Conéctate con nosotros

Salud

Qué tan seguro es cocinar en microondas

A pesar de ser desde hace décadas un caballo de batalla en la cocina, pocos artículos para el hogar han sido más divisorios que el microondas.

Quienes no pueden o no quieren cocinar, lo consideran una salvación, mientras que algunos chefs creen que es capaz de acabar con el arte de la cocina.

Sin embargo, existe otro debate más allá de esta disputa culinaria: ¿cuándo es malo para la salud cocinar al microondas?

Si se usa correctamente, no hay nada preocupante en torno a las radiaciones del microondas, según la Organización Mundial de la Salud.

Pero la respuesta a otras preocupaciones en torno a este modo de cocinar no es tan evidente, incluido si los alimentos cocinados en el microondas pierden nutrientes o si calentar la comida en recipientes plásticos puede interferir con nuestras hormonas.

 

Pérdida de nutrientes

Algunas investigaciones han mostrado que los vegetales pierden algo de su valor nutricional en el microondas.

Por ejemplo, se descubrió que se pierde el 97% de los flavonoides —los compuestos de las plantas que tienen beneficios antiinflamatorios— en el brócoli.

Eso es un tercio más de daño del que provoca hervirlo.

Sin embargo, un estudio de 2019 que examinó la pérdida de nutrientes en el brócoli al microondas, señaló que estudios anteriores variaban en el tiempo de cocción, la temperatura y en si el brócoli estaba o no en agua.

La investigación descubrió que los tiempos de cocción más cortos (cocinar el brócoli en el microondas por un minuto) no comprometía su contenido nutricional.

La cocción al vapor y al microondas podrían incluso aumentar el contenido de la mayoría de los flavonoides, que son compuestos vinculados a la reducción del riesgo cardíaco.

“Bajo las condiciones de cocción usadas en este estudio, cocinar al microondas mostró ser mejor para preservar los flavonoides comparado con la cocción al vapor”, escribieron los investigadores.

Encontraron también que cocinar al microondas con mucha agua (la misma cantidad que uno usa para hervir), provocaba una reducción de los flavonoides.

 

Disminuyen con un método, aumentan con otro

Xianli Wu, principal investigador y científico del Centro de Investigación de Nutrición Humana Beltsville, del Departamento de Agricultura de EE.UU., dice que no hay acuerdo sobre un mecanismo para explicar por qué cocinar al microondas puede aumentar el contenido de flavonoides.

Puede que cocinar al microondas haga más fácil la medición de los flavonoides. Quizás al ablandar el tejido de la planta se hace más fácil extraerlos (más que aumentar su cantidad).

Pero no hay una respuesta simple a si cocinar los vegetales en el microondas hará que retengan más nutrientes que con cualquier otro método.

Eso es porque cada alimento es diferente en términos de textura y contenido nutricional, según Wu.

“Aunque en general se prefiere la cocción al microondas, el tiempo óptimo será diferente para cada vegetal”, señala Wu.

“Cuando consideras métodos de cocción domésticos comunes, el microondas es el método de preferencia, al menos para muchos vegetales, pero probablemente no para todos”.

 

Antioxidantes

En otro estudio, los investigadores compararon el contenido de fenólicos, (unos compuestos asociados a varios beneficios para la salud) en varios vegetales después de haber sido hervidos, cocidos al vapor o al microondas.

Los dos últimos métodos provocaron una pérdida en el contenido de fenólicos en calabazas, guisantes y puerros, pero no en espinaca, pimientos, brócoli o habichuelas.

También evaluaron la actividad de antioxidantes.

En ambas mediciones, el resultado de los vegetales era mejor cuando se los cocía al microondas que cuando se los hervía.

 

Calentar en recipientes plásticos

Con frecuencia ponemos en el microondas alimentos en envases y envoltorios plásticos, pero algunos científicos advierten del riesgo de ingerir ftalatos.

Cuando se exponen al calor, estos aditivos plásticos pueden romperse y penetrar la comida.

“Algunos plásticos no están diseñados para microondas porque contienen polímeros para hacerlos suaves y flexibles, que se derriten a bajas temperaturas y pueden filtrarse durante la cocción al microondas si la temperatura supera los 100ºC”, dice Juming Tang, profesor de ingeniero de la alimentación de la Universidad del Estado de Washington, en EE.UU.

En un estudio de 2011, los investigadores compraron más de 400 contendores de plásticos diseñados para comida, y descubrieron que la mayoría perdía sustancias químicas que interferían con las hormonas.

 

Sistema hormonal

Los ftalatos son unos de los compuestos más comúnmente añadidos a los plásticos para hacerlos más flexibles, y suelen encontrarse en los contenedores de comida para llevar, envoltorios y botellas de agua.

Se descubrió que interfieren con nuestras hormonas y sistema metabólico.

En los niños, los ftalatos pueden aumentar la presión sanguínea y la resistencia a la insulina, que puede aumentar el riesgo de desórdenes metabólicos como la diabetes y la hipertensión.

La exposición a estas sustancias también ha sido vinculada a problemas de fertilidad, asma y al trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Los ftalatos también posibles alteradores de las hormonas tiroideas, dice profesor de medicina ambiental y salud de la población de la Escuela de Medicina NYU en Nueva York.

Entre otras cosas, estas hormonas son cruciales para el desarrollo del cerebro del bebé durante el embarazo.

 

Contaminantes en movimiento

El bisfenol (BPA) se usa comúnmente en productos plásticos y estudios indican que también puede interferir con las hormonas. Pero los estudios son limitados, en relación a la cantidad que hay sobre los ftalatos.

Los ftalatos están por todos lados -incluso en juguetes y cremas corporales- y aún no está claro cuánto daño hacen.

Pero la mayoría de los expertos concuerdan en que calentar plásticos con ftalatos puede aumentar nuestra exposición a ellos.

“El microondas moviliza contaminantes“, dice Rolf Halden, profesor y director del Centro de Biodiseño para la Ingeniería de la Salud Ambiental de la Universidad Estatal de Arizona.

“Este proceso se utiliza en laboratorios para extraer contaminantes de muestras, antes de hacer análisis químicos”.

Y los riesgos potenciales no aumentan necesariamente en función de cuán seguido un individuo calienta comida en el microondas en recipientes plásticos, argumenta Trasande, ya que la relación entre la cantidad de exposición química y el riesgo de interferencia con las hormonas no es lineal.

Es importante recordar que, cuando calentamos comida en contendor plástico, la exposición también puede tener lugar aunque el plástico no toque la comida, como en el caso de una tapa.

“El agua se eleva de la comida en forma de vapor, y se condensa en la tapa, y los químicos de la tapa caen sobre la comida”, dice Halden.

 

Otros materiales

La mejor forma de minimizar los riesgos es usar otros materiales seguros para el microondas como la cerámica.

Si usas contenedores plásticos, evita aquellos que pierden la forma, ya que los contenedores viejos y dañados son más proclives a despedir químicos.

También puedes verificar que tengan el símbolo universal de reciclaje, por lo general en el fondo del producto.

Los que tienen el número 3 y la letra V o PVC contienen ftalatos.

 

Riesgos del calor

Aunque evites los plásticos, hay otros riesgos potenciales de calentar comida en el microondas, que incluyen la distribución despareja del calor y las altas temperaturas que se utilizan.

Primero, considera utilizar el microondas para recalentar más que para cocinar, ya que puede cocinar de forma despareja.

“Dependiendo de la porción de comida que calientes, habrá algunas partes más calientes que otras”, explica Francisco Diez-González, profesor de seguridad alimentaria de la Universidad de Georgia, en EE.UU.

Es importante destacar que recalentar comida, también tiene sus riesgos. La comida debe ser calentada hasta alcanzar los 82ºC en todas partes para matar las bacterias dañinas, y como las bacterias pueden crecer cada vez que la comida se enfría, no debes recalentar la comida más de una vez.

Las temperaturas más altas del microondas también plantean un riesgo. En general, las temperaturas altas no son un problema, pero algunas investigaciones sugieren que hay un riesgo vinculado a la cocción de algunas comidas con almidón en el microondas, incluidos los cereales y los tubérculos.

 

Cristales en las papas

Cuando Betty Schwartz, profesora de ciencias de la nutrición de la Universidad Hebrea de Jerusalén, vio a sus estudiantes calentar papas en el microondas para el almuerzo, notó pequeños cristales dentro de las papas.

Al analizarlos, vio que tenían un alto contenido de la sustancia química acrilamida, un derivado natural de la cocción.

Schwartz les pidió a sus estudiantes que hirvieran al papa, y descubrió que esto no creaba acrilamida, que según dice se forma por las altas temperaturas del microondas.

Esto es preocupante porque, en estudios con animales, se vio que la acrilamida actúa como un carcinógeno porque interfiere con el ADN de las células. La evidencia en humanos es limitada.

Hay algunas investigaciones que indican que los microondas facilitan el desarrollo de acrilamida más que otros métodos de cocción.

“A 100ºC, hay suficiente energía como para alterar las uniones automáticas entre moléculas para producir una molécula con mucha más energía, que puede reaccionar con el ADN, lo cual induce mutaciones”, dice Schwartz.

“Cuando tienes muchas mutaciones, esto puede producir cáncer”. Estudios con animales han mostrado que este puede ser el caso con las acrilamidas.

Una forma de evitar este problema es sumergiendo las papas en agua antes de ponerlas en el microondas.

 

Radiación

En cuanto a la radiación, los microondas son totalmente seguros. Estos utilizan radiación electromagnética de baja frecuencia, del mismo tipo que usan los bombillos y la radio.

Cuando pones comida dentro del microondas, esta absorbe estas microondas, lo cual hace que las moléculas de agua en la comida vibren, provocando la fricción que permite que se caliente.

Los humanos también absorbemos ondas electromagnéticas. Pero los hornos a microondas producen ondas de relativamente baja frecuencia y están contenidas dentro del aparato.

Incluso si ese no fuera el caso, las ondas son inocuas, dice Tang.

Claro que no lo es el calor, por eso nunca deberías poner algo vivo dentro del microondas.

“Las microondas son parte de las ondas electromagnéticas a las que estamos expuestos a diario. Cuando horneas pan, estás expuesto a ondas electromagnéticas y energía infrarroja de los elementos que generan calor del horno. Incluso la gente intercambia ondas radioactivas entre sí”, explica Tang.

“Si estás comiendo cultivos que crecen al sol, no deberías preocuparte por la comida de un microondas”.

A diferencia de los rayos x, los microondas no usan radiación ionizada, lo que significa que no tienen la energía suficiente para separar electrones de átomos.

“Tienes que romper uniones químicas para dañar al ADN. Esta es la forma principal en la que mata la radiación: hace que muten las células y causa cáncer”, dice Timothy Jorgensen, profesor asociado de medicina de radiación del centro médico de la Universidad Georgetown, en EE.UU.

La preocupación en torno a la radiación de los microondas surgió en los primeros años de su invención, dice Jorgenson.

Muchas de las investigaciones llevadas a cabo por científicos del Army Natick Research and Development Laboratories en Massachusetts, EE.UU., calmaron estos temores.

Cuando se trata de cocinar comida en el microondas, hay mucho que considerar.

Desde hace mucho tiempo se considera que son seguros, pero hay que hacer ciertas salvedades, dicen investigadores.

Y, sobre todo, algunos expertos todavía se cuestionan la seguridad de poner dentro contenedores plásticos, que pueden interferir con nuestras hormonas, y en consecuencia afectar nuestra salud.

 

Fuente: BBC

Opina aquí

Continuar leyendo
Anuncios
Clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salud

No hay que bajar la guardia frente a la rabia de los caninos

La infección se transmite fundamentalmente por una mordedura del animal. Es clave vacunar y educar. El lunes se conmemoró el Día Mundial Contra la Rabia, fecha en la cual se aprovechó para hacer un llamado a todas las personas, instituciones y gobiernos sobre la importancia de prevenir esta enfermedad a través de la vacunación efectiva de los animales de compañía y, además, para resaltar la labor que año a año se viene realizando a fin de lograr la meta de que en el año 2022 la rabia humana sea completamente eliminada en América, y que para 2030 esta enfermedad esté erradicada en el mundo.

Estas son las razas de perro más malhumoradas)

La rabia es considerada la enfermedad zoonótica (que se transmite de animales a humanos) más importante en el mundo. Desde el 2007, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la Organización Mundial de Sanidad Animal y la Alianza Mundial para el Control de la Rabia se unieron con miras a llamar la atención sobre esta enfermedad.

‘Cero para el 30’ es la iniciativa de la OMS cuyo objetivo es reducir a cero el número de muertes humanas por rabia transmitida por perros para el año 2030; cada nueve minutos, la rabia se cobra una vida humana en todo el mundo, siendo las mordeduras de perro las causantes de la mayoría de casos en humanos.

(¿Qué conviene más: paseador, guardería o colegio canino?)

Para hacer el llamado eligieron el 28 de septiembre, fecha en que falleció el científico y médico francés Louis Pasteur, en 1895, quien produjo la primera vacuna contra la rabia el 6 de julio de 1885. Desde esa época, y durante 135 años, la rabia ha estado en la mira del mundo para entenderla, tratarla y prevenirla.

¿Qué es la rabia?

La rabia anualmente produce la muerte de aproximadamente 55.000 personas en el planeta y tiene como principales víctimas a niños de los países en desarrollo, siendo África y Asia los continentes más afectados.

Es producida por un virus del género Lyssavirus, familia Rhabdoviridae, que afecta el sistema nervioso central tras haber tenido contacto directo con la saliva de un animal rabioso, generalmente por mordedura o, en menor proporción, por rasguños o heridas abiertas expuestas.

( Estas son las razas de perro más malhumoradas).

Si estos accidentes rábicos no reciben tratamiento médico efectivo y a tiempo, el virus podría producir debilidad, malestar y dolor generalizado, fiebre, ansiedad, confusión, delirios y alucinaciones, encefalitis y, finalmente, la muerte de la persona.

En los animales, los síntomas son similares a los del humano, presentando parálisis, convulsiones, dificultad para respirar, salivación excesiva, cambios en el comportamiento como fotofobia (aversión a la luz) o hidrofobia (aversión al agua), y episodios de agresividad, irritabilidad o automutilación.

¿Por qué las mascotas son importantes en esta campaña?

En primer lugar, porque tanto perros como gatos se pueden ver afectados por la enfermedad. Y luego, porque aproximadamente el 99 por ciento de los casos de rabia en seres humanos son producidos por animales de compañía (principalmente perros) que no han sido vacunados efectivamente, asegura la OMS.

Precisamente, hace pocos días el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia reportó el fallecimiento de una mujer en Neiva por la mordedura de su gato, que no tenía el esquema de vacunación antirrábica al día.

¿Cómo evitar la rabia en las mascotas?

La medida más efectiva para evitar los casos de rabia en animales de compañía, y de esta forma evitar el contagio al ser humano, es a través de la vacunación antirrábica de perros y gatos, que debe realizarse anualmente, sin importar si son mascotas o animales en condición de calle.

( Lasaña, la historia de una gata con sobrepeso que fue abandonada).

Además, otras medidas efectivas de prevención son:

–Educación de las comunidades en cuanto a comportamiento y manejo de los animales de compañía para evitar y prevenir las mordeduras. También es importante enfatizar la responsabilidad de tener una mascota, que conlleva, entre ellas, tener el esquema de vacunas al día. En Colombia, la vacuna contra la rabia se aplica de manera gratuita a través de las secretarías de Salud y los centros de Zoonosis de cada ciudad.

–No permitir que perros o gatos deambulen libremente sin ningún control, más aún si se vive en zonas rurales o con alta presencia de fauna silvestre, como zorros o murciélagos.

–No tener animales silvestres como mascotas y también tratar de reducir al máximo cualquier encuentro con fauna silvestre. Si bien no todos los animales silvestres transmiten el virus, el riesgo de accidente por mordedura es alto cuando se extraen poblaciones de su hábitat natural.

(Indignación por chofer que le pasó bus por encima a un perro y lo mató).

–En caso de que el perro o gato hayan sido mordidos por otro animal, acudir cuanto antes al veterinario para que se pueda limpiar la herida y evaluar médicamente la situación.

–Esterilizar es muy importante. Esta es una medida efectiva para reducir las poblaciones de perros y gatos en condición de calle que quizá no puedan recibir el cuidado necesario y no pueden ser vacunados con regularidad.

Fuente: El Tiempo

Opina aquí

Continuar leyendo

Salud

La alimentación y su relación directa con la salud mental

Días como los que se viven hoy a causa del Covid-19 hacen que el estrés, la depresión, la ansiedad y otras alteraciones influyan en los hábitos alimenticios.

Mucho se escucha acerca de la importancia de la buena alimentación y su relación directa con la salud mental y física. Días como los que se viven hoy a causa del Covid-19 hacen que el estrés, la depresión, la ansiedad y otras alteraciones influyan en nuestros hábitos alimenticios llevándonos a descuidar este pilar importante de bienestar.

Muchos expertos pronostican que las enfermedades neurodegenerativas, debido en gran parte al proceso de envejecimiento, nutrición y sus consideraciones sociales y económicas, tendrán en los próximos años un crecimiento esencial que supondrán una mirada detallada y estricta a estas patologías. Y es que más de 50 millones de personas en todo el mundo tienen epilepsia y se diagnostican cada año 7,7 millones de casos de demencia. Asimismo, se le suma a las cifras de las enfermedades neurológicas los más de 6 millones de pacientes que fallecen por eventos cerebrovasculares cada año.

Con respecto a la contingencia actual

Es muy importante acotar que los denominados coronavirus al que pertenece el Sars-Cov 2 no permanecen confinados en el tracto respiratorio y en determinadas condiciones pueden desencadenar alteraciones en los endotelios vasculares de todos los órganos incluyendo el sistema nervioso central y causar patologías neurológicas asociadas. Es así como se han registrado síntomas neurológicos en pacientes afectados por COVID-19, como cefalea, crisis epilépticas, encefalopatías, eventos cerebro vasculares de tipo isquémico y hemorrágicos, entre otros.

Más de 50 millones de personas en todo el mundo tienen epilepsia y se diagnostican cada año 7,7 millones de casos.

“Los retos sanitarios de prevención, investigación y terapéuticos de las enfermedades neurológicas siempre se han representado como un gran desafío para la medicina y esta especialización en concreto. Cientos de millones de personas en todo el mundo sufren trastornos neurológicos. Ahora bien, investigaciones demuestran que existe una estrecha relación entre la enfermedad neurológica y la nutrición. De esta manera, la malnutrición   en los pacientes neurológicos es un elemento añadido de riesgo que empeora la evolución de la enfermedad y la recuperación lo que significa que un tratamiento nutricional es vital en el progreso del pronóstico y la calidad de vida de los afectadados”, afirmó Henry Abaunza- Director Médico de la Clínica Medical

De acuerdo a lo anterior, el sistema nervioso requiere para su correcto funcionamiento la participación de múltiples nutrientes que se comportan como indispensables para el equilibrio del sistema nervioso central. En este caso, los factores consecuentes a las dietas pueden favorecer o no, dependiendo de su correcta aplicación, el desarrollo de ciertas enfermedades neurológicas; demostrando así que estos pacientes presentan un alto riesgo nutricional demandando una evaluación y un seguimiento terapéutico especifico.

‘’Es por eso que desde las etapas más tempranas de edad es recomendable la buena alimentación. Por ejemplo, una adecuada alimentación en una mujer embarazada garantiza el neurodesarrollo fetal que será el punto de partida para que una persona esté sana a lo largo de su vida’’, agrega el Director Médico de la Clinica Medical.

Muchas enfermedades neurológicas parten de una nutrición irregular

Enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson, esclerosis múltiple, la cefalea, o la epilepsia según distintas investigaciones, se pueden empeorar a partir de la ausencia de vitaminas como la A, E, D y el ácido fólico en la alimentación. Por su parte, casos como la obesidad y la ingesta excesiva de grasas saturadas favorecen el desarrollo de la enfermedad arterioesclerótica y la enfermedad vascular cerebral.

Es clara la relación existente entre la buena alimentación y las buenas condiciones cerebrales y a su vez son evidentes las complicaciones cerebrales que se pueden facilitar por la deficiente nutrición de las personas que padecen estas patologías. ‘’Sin duda, todos los pacientes con enfermedades neurológicas requieren un seguimiento nutricional, como parte de su valoración clínica rutinaria y dependiendo de la patología, necesitarán alguna modalidad de tratamiento nutricional. Es necesario aclarar que los síntomas que acompañan a muchas enfermedades neurológicas pueden empeorar con la presencia de malnutrición y adicionalmente las patologías neurológicas dependiendo del componente funcional comprometido pueden también generar situaciones clínicas en donde el paciente genera pérdida del apetito e imposibilidad funcional para alimentarse. En ese orden de ideas, la desnutrición suele presentarse en las etapas tempranas en la evolución de algunas enfermedades y determinar de forma significativa el curso de las mismas’’, concluyó el Doctor Abaunza.

 

Fuente: Diario del Huila

Opina aquí

Continuar leyendo

Salud

Nutrición y ejercicio, dupla perfecta durante el tiempo en casa

Antes de la aparición de la pandemia, las personas ya habían evaluado cambiar sus hábitos alimenticios, no solo por moda, sino para llevar un estilo de vida más saludable que combinara una alimentación balanceada y la práctica de ejercicios físicos.

Sumado a ello, en los últimos meses, la FAO ha invitado a la población a tener una alimentación sana y consciente para fortalecer su sistema inmunológico. En ese sentido, cuatro de cada diez colombianos han cambiado a una versión saludable de su producto favorito, de acuerdo con un estudio de Nielsen.

La situación de pandemia por el covid-19 motivó a los colombianos a buscar alimentos que protejan su sistema inmunológico y que a su vez sean ricos y saludables. Esto lo combinan con alguna práctica deportiva en casa y en espacios al aire libre para proteger no solo la salud física, también la salud mental”, afirmó Nelson Molano, gerente general de lácteos Pomar.

De acuerdo con esto, la Academia Española de Nutrición y Dietética en su estudio sobre alimentación y deporte concluyó que las personas que iniciaron alguna práctica, redujeron algunos alimentos como embutidos y pasaron a elegir aquellos con valores nutricionales.

El estudio añade que mantener una dieta equilibrada y realizar algún tipo de entrenamiento, no solo acercará a las personas al objetivo deseado, sino que además mejorará su rendimiento físico. Por ello, es importante incluir una buena combinación de carbohidratos, proteínas y grasas no trans.

Pero con estas nuevas prácticas saludables es importante conocer las recomendaciones nutricionales si realiza deporte:

  1. Realice algún tipo de actividad física de su preferencia, ya sea una caminata rápida alrededor de su barrio o mueva las caderas al ritmo de su canción favorita. Esto le permitirá mantenerse activo, enérgico y tendrá mayor sensación de bienestar.
  2. Equilibre su alimentación y modere la ingesta de comida si realiza menos ejercicios. Incluya al menos un promedio de cinco frutas y verduras, además de frutos secos y dos litros de agua que le ayuden a controlar la ansiedad.
  3. Si consume bebidas vegetales, estas le aportarán vitamina B, lo que favorece el metabolismo. Al contener fibra soluble e insoluble, protege la pared del intestino. “En el mercado ya existen bebidas que combinan tres nueces (almendra, avellana y macadamia), Mulai, nuestra línea saludable, brinda al consumidor una opción baja en calorías”, explicó Molano.
  4. Puede hidratarse con un vaso de leche posterior al ejercicio, dado que está compuesto en un 88% de agua; además, es considerado uno de los alimentos más completos que existen al proveer a nuestro organismo de potasio, vitaminas y calcio.
  5. Consumir proteínas antes o después del entrenamiento es fundamental, toda vez que facilita la respuesta adaptativa del músculo al ejercicio. Además de las merengadas proteicas, también puede optar por otras opciones de alimentos con proteína.

“Una bebida de 21 gramos de proteína por porción, semidescremada, sin azúcar y con whey protein de alta calidad y buena absorción en el cuerpo es ideal para quienes hacen ejercicio y buscan alimentación saludable”, añadió el Gerente de la compañía de lácteos.

  1. Si desea cambiar su régimen alimenticio, consulte siempre a un especialista, quien le orientará en su proceso y le brindará un programa nutricional acorde con sus necesidades.

 

Fuente: El Nuevo Siglo

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia