuma); lo que ha producido un incremento en las emisiones de CO2, que alcanzaron un récord histórico en 2018: llegaron a 55,3 gigatoneladas, según la Organización Meteorológica Mundial.

Pero más allá de señalar culpables, lo que se espera es intensas discusiones en torno a tres importantes temas. El principal es la regulación de los mercados de carbono, pues el artículo 6 del Acuerdo de París los estableció de manera general y aún se necesitan requisitos más específicos y ‘seguros’.

(También lea: Otros protagonistas de la COP25, el evento crucial de crisis climática)

Isabel Cavelier, directora de visión de Transforma, dice que lo fundamental es garantizar que no se conviertan en una puerta abierta para hacer trampa. “La regulación de este mercado debe blindarnos contra el doble conteo de emisiones: un país vende un certificado de reducción de emisiones a un tercero, y ambos, vendedor y comprador, lo cuentan como reducción propia”.

También se negocian asuntos relacionados a los costos de las pérdidas y los daños por el cambio climático; un tema políticamente sensible porque los países más afectados quieren acuerdos para costear estos daños, que además están en aumento. Sin embargo, según Cavelier, “es imposible hacer atribuciones directas, porque no se puede hacer una trazabilidad de impactos asociados a un país y sus emisiones específicas, la atmósfera es una sola”.

Y según Óscar Guevara, especialista de cambio climático del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, sigla en inglés), también se espera que los países revisen sus metas de reducción de emisiones del periodo 2015- 2020 (según el Acuerdo de París se revisarán cada 5 años).

Para enfrentar un segundo periodo 2020-2025, los países deberán anunciar en Madrid cómo se van a comprometer. Se esperan metas muy ambiciosas, ya que la evidencia científica nos dice que no podemos seguir posponiendo estas acciones”, explicó.

Marcha por el clima

Los movimientos ambientalistas serán grandes protagonistas de esta COP25, y uno de sus papeles principales será llevar las discusiones a las calles. Además, se espera una gran manifestación por el clima el 6 de diciembre en Madrid para presionar a los líderes políticos a que anuncien contribuciones más ambiciosas.

Allí estarán presentes ONG, grupos de ecologistas, movimientos juveniles, comunidades de indígenas y, por supuesto, la activista Greta Thunberg, reconocida por sus firmes discursos en defensa del medio ambiente y por movilizar a millones de jóvenes en todo el mundo en pro de esta causa.

La Unión Europea sigue siendo la gran abanderada en este tema, y ya se comprometió a reducir las emisiones de GEI en un 55 % para el 2030, una decisión clave, pues dentro de ese bloque están varios de los países responsables del 75 por ciento de las emisiones globales. A esto se suma el anuncio que hicieron de declararse en emergencia climática, un hecho histórico, ya que fue el primer continente en hacerlo e implicaría, en principio, que el Parlamento Europeo use sus recursos para respaldar esta declaratoria.

Chile, que por las protestas sociales que vive no pudo ser el país anfitrión, anunció igual la creación de una Alianza de Ambición Climática, con cerca de 70 países comprometidos en aumentar las contribuciones que hicieron en el Acuerdo de París, y que serán informadas en la COP25.

Un ‘ejército’ para salvar el planeta

Con un nombre apocalíptico para convencer de la urgencia del reto, más de 60 ilustres de la política y el espectáculo lanzaron ayer ‘World War Zero’ (‘Guerra Mundial Cero’), una coalición destinada a formar un “ejército” ciudadano que exija acciones frente a la crisis climática.

(Le recomendamos: 10 claves para entender el evento más importante de crisis climática)

La iniciativa, capitaneada por el exsecretario de Estado estadounidense John Kerry, reúne a figuras como los actores Leonardo DiCaprio, Arnold Schwarzenegger, Emma Watson, Shay Mitchell y Ashton Kutcher; el cantante Sting o los expresidentes de EE.UU. Bill Clinton y Jimmy Carter. Con un presupuesto inicial de 500.000 dólares, la coalición organizará encuentros en todo EE. UU. a partir de enero.

El papel de Colombia

Entre esos países que se unieron a la Alianza de Ambición Climática está Colombia. En 2015, el país se comprometió a reducir 20 por ciento sus emisiones para el 2030. En cuanto a deforestación, se propuso reducirla a cero en la Amazonia. Sin embargo, entre 2015 y 2017 esta cifra aumentó en la región y en el país.

Según el Ideam, hasta 2018 se empezó a evidenciar una curva descendente, logrando reducir la tasa nacional de deforestación en 10 por ciento respecto al año pasado. Es decir, de 219.000 hectáreas de bosque devastado en 2017 se pasó a 197.000. El 70 por ciento correspondió a bosque amazónico.

Para Ángela Andrade, directora de Política Ambiental de Conservación Internacional Colombia, no se logró reducir la deforestación como se planteó en el Acuerdo de París, debido a los vacíos en la gobernabilidad de los ecosistemas amazónicos.

Para reducir emisiones, el presidente Iván Duque aseguró que buscará que el 10 % de la energía sea de fuentes renovables para 2022 y el 20 % para 2030. Además, prometió reforzar la lucha contra la deforestación y se alió con otros de la Amazonia, como Perú y Ecuador.

“Vamos a sembrar 180 millones de árboles para el 2022 y a apostarle a la ganadería sostenible con el sistema silvopastoril. Nuestra meta es llegar a 100.000 hectáreas silvopastoriles. También esperamos ser un país en carbono neutral en 2050”, señaló.

Fuente: El Tiempo

Opina aquí

Continuar leyendo
Anuncios
Clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Mundo

La huelga del transporte vuelve a bloquear Francia en pleno pulso por la reforma de las pensiones

Los paros provocaron hasta 600 kilómetros de atascos en las rutas de entrada a París en plena hora punta de la mañana

Una escapada a París o a otras ciudades francesas se ha convertido para muchos turistas estos días en una pesadilla logística a causa de la continuada huelga masiva de transporte. Los paros siguieron provocando este lunes fuertes perturbaciones en todo el país, al comienzo de una semana clave para la reforma de las pensiones planteada por el Gobierno de Emmanuel Macron que ha provocado la ira de los sindicatos. Para este martes, nueva jornada de movilización nacional, continuarán los problemas de transporte terrestre y aéreo, con la cancelación de un 20% de los vuelos.

Los paros en el transporte público provocaron hasta 600 kilómetros de atascos en las rutas de entrada a París en plena hora punta de la mañana, una situación que se repetirá previsiblemente en la tarde. También en torno a ciudades como Marsella o Lyon se registraron fuertes aglomeraciones.

En París, el transporte público continuaba esta jornada “extremadamente perturbado”, con nueve de las 14 líneas de metro cerradas y la circulación en las restantes muy restringidas, al igual que en la red de cercanías RER que lleva, entre otros, a aeropuertos o puntos turísticos como Eurodisney. La empresa responsable del transporte público en París, la RATP, ha emitido un aviso recomendando “evitar los transportes públicos en los próximos días” a causa de la huelga, que también afectaba este lunes a buena parte de la red de autobuses.

Las autoridades también recomendaban consultar con las compañías aéreas la situación de su vuelo. Los servicios de los dos principales aeropuertos de París, Charles de Gaulle y Orly, instaban por su parte a consultar la forma de llegar a tiempo a los aeródromos, una tarea nada sencilla en esta jornada. En las redes sociales, los viajeros se quejaban de enormes retrasos, como una profesora irlandesa que afirmaba que el trayecto en autobús desde el aeropuerto Charles de Gaulle hasta la Gare (estación) de Lyon, en París, había durado unas cuatro horas.

La situación no era mejor en la red ferroviaria nacional. Solo uno de cada cinco trenes de alta velocidad funcionaba este lunes y el tráfico internacional permanecía “muy perturbado”, según la empresa nacional de ferrocarriles, la SNCF. También los trenes regionales funcionaban de manera muy restringida, así como los de cercanías.

La secretaria de Estado de Economía, Agnès Pannier-Runacher, reconoció su inquietud por las consecuencias que las protestas pueden tener —o están teniendo ya— en el turismo y en los comerciantes, que temen un nuevo periodo negro en plena temporada navideña tras un aciago fin de año en 2018 marcado por las protestas de los chalecos amarillos. “Si esto dura, el hecho de complicar la llegada de franceses hasta los comerciantes puede hacer que caigan sus ventas”, advirtió en la cadena CNews. La Unión de actividades hoteleras indicó por su parte que en el primer día de huelga, el jueves, constató una caída de reservas del 30% al 40% en la región parisina, según la agencia France Presse.

Hay pocas perspectivas de mejora en los próximos días. Para este martes, los sindicatos han convocado a otra huelga nacional para continuar presionando al Gobierno, que prevé desvelar los detalles de su plan de reforma de las pensiones el miércoles. Por el momento, ninguna de las partes parece decidida a ceder en el duro pulso que mantienen desde la semana pasada, cuando la primera convocatoria a la huelga y a manifestarse contra la reforma fue seguida por al menos 800.000 personas (1,5 millones según los sindicatos).

Nuevas perturbaciones este martes

En prevención de la nueva jornada de huelga, a la que se unirán los controladores aéreos, la Dirección General de Aviación Civil (DGCA) anunció que ha solicitado la reducción del 20% de los vuelos hacia o desde Francia para este martes que partan de los aeropuertos de París, Lyon, Marsella, Toulouse y Burdeos. Poco después, la compañía Air France anunciaba que cancelará el 10% de sus vuelos de media distancia y el 25% de los domésticos. Aunque mantendrá todos los viajes de larga distancia (más de cuatro horas) programados, la aerolínea gala advirtió de la posibilidad de “retrasos y anulaciones de última hora”.

Por su parte, la SNCF advirtió de que el tráfico ferroviario internacional seguirá “perturbado” y que, nuevamente, solo circularán uno de cada cinco trenes de alta velocidad y de cercanías en París. Tampoco puede garantizar más de de cada diez trayectos regionales, que en su mayoría serán sustituidos por autobuses.

También será muy difícil desplazarse el martes por París, donde volverán a estar completamente cerradas diez líneas de metro y el resto solo funcionará de manera limitada en hora punta, al igual que las dos líneas de cercanías, una de las cuales conecta la capital con sus aeropuertos.

Pese a los inconvenientes, los franceses parecen por ahora apoyar mayoritariamente la protesta. Según una encuesta publicada el domingo, el 53% “apoya” o “siente simpatía” por la huelga, que busca hacer retroceder al Gobierno en sus planes de instaurar un sistema de pensiones por puntos y acabar con los regímenes especiales —con privilegios como una edad de jubilación a partir de los 52 años, en algunos casos— para sectores laborales como el ferroviario, de ahí el gran impacto de la huelga en el transporte.

Fuente:El País

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

El preocupante panorama de la desigualdad en el mundo, según la ONU

La clasificación de 189 países que tienen menos desigualdad la lidera Suiza, mientras que Colombia ocupa la casilla 79.

El mundo está ante una nueva generación de profundas desigualdades en desarrollo humano, al tiempo que se avanza en reducir las brechas no resueltas del siglo XX, advierte el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en su informe anual que será presentado este lunes en Bogotá.

“Bajo la sombra de la crisis climática y el profundo cambio tecnológico, las desigualdades en desarrollo humano están adoptando nuevas formas en el siglo XXI”, señala el PNUD en su “Informe sobre Desarrollo Humano 2019”, que considera clave reducir desigualdades que “están profundamente arraigadas” y han provocado manifestaciones ciudadanas en distintos países.

El preocupante panorama de la desigualdad en el mundo, según la ONU

La clasificación de 189 países que tienen menos desigualdad la lidera Suiza, mientras que Colombia ocupa la casilla 79.
FABIÁN
TRUJILLO BELTRÁN
@fabianTBG

El mundo está ante una nueva generación de profundas desigualdades en desarrollo humano, al tiempo que se avanza en reducir las brechas no resueltas del siglo XX, advierte el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en su informe anual que será presentado este lunes en Bogotá.

“Bajo la sombra de la crisis climática y el profundo cambio tecnológico, las desigualdades en desarrollo humano están adoptando nuevas formas en el siglo XXI”, señala el PNUD en su “Informe sobre Desarrollo Humano 2019”, que considera clave reducir desigualdades que “están profundamente arraigadas” y han provocado manifestaciones ciudadanas en distintos países.

Lea también: Volcán hizo erupción en Nueva Zelanda: Cinco muertos y varios desaparecidos

El documento, elaborado por un equipo que dirigió el economista portugués Pedro Conceicao, asegura que, pese a los avances que ha habido en el mundo en áreas como salud, educación y condiciones de vida, las necesidades de “muchas personas continúan insatisfechas” y hay una nueva generación de desigualdades que favorece a los más ricos.

Según el PNUD, “el progreso está dejando de lado a algunas de las personas más vulnerables, incluso a aquellas que sufren las privaciones más extremas; de hecho, el mundo no está caminando la senda que permitiría erradicarlas para 2030, como exigen los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Por ello considera necesario “desvincular el poder político del económico y crear unas condiciones equitativas en la economía”, así como “seguir trabajando para cerrar las brechas en las privaciones básicas y construir políticas para combatir la nueva generación de desigualdades del desarrollo humano, actualmente en aumento”.

Desarrollo Humano

Esas desigualdades se hacen evidentes en la clasificación de 189 países según su Índice de Desarrollo Humano (IDH) -que combina ingresos, esperanza de vida y educación– y que está encabezada por Noruega con una puntuación de 0,954 y la cierra Níger con 0,377.

Completan la lista de los diez primeros Suiza (0,946), Irlanda (0,942), Alemania y Hong Kong, ambos con 0,939; Australia e Islandia (0,938), Suecia (0,937), Singapur (0,935) y Países Bajos (0,933), superando a países como Canadá, situado en el puesto 13; Reino Unido y Estados Unidos, ambos en decimoquinto lugar; Japón (19); España (25) y Francia (26).

Lea también: Comentario de Steve Harvey en Miss Universo sobre Colombia causa indignación

Ligeramente por encima de Níger, el país con el peor IDH del mundo, en los últimos doce puestos del listado están solo naciones africanas: Guinea Bissau (0,461), República Democrática del Congo (0,459), Mozambique (0,446), Sierra Leona (0,438), Burkina Faso y Eritrea (0,434) y Mali (0,427).

Cierran la lista Burundi (0,423), Sudán del Sur (0,413), Chad (0,401), República Centroafricana (0,381) y Níger (0,377).

Latinoamérica

Entre los países de América Latina y el Caribe los mejor ubicados son Chile, en el puesto 42, con un IDH de (0,847), Argentina (48), Barbados (56), Uruguay (57) y Bahamas (60), que son considerados por el PNUD como naciones con “desarrollo humano muy alto”, al igual que la mayoría de los europeos.

Les siguen Panamá (67), Costa Rica (68), Cuba (72), San Cristóbal y Nieves (73), Antigua y Barbuda (74), México (76), Granada (78), Brasil y Colombia, empatados en el 79; Perú (82), Ecuador (85), República Dominicana y Santa Lucía, las dos en el 89, y San Vicente y las Granadinas (94), que forman parte de los países con “desarrollo humano alto”.

En ese grupo están también Venezuela y Jamaica, que comparten el lugar 96, así como Dominica, Paraguay y Surinam, en el 98; Belice (103), Bolivia (114), Guyana (123), El Salvador (124), Guatemala y Nicaragua igualadas en el puesto 126, y Honduras (132).

El único país de la región latinoamericana que aparece entre los de “desarrollo humano bajo” es Haití, que ocupa el puesto 169 y un IDH de 0,503.

Desigualdades generalizadas

El informe destaca que en las primeras dos décadas del siglo XXI se han reducido considerablemente las privaciones extremas pero alerta de que hay desigualdades que están en “niveles inaceptables” como las libertades para ir a la escuela, obtener un trabajo o disponer de comida suficiente.

En ese sentido, el 42 % de los adultos que vive en países con desarrollo humano bajo cuentan con estudios primarios, mientras que esa cifra es del 94 % en los de desarrollo humano muy alto, lo cual evidencia las brechas de desigualdad que se replican en todos los niveles educativos.

En cuanto al acceso a la tecnología, la situación es similar y, por ejemplo, “los países en desarrollo presentan una tasa de 67 suscripciones de telefonía móvil por cada 100 habitantes, la mitad que en los países con desarrollo humano muy alto”.

Propuestas

El PNUD plantea a los países una serie de iniciativas que están relacionadas con la expansión y la distribución tanto de las capacidades como de los ingresos con opciones que abarcan “políticas de premercado, en el mercado y postmercado” laboral.

Las políticas premercado pueden reducir las disparidades de las capacidades, ayudando a todas las personas a acceder al mercado laboral con una mejor preparación”, mientras que las de mercado “pueden servir para equiparar en mayor o menor medida la situación de los diferentes grupos”.

En cuanto a las postmercado inciden “en las desigualdades una vez que el mercado y las políticas que se adoptan en él han determinado la distribución de ingresos y oportunidades”.

Es por ello que el PNUD considera que el desarrollo humano en el siglo XXI no se debe descuidar y como ejemplo pone la inacción frente a la crisis climática que vive el mundo en la actualidad.

“Nos estamos acercando a un precipicio y, si caemos en él, la recuperación puede ser muy complicada. Tenemos elección, pero hemos de ejercitarla ahora”, apostilla el organismo.

Fuente: La Fm

 

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Greta Thunberg a los políticos: “El cambio viene, les guste o no”

“La gente en el poder tiene que seguir nuestro impulso porque lo estamos liderando y tienen que seguirnos porque estamos mostrando el camino”, señaló Thunberg.

El cambio viene, les guste o no“, dijo a los políticos la activista climática Greta Thunberg, que se dirigió a las 500.000 personas que según la organización secundaron la Marcha por el Clima y a quienes dijo que los líderes “del carbono” han “traicionado” a la gente y no hay que dejar que “se salgan con la suya”.

En su intervención, con la que se cerró la Marcha por el Clima de Madrid, la adolescente subrayó que los políticos “tienen que hacer su trabajo”.

Los líderes del carbono nos están traicionando y no vamos a dejar que se salgan con la suya, decimos basta ya. El cambio viene, les guste o no“, incidió.

“Estamos saliendo de nuestra zona de confort diciendo a la gente que tiene una responsabilidad para preservar el futuro y las generaciones actuales. La esperanza no reside dentro de los muros de la Cop25 sino en la calle con todos vosotros”, enfatizó Thunberg.

La activista abandonó la marcha a pie al poco tiempo de incorporarse por recomendación de la Policía, dada la masiva afluencia de gente, y se dirigió directamente en auto eléctrico al punto final.

Estoy muy contenta de estar aquí, gracias por venir“, comenzó Greta su intervención, hablando en español, y después siguió su discurso en inglés.

Alertó después de que el planeta se encuentra “en mitad de una emergencia climática” y de que es necesario empezar a “parar esta crisis”, “salir de los espacios de conferencias” y “decir a la gente el poder que tienen, que tienen que tomar responsabilidades y proteger a las generaciones futuras”.

Dicen que hay 500.000 personas, por lo menos. Es la gente que tiene la esperanza, son la esperanza“, proclamó ante un auditorio entregado.

Según su punto de vista, el cambio que se necesita “no va a venir de los poderosos, va a venir de las masas que demanden acción”. “Y nosotros somos los que vamos a hacer el cambio“, sentenció.

“La gente en el poder tiene que seguir nuestro impulso porque lo estamos liderando y tienen que seguirnos porque estamos mostrando el camino”, señaló Thunberg.

Fuente: La W

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia