Conéctate con nosotros

El Mundo

¿Qué tanto prometen las empresas cuando usan nuestros datos personales?

Para todos los usuarios nuestros datos personales son valiosos y más cuando queremos compartirlos con empresas para adquirir algún bien o servicio, pero también son valiosos para las empresas porque ponen a su alcance herramientas que pueden ayudarles a desarrollar su área de negocio con más eficacia, todo para llegar directamente a nosotros.

Estas dos premisas justifican que los usuarios nos mostremos recelosos cuando una empresa está interesada en hacerse con nuestros datos personales de una forma más o menos transparente. Esta desconfianza se ha visto avivada por los conflictos de los que hemos sido testigos durante los últimos meses, como las escuchas por trabajadores de Amazon, Apple y Google de algunas de nuestras interacciones con sus asistentes de inteligencia artificial.

Con cierta frecuencia las grandes compañías de tecnología aducen en las condiciones de uso de sus servicios que el tratamiento de nuestros datos se lleva a cabo de forma anónima, pero esta política provoca que los usuarios nos hagamos más preguntas. ¿En qué consiste exactamente esta forma de procesar nuestros datos personales? ¿Cómo podemos estar seguros de que realmente están a salvo? ¿Qué establece la normativa en este ámbito?

Para salir de dudas y dar una respuesta lo más certera posible a estas y otras preguntas hemos recurrido a dos expertos especializados en protección de datos y privacidad en Internet. Y también hemos hablado con dos de las grandes compañías cuyos servicios utilizamos muchos de nosotros con frecuencia, Google y Microsoft, con el objetivo de conocer de primera mano para qué utilizan nuestros datos personales «anónimos», y también para saber cómo los procesan. Este es el resultado de nuestras indagaciones.

Los expertos nos explican qué dice la normativa actual

Samuel Parra, especialista en protección de datos personales, derecho tecnológico y ciberseguridad; socio fundador de la firma ePrivacidad nos explica qué estipula la regulación vigente para proteger la privacidad y los datos personales de los usuarios una vez que son recogidos por las empresas: «La normativa establece distintas medidas, cada una enfocada en un momento concreto del tratamiento que de esa información pueden hacer las empresas y otorgando derechos específicos según estas fases. Así, en una primera fase, la que surge en el momento en el que la empresa capta o recaba los datos de los usuarios, la principal medida normativa es la que se denomina ‘principio de transparencia’. Este principio exige, según indica el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos), que toda información y comunicación relativa al tratamiento de dichos datos sea fácilmente accesible y fácil de entender, y que se utilice un lenguaje sencillo y claro».

«Dicho principio se refiere en particular a la información de los interesados sobre la identidad del responsable del tratamiento y los fines del mismo, y también a la información añadida para garantizar un tratamiento leal y transparente con respecto a las personas afectadas y a su derecho a obtener confirmación y comunicación de los datos personales que les conciernan que sean objeto de tratamiento. En palabras más sencillas, se trata simplemente de informar al usuario antes de que sus datos sean recabados sobre la identidad de la empresa que va a recopilar esos datos y para qué los va a utilizar. En este punto hablamos simplemente de informar, no de pedir consentimiento, por ejemplo, que eso es algo que debe ir después de la información», matiza Samuel.

Lo realmente interesante de lo que nos cuenta este experto, y lo que merece la pena que recordemos, es que las empresas tienen la obligación de revelarnos su identidad y explicarnos con claridad qué datos nuestros van a recopilar y para qué van a utilizarlos. Además, Samuel añade nuevas implicaciones de este principio: «El RGPD indica igualmente que los datos personales deben ser adecuados, pertinentes y limitados a lo necesario para los fines para los que sean tratados. Ello requiere, en particular, garantizar que se limite a un mínimo estricto su plazo de conservación».

«Además, los datos personales solo deben tratarse si la finalidad del tratamiento no pudiera lograrse razonablemente por otros medios. Si, por ejemplo, es verificar la asistencia a clase de los alumnos de un instituto, utilizar mecanismos de reconocimiento facial sería excesivo, pues hay otras formas de verificar esa asistencia con métodos menos intrusivos, como, por ejemplo, pasar lista como se ha hecho toda la vida», nos explica Samuel.

Qué es la anonimización y cómo debe llevarse a cabo

Para entender con precisión en qué consiste el proceso de anonimización de los datos necesitamos repasar qué es un dato anónimo en el contexto de la protección de datos. Samuel Parra nos lo explica: «Solo podemos hablar de dato anónimo cuando se encuentra realmente separado de la parte que hace identificable al dato. Tomemos como punto de partida para ilustrarlo una base de datos con los campos ‘nombre’, ‘apellidos’, ‘edad’ y ‘provincia’. Si le quitamos los campos ‘nombre’ y ‘apellidos’, solo tratamos los de ‘edad’ y ‘provincia’, y no es posible restaurar de ninguna manera los campos ‘nombre’ y ‘apellidos’, entonces estamos ante datos anónimos».

«Pero si lo que hago es cifrar los campos ‘nombre’ y ‘apellidos’ para conservarlos, no estamos ante una anonimización real, pues se podrían descifrar esos datos y juntarlos con los de edad y provincia. Esto último es lo que en el RGPD se llama ‘pseudoanonimización’, y viene definido como el tratamiento de datos personales de manera tal que ya no puedan atribuirse a un interesado sin utilizar información adicional, siempre que dicha información adicional figure por separado y esté sujeta a medidas técnicas y organizativas destinadas a garantizar que los datos personales no se atribuyan a una persona física identificada o identificable», expone Samuel.

Como acabamos de ver, para que una empresa nos garantice que nuestros datos van a ser tratados de forma anónima es imprescindible que nuestra identidad quede totalmente desvinculada de la información que está procesando. Esta es la razón por la que la Agencia Española de Protección de Datos ha definido la K-anonimidad como «la propiedad de los datos anonimizados que permite cuantificar hasta qué punto se preserva la anonimidad de los sujetos presentes en un conjunto de datos en el que se han eliminado los identificadores. Dicho de otro modo, es una medida del riesgo de que agentes externos puedan obtener información de carácter personal a partir de datos anonimizados».

Así es como Google utiliza los datos que generamos

Hasta ahora hemos repasado qué medidas establece la normativa actual para proteger nuestros datos personales, qué es un dato anónimo y cómo debe ser el proceso de anonimización para garantizar que nuestra información realmente es tratada sin que nuestro anonimato se vea comprometido. Pero aún nos falta averiguar qué uso dan las empresas a estos datos y cómo los procesan para asegurar que la anonimización se lleva a cabo correctamente. Por esta razón hemos hablado con Stephan Micklitz, director de ingeniería de Google, con la esperanza de que pueda arrojar un poco de luz acerca de la forma en que esta compañía usa y procesa nuestros datos.

En lo que se refiere al uso que da Google a nuestros datos y a la información que generamos a través de nuestros hábitos de utilización de sus servicios Stephan nos explica que «generalmente enfocamos este asunto a partir de tres categorías. Por un lado los aspectos que hacen que los productos y servicios que utilizas puedan ser más útiles, como, por ejemplo, que Google Maps pueda decirte la ruta más rápida para llegar a casa porque has podido guardar la localización ‘Casa’ de manera privada en tu cuenta de Google».

«La segunda categoría que contemplamos consiste en el uso de datos anónimos con el fin de que el producto sea más útil para todos. Como ejemplo, los datos de tráfico de Google Maps reducen los atascos al ofrecer a los usuarios rutas alternativas. Y las consultas en el traductor de Google hacen que las traducciones puedan ser más precisas para millones de hispanohablantes. La tercera categoría recoge las cosas que ayudan a Google a financiar su trabajo mostrándote anuncios que se ajustan mejor a tus intereses», confiesa Stephan.

«La principal fuente de ingresos de Google es la publicidad. La mayoría viene de anuncios en el buscador, lo cual requiere muy pocos datos, ya que ofrecemos anuncios en respuesta a la búsqueda individual de cada usuario. Por ejemplo, si buscas ‘Flores’ lo más seguro es que estés interesado en comprar flores. Esto es un ejemplo de publicidad contextual, y para ese tipo de anuncios no es necesario que sepamos quién eres», argumenta Stephan.

«Una pequeña cantidad de los datos que Google recopila se utiliza para ayudar a páginas web y apps a mostrar anuncios ‘personalizados’. Incluso para este tipo de anuncios los datos personales obtenidos a través de apps como Docs o Gmail no se utilizan con fines publicitarios. La mayor parte del dinero que generamos ayudando a los editores de páginas web va para ellos (más del 70%). Y si los anuncios personalizados que se muestran no le resultan útiles el usuario puede desactivarlos desde su cuenta. La decisión es de los usuarios y nosotros intentamos que el proceso sea sencillo», nos explica este ingeniero de Google.

Lo que nos cuenta Stephan refleja con claridad por qué nuestros datos y nuestros hábitos de uso son tan importantes para Google, pero nos falta indagar en las medidas que esta compañía ha implementado para proteger nuestra confidencialidad y asegurar que nuestros datos son procesados de forma anónima. En este contexto este técnico apunta que «cómo utilizamos tus datos es algo que tú mismo puedes decidir. Para ello la transparencia y el control están en el centro de nuestros productos. Creamos Google Cuenta a modo de lugar único para poder realizar ajustes de privacidad y seguridad, y casi 20 millones de personas lo visitan cada día».

«Una de las funciones que ofrece es la eliminación automática’ del historial de localización, que permite eliminar dicho historial cada tres meses o cada 18, dependiendo de lo que elija el usuario. Además, minimizar los datos que recabamos de los usuarios es un principio de privacidad importante para Google. Otra tecnología nuestra, Private Join and Compute, ha creado nuevas formas de recopilar conjuntos de datos sin necesitar moverlos de un lado a otro. En el futuro las técnicas de inteligencia artificial, muchas de ellas desarrolladas por Google, ofrecerán nuevas vías para hacer los productos más útiles utilizando menos datos procedentes de los usuarios», concluye Stephan Micklitz.

Y así hace Microsoft la trata de los datos

La persona que nos ha atendido en esta ocasión es Héctor Sánchez Montenegro, director de tecnología de Microsoft Ibérica. Lo primero que ha hecho Héctor es apuntar que «tenemos muy claro que los clientes no van a utilizar tecnología en la que no confíen, y por eso nuestro compromiso es proteger su privacidad a la vez que proporcionamos los mejores mecanismos para que cada usuario determine qué información pueden recopilar los sistemas automatizados, e, incluso, deshabilitar la función por completo».

«A diferencia de otras plataformas, independientemente de las opciones de privacidad elegidas ni Windows 10 ni ningún otro software de Microsoft analiza el contenido de correos electrónicos u otras comunicaciones, archivos, etcétera, para ofrecer publicidad de forma personalizada», apunta Héctor intentando desmarcarse, según él, de las prácticas que llevan a cabo otras compañías. En lo que se refiere a la administración de nuestros datos de forma anónima este responsable de Microsoft defiende lo siguiente:

«Recopilamos una cantidad limitada de información fragmentada y anónima para proporcionar una experiencia segura y fiable. Esto incluye datos como el ID de dispositivo, el tipo de dispositivo y los datos de bloqueo de aplicaciones, que utilizamos para mejorarlas continuamente. Entre dichos datos no se recoge ningún contenido o archivo del usuario, y tomamos varias medidas para evitar recopilar cualquier información que lo identifique directamente, como su nombre, dirección de correo electrónico o ID de cuenta», asegura Héctor.

Y prosigue su explicación: «Windows recopila y envía datos para mejorar cada día y permitir un funcionamiento personalizado de servicios como Cortana. Además, la recolección de datos ayuda a los usuarios a mantener sus preferencias y archivos sincronizados en todos sus dispositivos; nos permite seguir desarrollando características de Windows que respondan a las necesidades de los usuarios y ayuda de forma enorme a garantizar la seguridad».

Para concluir, Héctor apunta algo que a los usuarios nos viene bien tener en cuenta: «En cualquier caso, no pretendemos un ‘acto de fe ciega’. Mediante la aplicación de Visor de datos de diagnóstico cualquier usuario puede consultar en tiempo real los datos de diagnóstico que Microsoft recopila desde su dispositivo Windows en función de las opciones de privacidad seleccionadas en la configuración de Comentarios y Diagnósticos de Windows. De este modo la transparencia es total y el usuario tiene la certeza de que conoce qué información personal estamos recopilando».

La Neutra / Xataka

Opina aquí

El Mundo

Trump dice que nuevo reporte sobre interferencia electoral de Rusia es una “farsa”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que si los rivales demócratas en las elecciones presidenciales de este año están lanzando una campana de desinformación en su contra: “”¡Farsa número 7!”, tuiteó.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desestimó este viernes como una “farsa” de sus rivales demócratas un reporte de las agencias de inteligencia, divulgado durante una sesión confidencial en el Congreso, que advierte que Rusia está interfiriendo nuevamente para ayudarlo a obtener un segundo mandato.

“Otra campaña de desinformación está siendo lanzada por los demócratas del Congreso diciendo que Rusia me prefiere a mí que a cualquier otro candidato de los demócratas que no hacen nada”, dijo Trump en Twitter. “¡Farsa número 7!”, sentenció, sin explicar a qué hacía referencia el número. Los legisladores demócratas expresaron nuevas preocupaciones después de recibir información clasificada del entonces director interino de Inteligencia Nacional, Joseph Maguire, en la que el funcionario advirtió supuestamente que Rusia estaba interviniendo en la campaña con la esperanza de ayudar a las posibilidades de reelección de Trump.

Ver más: ¿Está en riesgo al democracia de EE UU. con Donald Trump?

El diario The New York Times informó que Trump recriminó a Maguire, quien fue removido de su cargo esta semana, por permitir que se llevara a cabo la sesión informativa. Según el periódico neoyorquino, Trump estaba particularmente enojado con la presencia en esta sesión informativa, que data del 13 de febrero, de Adam Schiff, el demócrata que dirigió la investigación que desencadenó su acusación en el Congreso.

Trump ya había expresado su molestia después de que la comunidad de inteligencia informó públicamente que Rusia había interferido en la campaña electoral de 2016 -incluyendo estrategias de manipulación de redes sociales- para respaldar a Trump frente a su rival demócrata, Hillary Clinton.

“Contamos con los servicios de inteligencia para informar al Congreso de cualquier amenaza de interferencia extranjera en nuestras elecciones. Si la información es verdadera y el presidente interfiere con ella, entonces está nuevamente poniendo en peligro nuestros esfuerzos para detener toda interferencia extranjera. Tal y como lo advertimos”, tuiteó Schiff.

“Paranoia”

Por su parte, Rusia achacó las nuevas acusaciones de la inteligencia estadounidense, cuyos detalles aún no se conocen, a un ataque de “paranoia”.
“No tiene nada que ver con la verdad”, dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, denunciando “nuevos mensajes paranoicos que desafortunadamente se volverán más comunes a medida que se acerquen las elecciones” en Estados Unidos.

Ver más: Fiscal de EE. UU. dice que tuits de Trump le están haciendo imposible su trabajo

Moscú siempre ha negado cualquier implicación en la campaña electoral de 2016, con la ayuda de hackers y de ‘trolls’ rusos en las redes sociales, a pesar del consenso de las agencias federales estadounidenses en que sí existió injerencia. Por su parte, Trump siempre ha asegurado que no necesitaba de la ayuda de Moscú para llegar a la Casa Blanca.

Ver más: ¿Por qué Trump ganó (temporalmente) caso de la trama rusa?

“El presidente ha negado la injerencia extranjera en las elecciones durante tres años porque su ego no puede aceptar que Rusia intervino a su favor”, denunció el demócrata Bennie Thompson, presidente de la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes.

Para reemplazar a Maguire, Trump eligió a Richard Grenell, el actual embajador estadounidense en Alemania, quien, según los demócratas, carece de la experiencia necesaria para un puesto en el que supervisará 17 agencias federales, incluida la CIA.

La Casa Blanca aseguró que Grenell tendría un “enfoque imparcial” y Trump dijo el viernes que cuatro candidatos serían seleccionados para aspirar a asumir el cargo de forma permanente.

Fuente: El Espectador

 

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Estados Unidos y los Talibanes anuncian acuerdo de paz

Los talibanes anunciaron este viernes que firmarán un acuerdo con Estados Unidos el próximo 29 de febrero, tras más de un año de negociaciones en Catar, una información confirmada casi simultáneamente por el Departamento de Estado estadounidense.

“Tras las largas negociaciones entre el Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) de Afganistán y los Estados Unidos de América, ambas partes han acordado firmar el acuerdo en presencia de observadores internacionales” el sábado 29 de febrero, afirmó la formación insurgente en un comunicado.

Ambas partes “crearán una situación de seguridad adecuada” e invitarán a “numerosos” representantes de diferentes países y organizaciones internacionales a la firma del acuerdo, según los talibanes.

Los insurgentes y Washington avanzarán además hacia “la liberación de prisioneros” y la “retirada de todas las fuerzas extranjeras”, de acuerdo con el comunicado.

Puede leer: Un avión se estrella en zona controlada por talibanes al este de Afganistán

La retirada de tropas estadounidenses, que mantienen en el país entre 12.000 y 13.000 efectivos, era una de las peticiones clave de los talibanes e igualmente un objetivo electoral del presidente de EE. UU., Donald Trump, que había prometido reducir al máximo la presencia militar en la nación asiática.

Los talibanes indicaron que el acuerdo “estructurará un camino” para el inicio de conversaciones de paz intraafganas, vistas como un paso clave para acabar con dos décadas de guerra en Afganistán.

Sin embargo, el comunicado no menciona en ninguna ocasión al Gobierno afgano y asegura que las conversaciones de paz serán “con varios partidos políticos del país”.

Los talibanes tampoco hicieron referencia a su compromiso de reducir la violencia en Afganistán durante siete días, que comienza a partir de la medianoche de este viernes, según anunció hoy el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) afgano.

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, anunció también en un comunicado que la firma del acuerdo será el día 29, aunque remarcó que está condicionada a la “implementación exitosa” del periodo de reducción de la violencia.

Estos siete días de hostilidades reducidas son vistas como una prueba para verificar si los talibanes están realmente comprometidos con la paz, así como para probar si la cúpula insurgente tiene autoridad sobre sus soldados desplegados en el terreno.

Las negociaciones intraafganas empezarán tras la firma del acuerdo, y “se impulsarán en este paso fundamental para llegar a un alto el fuego completo y permanente”, indicó Pompeo.

Además, Pompeo recurrió a la red social Twitter para afirmar que “tras décadas de conflicto, hemos llegado a un entendimiento con los talibanes sobre una reducción significativa de la violencia en Afganistán”.

“Este es un paso importante en la larga ruta hacia la paz, y pido a todos los afganos que aprovechen esta oportunidad”, dijo Pompeo

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Tiroteos en Hanau: qué se sabe de Tobias Rathjen, el presunto autor de los ataques que dejaron a 9 muertos en Alemania

El perfil del individuo que sembró el pánico la noche de este miércoles en dos bares en Hanau, en el centro de Alemania, se precisa.

Identificado por los medios locales como Tobias Rathjen, el presunto autor de los tiroteos que dejaron al menos 9 muertos en Alemania fue hallado sin vida en una vivienda junto con el cadáver de su madre de 72 años, según informó la Policía.

Alrededor de las 22:00 hora local (21:00 GMT), Rathjen habría abierto fuego contra una multitud de personas que se encontraban en Midnight, un bar para fumar en pipa de agua (narguile) en el centro de Hanao. Ese ataque dejó al menos 3 muertos.

El presunto asesino habría huido de la escena del crimen en un automóvil negro hacia su siguiente parada, el Arena Bar & Café, donde en un segundo tiroteo habría matado al menos a cinco personas, dejando varios heridas.

La oficina del fiscal general alemán ha abierto una investigación y tiene “elementos para apoyar una motivación xenófoba“, según un portavoz.

Mientras tanto, el ministro regional del Interior del estado federado de Hesse, Peter Beuth, confirmó que los fiscales han clasificado el incidente como un “presunto acto de violencia terrorista“.

Pero ¿qué se sabe del presunto asesino y qué pudo haberlo motivado a llevar a cabo estos ataques?

Odio a los extranjeros y a los pueblos no blancos

Según el tabloide local Bild, Tobias Rathjen es un hombre de 43 años, de nacionalidad alemana, ultraderechista y con licencia de armas de caza.

Rathjen también habría dejado un manifiesto de 24 páginas y publicado un video en YouTube antes del ataque.

No todos los que tienen un pasaporte alemán son valiosos y de raza pura“, se lee en el documento presuntamente escrito por el sospechoso y compartido por el Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización del King’s College de Londres.

Según Peter Neumann, especialista en terrorismo y profesor de esta universidad británica, el manifiesto está escrito en perfecto alemán, sin errores ortográficos ni gramaticales y el sospechoso enfatiza que realizó estudios superiores.

“Odia a los extranjeros y a los pueblos no blancos. Aunque no menciona el islam, hace un llamado para el exterminio de varios países en el norte de África, Medio Oriente y Asia Central (que tienen una población mayoritariamente musulmana)”, tuiteó Neumann.

Asegura que Trump y Jürgen Klopp “le robaron sus ideas”

De acuerdo con este profesor alemán, el sospechoso “justifica su llamado a matar a poblaciones de países enteros en términos explícitamente eugenistas, diciendo que la ciencia demuestra que ciertas razas son superiores“.

En su manifiesto, Rathjen también recalca “la necesidad de destruir a ciertas personas cuya expulsión de Alemania ya no es posible”.

Igualmente se describe como un supuesto insel (célibe involuntario) y confiesa no haber tenido nunca una relación con una mujer. Y durante los últimos 18 años dice que ha sido por elección propia.

Para el profesor Neumann, “la clave para comprender su estado mental puede ser que él afirma haber estado bajo vigilancia por los servicios de inteligencia durante toda su vida. Dice que varias figuras prominentes como el presidente Trump y el entrenador de Liverpool Jürgen Klopp le robaron sus ideas”.

Nacido en Hanau, educado en Bayreuth

Si bien en el video publicado por Rathjen no se hace ninguna referencia a un posible ataque en Alemania, el sospechoso habla de niños que son maltratados y asesinados en instalaciones militares subterráneas en Estados Unidos. “Los ciudadanos estadounidenses deben despertarse y rebelarse contra esa situación“, dice.

Grabado en un apartamento, el clip fue puesto en línea cinco días antes de los ataques de este miércoles.

En su perfil de YouTube, el sospechoso revela que había nacido en Hanau, estudiado administración de empresas en la Universidad de Bayreuth y hecho pasantías como banquero.

Según Peter Buth, ministro de Interior, Rathjen no estaba hasta el momento en la mira de la Policía.

Después del ataque contra una sinagoga en Halle en octubre del año pasado, las autoridades alemanas han intensificado la supervisión de grupos de extrema derecha, reclutando cientos de oficiales.

El autor de aquel atentado, Stephan B., también publicó un manifiesto abiertamente racista y transmitió en vivo el tiroteo. Posteriormente admitió una motivación de extrema derecha y antisemita.

El viernes pasado la policía alemana detuvo a 12 miembros de un grupo de extrema derecha que planeaba atacar mezquitas y objetivos asociados con refugiados y migrantes.

Fuente: BBC News

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia