Conéctate con nosotros

El Mundo

Opositores que pidieron transparencia a Guaidó rechazan negociaciones

El grupo en el que está el exembajador Diego Arria se pronunció tras visita de delegación noruega.

Un grupo de dirigentes opositores venezolanos, críticos de la gestión de Juan Guaidó, divulgó una nueva carta pública, a propósito de la visita de una delegación noruega a Venezuela,  y reiteró su rechazo a eventuales nuevas rondas de negociaciones con el régimen.

“De producirse un nuevo proceso del llamado diálogo, sería el número 13, mecanismo que solo ha servido para que la narcotiranía extienda y profundice su control del poder”, se lee en la misiva.

Esta opción, sin embargo, ya había sido descartada por el bando de Guaidó. “Le reiteraremos a la delegación noruega que solo elecciones libres y justas son la solución a la crisis y no procesos fraudulentos con un Consejo Nacional Electoral ilegítimo”, publicaron en un comunicado divulgado el pasado viernes, el mismo en el que informaron sobre la visita, en aras de “mantener la transparencia”.

Este último, precisamente, ha sido uno de los aspectos cuestionados por el grupo encabezado por, entre otros, la coordinadora de Vente Venezuela, María Corina Machado, el exrepresentante de Guaidó en Colombia, Humberto Calderón Berti, y el exgobernador de Caracas, exembajador y expresidente del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Diego Arria.

Y mientras Guaidó insiste en “elecciones libres”, ellos insisten en que antes, según la ruta trazada a principios del año pasado, debe haber un “cese de la usurpación”.

Estos son extractos de una conversación reciente que sostuvo EL TIEMPO con Arria, como representante de este grupo, sobre el gobierno interino y aspectos relacionados con la posición de Venezuela en el mundo.

Qué evaluación hace de las recientes actuaciones de Venezuela en el Consejo de DDHH de la ONU. ¿Se aísla el régimen?

Es una actuación absolutamente vergonzosa, al punto que el 15 (de julio, cuando se presentó el más reciente informe sobre Venezuela al Consejo de DDHH), después de la reunión, en la cual yo tuve una intervención representando a (la ONG) Human Rights Watch (HRW), diciendo que la mejor manera de celebrar los 75 años de ONU era expulsar a la narcotiranía de Maduro del Consejo de Seguridad, un par de embajadores me llamaron y me dijeron: ‘Apresura la firma que están recogiendo para suspender a Maduro porque es una vergüenza tener que sentarnos con gente tan abominable en el Consejo de los DDHH’.

Eso te indica la opinión que existe en la comunidad internacional sobre estos personajes. Las grandes democracias del mundo lo(s) rechazan y condenan.

Lidera usted, precisamente, la campaña para quitarle la silla en este consejo al representante del régimen de Maduro. ¿Qué receptividad ha tenido en la gente esta iniciativa?

Aquí se intenta lo mismo que en 2011, esa misma organización HRW, que tiene 25 años en Ginebra, lo hizo para expulsar, suspender, a la liga de (el exlíder libio Muamar) Gadafi. Y lo logró. Es la única vez que ha sucedido. Nosotros estamos intentando repetirlo. No es nada fácil porque esto requiere que la Asamblea General vote, y que suspenda a Venezuela, con lo cual luego lo expulsarían.

Estamos tratando de crear opinión pública suficientemente fuerte para llegar a la Asamblea General y decir: ‘Tenemos cientos de miles de firmas que consideran que la narcotiranía es una vergüenza, es abominable, por el nivel de crímenes de lesa humanidad, que esté en el Consejo de Seguridad’.

Su resultado estará en función de que logremos mover suficiente opinión pública para convencer y tener suficientes votos en la asamblea. Pero es absolutamente posible.

¿Qué evaluación hace del más reciente informe sobre Venezuela, presentado por la alta comisionada para los DDHH, y del debate que suscitó en el consejo?

La señora Bachelet ha ido mejorando en sus informes, en el sentido de que se hace un poco más severa; pero es que las Naciones Unidas tiene una manera de comunicarse en sus escritos siempre muy delicada, prudente, y no llama las cosas por su nombre. Utilizan convencionalismos institucionales como si fuera un Estado normal, y eso es absolutamente inexistente.

Cuando uno habla de 7.000 ejecuciones extrajudiciales, es terrible, es un número importante, pero tú no ves las caras, no conoces los nombres. Nosotros tenemos 400 presos políticos torturados diariamente. Ella no lo dice. Tampoco dice que no han dejado entrar a sus dos representantes a las cárceles militares donde torturan a la gente. Eso es mucho más importante que todo el resto del informe.

“Yo creo que en ese momento tuvimos la suerte de que fuera Guaidó, que encarnaba una esperanza legítima. Esa esperanza, sin embargo, se ha venido desvaneciendo, lamentablemente”

Sin embargo, ha habido reacciones interesantes, como la del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, quien dijo que la presión internacional a Maduro debía continuar. A su juicio, ¿ha sido suficiente, hasta el momento, esa presión? ¿Qué más podrían hacer los aliados internacionales de la oposición venezolana?

Lo que ha hecho la señora Bachelet es un prontuario criminal de un régimen, con lo cual es sumamente fuerte.

Yo lo que digo es que hay cosas que son más vitales para nosotros en este momento, que son los presos políticos, donde hay como ciento y tantos que son militares, torturados por militares.

Hoy tenemos generales, coroneles, almirantes torturadores. Eso no lo ha visto nunca nadie en América Latina. En una época en Argentina sucedió, con la gente de la Marina de los famosos desaparecidos, pero de resto, es un nivel olímpico de violaciones lo que tiene la narcotiranía de Maduro.

Lo que dijo Pompeo, eso va acumulando pruebas, sin lugar a dudas. Lo que pasa es que pruebas ya teníamos, son 21 años de pruebas que el mundo conoce, pero también son pocos los que estén dispuestos a mover un dedo realmente para ayudarnos a rescatar la libertad, y eso en este momento, para mí, está resumido en Colombia, Brasil y los Estados Unidos.

Para Colombia y Brasil, como países fronterizos, es mucho más complicado, a pesar de que son los países que más nos apoyan, pero Estados Unidos es el que tiene la capacidad mayor para intervenir en el rescate de nuestra libertad, que solos no lo vamos a poder lograr.

“Pero es que las Naciones Unidas tiene una manera de comunicarse en sus escritos siempre muy delicada, prudente, y no llama las cosas por su nombre”

Hay un detalle importante y es el tiempo de estas actuaciones. Los principales países aliados de la oposición venezolana irán a procesos electorales en los próximos meses a años. ¿Cómo se está manejando este tema en la oposición venezolana? De haber cambios, ¿cómo quedarían los apoyos a la causa democrática venezolana?

No interactúo con el gobierno interino de Venezuela, así que no sé cómo lo estarán manejando. Pero yo sí estoy muy consciente de eso. Hay una gran inquietud, por lo menos yo la tengo, de que si el señor (Donald) Trump no es reelegido, el problema de Venezuela pasa a otro nivel de prioridad y se acerca un poco a lo que (Barack) Obama hizo al final con Cuba, porque Cuba es el factor ocupante de Venezuela.

He oído expresiones de algunos del gobierno interino donde dicen: ‘Contamos con el Congreso de los Estados Unidos’, porque el Congreso americano ha sido bipartidista por primera vez en el caso de Venezuela, yo creo que eso no se va a modificar, yo creo que no importa cuál sea el resultado electoral esa conformación política no se va a alterar.

Lo que sí se puede alterar es el Ejecutivo, y ahí por supuesto todos tenemos que ver. Nosotros no votamos, ese es un proceso de otros, pero sin lugar a dudas es muy importante.

“Yo creo que participar en un proceso de elecciones es realmente un despropósito brutal”

Más de 50 países del mundo, encabezados por los EEUU, apoyan a un gobierno interino que el sector de la oposición al que usted pertenece ha cuestionado seriamente. ¿Cree que Juan Guaidó ha podido capitalizar ese apoyo internacional? ¿En qué ha fallado y en qué ha acertado?

Nosotros tendemos a personalizar las cosas. Cuando se consideró que este era un gobierno usurpador, a cualquier persona la habrían apoyado los 50 países. Yo creo que en ese momento tuvimos la suerte de que fuera Guaidó, que encarnaba una esperanza legítima.

Esa esperanza, sin embargo, se ha venido desvaneciendo, lamentablemente.

No por él, por nosotros, porque, ¿qué era a lo que aspirábamos? Tener a un líder, no a un dirigente, a un líder real, pero resulta que es un líder real que está comandado por cuatro partidos (el denominado G4: Acción Democrática, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo –UNT– y Voluntad Popular –VP–) y sus jefes políticos.

Él se dejó apresar, secuestrar por los cuatro partidos políticos y por el jefe de su propio partido (VP), (Leopoldo) López, entonces nunca ha ejercido lo que la Constitución le ordenaba: ser presidente interino, y mientras no ejerza no podrá nunca llegar a obtener lo que me estás planteando.

Esa ha sido, para mí, su principal debilidad y es el principal obstáculo que enfrentamos.

Asoma el tutelaje, del que ya hablaban otros como el exrepresentante de Guaidó en Colombia, Humberto Calderón Berti. ¿Qué rol ha jugado el dirigente político Leopoldo López en el gobierno interino de Juan Guaidó?

Guaidó no tiene un gobierno, tiene una figura institucional que le da la Constitución, pero no ejerce realmente.

Pero resulta que cuando tiene ciertas facultades, no acaban de ser claras. Por ejemplo, el caso de Monómeros de Colombia, o el 23 de febrero (de 2019, el llamado Cucutazo), o el día de la Operación Libertad Venezuela, la aparición de López y de Guaidó en una autopista en la madrugada del 30 de abril llamando a un alzamiento militar en mitad de la calle, donde no había nadie, fue algo absolutamente absurdo que descolocó la figura de Guaidó, porque parecía como que la operación era para liberar a López y no era para liberar a Venezuela, y que no era una operación realmente concertada o coordinada.

Comienzan a convertirse como actores de reparto. Ya, en el fondo, a la gente no le interesa mucho qué hace López, o qué no hace, o qué hace (el excandidato presidencial Henrique) Capriles, o qué no hace, sino que la gente quiere ver cómo vamos a salir de esto. Y en este momento no se ve.

Para que una sociedad se active, como nosotros necesitamos hacerlo, tiene que ser inspirada, pero para que sea inspirada tú tienes que tener líderes que te digan algo, que concreten algo, que les den una visión a los venezolanos y al mundo de lo que queremos hacer. Para eso se requiere una profunda franqueza de nuestras limitaciones, los problemas que tenemos por delante.

La gente ha dejado de creer y cuando la gente deja de creer comienza un proceso de apaciguamiento. Y, ¿cómo le vamos a decir nosotros al mundo: ‘Vengan a ayudarnos’, y nosotros estamos quietos? Por eso yo siempre digo: los venezolanos tenemos que decidir cuánto estamos dispuestos a pagar por el rescate de la libertad.

¿Considera que Guaidó aún puede rescatar esa confianza? O, ¿debería abrir paso a alguien más?

Yo aspiraría a que sí. ¿Sabes qué es duro? Tener que crear a otro, porque lo tenías, estaba allí, había, no sé, 70 por ciento del país encantado. Ahí ha comenzado un proceso de debilitamiento por ese proceso que nosotros vemos de falta de claridad, de franqueza. No hay una interacción con el país franca.

Él tiene problemas como que por ejemplo su familia está amenazada, es una situación realmente muy dura, y la enfrenta, eso es admirable. Dentro de esas circunstancias, tiene que decir: hay las siguientes limitaciones, yo puedo hacer esto, esto no lo puedo hacer, los necesito a ustedes para determinadas cosas.

Yo aspiraría a que lo intentara. Ojalá lo intente, pero para eso tiene que liberarse de la tutoría y del secuestro que tiene de su jefe político y de los cuatro otros partidos. Si él no se independiza, no lo va a lograr. Y, ahora, lograr a otra persona que tenga esas condiciones, va a ser muy problemático porque el escepticismo ha aumentado.

¿Cuál es su posición frente a los comicios de 6 de diciembre y qué alternativa le propone a la ciudadanía opositora venezolana?

Es absolutamente absurdo participar en un proceso de cualquier género. Hasta los norteamericanos y el Grupo de Lima lo han dicho: ¿cómo ustedes van a tener unas elecciones cuando tienen un consejo electoral de esa naturaleza, al régimen de Maduro?

Por cierto, cuando tuvimos el control de la AN, que hemos podido crear un CNE, uno de los partidos, UNT, no envió a dos de sus diputados y no pudimos hacer el nombramiento.

Cuando pudimos crear el nuevo Tribunal (Supremo) de Justicia hicieron lo mismo: nos sabotearon. Son cosas que vamos cometiendo nosotros mismos. En el fondo no nos lo han hecho a nosotros. Lo hemos hecho nosotros mismos. Yo creo que participar en un proceso de elecciones es realmente un despropósito brutal.

Fuente:

Opina aquí

El Mundo

¿Por qué países de norte de Europa siguen reacios a usar tapabocas en plena pandemia?

Autoridades de Suecia, Dinamarca, Noruega, Finlandia e Islandia continúan ignorando la mascarilla para evitar la propagación del coronavirus.

En las calles de Estocolmo, de Copenhague, de Oslo, Helsinki o Reykyavik, y hasta en supermercados, oficinas, autobuses y metros, resulta difícil encontrar a gente con tapabocas. Son una ínfima minoría, a menudo turistas.

Según una encuesta reciente de Yougov, solo entre el 5 % y el 10 % de los sondeados en los países nórdicos afirmaban utilizar mascarilla contra el COVID-19 en los lugares públicos, una proporción que ha permanecido estable desde que empezó la crisis, en marzo. Entretanto, en los otros veinte países sondeados por el instituto, el uso de mascarilla se extiende al 70 % o  incluso al 80 % de los encuestados, en países como India, Estados Unidos o Francia.

Tengo la impresión de que si el gobierno no dice claramente ‘les aconsejamos llevar mascarilla’, nadie lo hará”, considera Camille Fornaroli, una estudiante francesa de 21 años que se quedó muy sorprendida al ver tan pocas mascarillas en Estocolmo, ni siquiera en el metro.

– Seguir las normas –

Para Birgitta Wedel, una jubilada de 63 años, “estaría bien que las autoridades suecas aconsejaran el uso de mascarilla, al menos en los transportes. Pero no voy a ponérmela si soy la única, espero a que las autoridades tomen una decisión oficial”.

“Los suecos asumen sus responsabilidades”, asegura Marten Sporrong, un empresario de 50 años, pese a que la epidemia siga estando muy activa en Estocolmo. “Pero nosotros seguimos las recomendaciones gubernamentales, si nos dicen que no necesitamos mascarilla, no nos la pondremos”, explica.

Frente al coronavirus, Suecia optó por una estrategia menos estricta que dejó a sus vecinos escépticos sobre su balance (más de 80.000 casos y 5.700 fallecidos). Pero, a la hora de rechazar recomendar el porte de mascarilla, los países nórdicos fueron unánimes, y ello pese a las dudas que están surgiendo en los últimos días.

Aparte de Suecia, hubo muy pocos casos en esos países. Así que no voy a criticarlos, en tanto que han mantenido una distancia de seguridad razonable y han realizado correctamente el rastreo de casos. Pero sería otra cosa positiva que podría hacerse”, declaró a KK Cheng, epidemiólogo en el Instituto de Investigación Aplicada a la Salud de Birmingham.

Al ser preguntado el martes sobre qué podría hacerle cambiar de opinión, el epidemiólogo jefe sueco, Anders Tegnell, contestó que todavía esperaba “una forma de prueba de que son eficaces”.

¿Acaso no hay suficientes pruebas de su eficacia? “Eso es absolutamente falso, es [una actitud] irresponsable y testaruda”, reaccionó Cheng, molesto. “Si los que piensan como él se equivocan, esto costará vidas. Pero si yo me equivoco, ¿qué daño puede hacer?”, defendió el experto.

– Dudas –

En Dinamarca, las autoridades sanitarias empezaron a recomendar tímidamente el uso de mascarilla a principios de julio, después de una advertencia de la OMS. Pero en casos muy específicos, como cuando uno acude al hospital para hacerse la prueba o en los transportes, si se regresa de una zona de riesgo.

“En estos momentos, la mascarilla no tiene ningún sentido”, sostuvo el martes el director de Sundhedsstyrelsen, Soren Brostrom. “Pero, a más largo plazo, ¿puede ser útil en los transportes o en otros sitios? Por supuesto, es algo que tenemos que evaluar”, declaró en la televisión danesa DR. 

Una posición que no dista mucho de la de Noruega o la de Finlandia, donde, en principio, no se oponen a la mascarilla.

Actualmente, estamos en una situación muy afortunada […] Pero quizá sea algo que tengamos que plantearnos en un futuro próximo si los contagios aumentan”, explicó a la AFP Are Stuwitz Berg, médico en la dirección sanitaria noruega FHI.

La cuestión podría plantearse […] cuando la gente vuelva de sus vacaciones”, dijo Mika Salminen, responsable de la autoridad finlandesa THL.

Un país nórdico, sin embargo, se apartó ligeramente de la senda este jueves. Islandia anunció que empezará a pedir a la población que porte mascarilla en transporte público, en vuelos internos o algunos comercios.

 

Fuente: Pulzo

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Naasón Joaquín García: líder de iglesia La Luz del Mundo recibe nueva acusación por delitos relacionados a abusos sexuales

La fiscalía del estado de California volvió a acusar este jueves a Naasón Joaquín García, líder de la controversial iglesia Luz del Mundo, de 23 delitos, entre ellos violación de menores, extorsión y posesión de pornografía infantil.

La imputación, que incluye seis nuevos cargos y el establecimiento de una fianza de US$50 millones, señala que los crímenes se cometieron entre junio de 2015 y junio de 2019 en el sur de California.

García, de 51 años lleva más de un año detenido en Estados Unidos después de un escándalo de acusaciones de abuso sexual a menores y producción de pornografía infantil, entre otras denuncias.

La acusación de este jueves llega después de que hace más de tres meses se desestimara por problemas procedimentales la primera.

En esa ocasión, los abogados del líder de La Luz del Mundo intentaron conseguir su excarcelación, posibilidad que parece más remota con la acusación reciente.

Antecedentes

Iglesia del Dios Vivo, Columna y Apoyo de la Verdad, La Luz del Mundo es el nombre oficial de este culto fundado en 1926 por Eusebio Joaquín González, el abuelo de Naasón Joaquín García.

Después de lograr amplia aceptación entre sectores populares con el paso de los años e incluso influencia política.

Era conocida como una de las iglesias evangélicas más poderosas de México y la entidad aseguraba que tenía presencia en 58 países, pero el escándalo del ahora detenido multiplicó las críticas y cuestionamientos a la iglesia.

La corresponsal de BBC Mundo en Los Ángeles, Patricia Sulbarán, explica que este caso ha estado rodeado de ires y venires y, aunque en algún punto se creyó que García saldría libre a raíz de la decisión de la corte apelaciones, esto no sucedió.

“Ahora, por el contrario, aumentan los cargos en su contra en un caso que, por lo que ya se ha visto, promete ser largo”, sostiene la periodista.

Sulbarán añade que en una de las audiencias en las que el acusado estuvo presente, a principios de julio, se le vio demacrado y con una calvicie avanzada.

“En su anuncio de este jueves, la fiscalía reiteró su llamado a posibles víctimas a ponerse en contacto con las autoridades”, añade la corresponsal.

 

Fuente: BBC NEWS

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Irán y Venezuela | Megasis, el inusual supermercado que el país del Golfo Pérsico abrió en Caracas (y qué dice de las tensiones con Estados Unidos)

No es habitual encontrar sirope de dátil ni mermelada de zanahoria en los supermercados de Venezuela.

Pero este es un supermercado poco habitual en el país caribeño.

Se llama Megasis y es iraní.

El local que abrió sus puertas este miércoles en una de las colinas de Caracas, es parte de un conglomerado que posee 700 supermercados en Irán.

En su inauguración, el empresario iraní Issa Rezaie, identificado como viceministro de Industria iraní por la televisión estatal venezolana y cabeza visible del conglomerado Megasis, aseguró: “Nuestro objetivo principal es comercial”.

Aunque hay quien ve intereses más oscuros.

El diario estadounidense The Wall Street Journal publicó recientemente que Rezaie lleva tiempo dirigiendo empresas propiedad de la Guardia Revolucionaria Iraní, un cuerpo militar al que Estados Unidos cataloga como organización terrorista.

BBC Mundo solicitó hablar con un responsable de la empresa pero empleados del establecimiento remitieron a la embajada iraní en Caracas. La embajada no respondió a la petición.

Aunque para los habitantes de Caracas que poco a poco se van acercando a conocerlo no es más que un lugar en el que abastecerse, el nuevo supermercado de la capital venezolana es un reflejo más del pulso que Venezuela e Irán libran contra Estados Unidos.

Washington acusa a Teherán de apoyar el terrorismo y desestabilizar la región de Oriente Próximo, y al presidente venezolano, Nicolás Maduro, de ocupar el poder de manera ilegítima.

El subsecretario interino de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Michael Hozak, dijo que el supermercado es un ejemplo de la alianza entre dos estados “parias” y se mostró escéptico respecto a la posibilidad de que Caracas “obtenga mucho beneficio de Irán”.

Sometidos a sanciones estadounidenses que perjudican a sus economías, ambos países han estrechado sus lazos en los últimos meses.

Cómo es el supermercado

El nuevo establecimiento comercial ocupa una enorme nave en la zona de Terrazas del Ávila, rodeada por la popular barriada de Petare.

Antes perteneció a Éxito, una cadena franco-colombiana expropiada en 2010 por orden del presidente Hugo Chávez. Más tarde albergó uno de los puntos de venta vinculados al programa de distribución de alimentos subsidiados del gobierno venezolano conocido como CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción).

Como otras muchas tiendas CLAP, cerró. Hasta que llegó Megasis, y abrió en medio de un notable apoyo del gobierno venezolano y de sus medios de comunicación.

Por sus inmensos pasillos, el personal venezolano sigue las instrucciones que les dan sus superiores iraníes.

En Venezuela, país que sufre desde hace años una grave crisis económica, la apertura grandes negocios se ha vuelto inusual.

“Vinimos por curiosidad”, comentó Yaira Rodríguez, vecina de la zona, que no quiso perderse el primer día del nuevo supermercado.

En él, llaman la atención los productos importados iraníes, como el champú de ajo, la crema de canela con dátiles o incluso cuadernos de notas para escribir de derecha a izquierda, como se hace en persa. Pero también pueden encontrarse los artículos típicos venezolanos, como la harina de maíz precocida con la que se elaboran las populares arepas.

Los símbolos nacionales de Irán están muy presentes. Un cartel con las banderas de Irán y Venezuela preside el establecimiento.

Reflejo de la importancia del nuevo negocio para Teherán fue la presencia de su embajador en Caracas, Hojjatola Soltani, en la inauguración.

“Irán, igual que cualquier otro país en el mundo, tiene pleno derecho a aprovechar el libre comercio”, dijo, refiriéndose a las sanciones de Estados Unidos.

Pero los pocos clientes que se han acercado en este jueves de cuarentena, dicen haberlo hecho más interesados por posibles ofertas y descuentos que por conocer la cultura o la gastronomía persas.

“Está bien surtido, pero los precios son los mismos que en otros lugares”, le dijo a BBC Mundo Milenis Lugo.

Ella es una de los muchos que tienen que estirar su sueldo para alimentar a su familia en un país golpeado por la crisis y la hiperinflación, y ahora también por el coronavirus.

Venezuela-Irán, una alianza en ciernes.

Pese a su lejanía geográfica, Caracas y Teherán mantienen buenas relaciones desde los tiempos de Hugo Chávez.

En los últimos meses, los vínculos se han estrechado.

Los apuros económicos del gobierno de Nicolás Maduro, agravados por el efecto de las sanciones estadounidenses, le han llevado a intensificar sus tratos con Irán, también sancionado y, por tanto, menos temeroso del impacto de unas medidas con las que lleva años lidiando.

La colaboración iraní resultó clave para superar el reciente agravamiento de la escasez de gasolina en Venezuela y solo tras la llegada el pasado mayo de cinco buques cargados con combustible procedentes de Irán los venezolanos pudieron volver a repostar con cierta normalidad.

En los últimos meses, Teherán ha enviado también técnicos y material para ayudar a Venezuela a reactivar sus refinerías, castigadas por años de mala gestión, y con ellas su capacidad para producir gasolina.

Irán ha tenido hasta ahora un importante pero oscuro papel en los planes de distribución de alimentos del gobierno venezolano.

El hombre de negocios colombiano, Alex Saab, fue detenido en Cabo Verde, según autoridades estadounidenses cuando regresaba de Irán.

Saab, al que el gobierno venezolano reconoció como su representante, ha sido señalado por presunta corrupción en el manejo de los CLAP y se le tiene por uno de los empresarios más cercanos a Maduro.

El pasado junio, la embajada iraní informó que un nuevo buque se dirige a Venezuela, esta vez con alimentos destinados al supermercado recién abierto.

En Venezuela, un país en el que, según la ONU, un tercio de la población vive en situación de inseguridad alimentaria, los alimentos a precios asequibles son una necesidad crítica para muchos.

Por ahora, no parece que el supermercado iraní vaya a cubrirla.

La peluquera Mairena Gómez lo expresó tras su primera visita al establecimiento: “Hay comida, lo que no hay es dinero para pagarla”.

 

Fuente: BBC NEWS

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia