Conéctate con nosotros

El Mundo

Lo que América Latina puede aprender de las elecciones durante la pandemia

Este es el momento para modernizar nuestros sistemas electorales. Debemos introducir mecanismos especiales de votación que no erosionen la confianza en la integridad de los comicios.

ESTOCOLMO — La pandemia de la COVID-19 ha trastocado el panorama electoral en América Latina. Al menos 12 elecciones programadas en la región han sido pospuestas, incluyendo los comicios presidenciales en Bolivia y República Dominicana —finalmente celebrados el 5 de julio— y el plebiscito constitucional en Chile.

América Latina no está sola: de acuerdo con los datos del Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA Internacional), más de 70 países y jurisdicciones subnacionales en el mundo han decidido postergar eventos electorales de todo tipo y más de 50 los han llevado a cabo en condiciones de pandemia.

Pero en la región, que ha batallado por décadas para dar credibilidad a sus elecciones, debemos estar más atentos que nunca y preparar los procesos electorales para enfrentar los desafíos planteados por la crisis del coronavirus.

En los próximos 25 meses habrá nueve comicios presidenciales en América Latina. Muchas de estas elecciones se llevarán a cabo en un contexto aún definido por la emergencia de salud. Preservar la capacidad de las democracias latinoamericanas para celebrar elecciones exitosas es vital: las elecciones son con frecuencia la única válvula de escape para sistemas políticos sometidos a las extraordinarias presiones derivadas de una crisis sanitaria y económica sin precedentes. Prestar atención a las lecciones que arroja el acervo de experiencia electoral acumulado en los últimos meses es urgente.

La primera de esas lecciones es la importancia del consenso político para sustentar las decisiones que se tomen sobre el calendario y los procedimientos electorales. La decisión de celebrar o posponer elecciones en medio de una pandemia involucra desde consideraciones de salud pública, hasta la potencial lesión a la legitimidad derivada de una baja participación electoral, pasando por el riesgo de crisis constitucionales. Tampoco son ligeras las determinaciones sobre la habilitación de procedimientos alternativos para emitir el sufragio y las precauciones sanitarias que rodeen la votación. Cada una de estas decisiones es una fuente potencial de fricción política y de esfuerzos para socavar la legitimidad del resultado electoral.

Por ello es esencial que todas estas decisiones se sustenten en acuerdos políticos amplios. Fue así en el caso de la exitosa elección parlamentaria de abril en Corea del Sur. Pero también hay errores de los que debemos aprender. En Polonia, la aprobación atropellada y controversial de reformas para llevar a cabo la elección presidencial en mayo mediante voto postal generó un forcejeo político que llevó a la posposición de los comicios, finalmente celebrados en junio, mediante votación presencial y postal.

En nuestra región, el reciente caso dominicano se acerca a la experiencia coreana y contrasta con la azarosa ruta seguida para definir una nueva fecha para la elección en Bolivia (recientemente fijada para el 18 de octubre), sugerente de la fragilidad de los acuerdos sobre las reglas del juego electoral en ese país.

La segunda lección tiene que ver con la necesidad de habilitar diversas modalidades para emitir el sufragio. El método tradicional de aglomerar a millones de electores, miembros de mesa, representantes partidarios y observadores en centros de votación a lo largo de pocas horas presenta obvios riesgos para la salud pública en medio de una pandemia. Sin embargo, desde el sufragio anticipado y postal hasta las incipientes modalidades del voto en línea, la adopción de mecanismos especiales de emisión del voto por parte de las legislaciones latinoamericanas marcha muy por detrás del grado de desarrollo de otros aspectos de los procesos electorales en la región. No hay un solo país de América Latina que hoy contemple en su legislación la posibilidad del voto postal para los residentes en el país o de extender por varios días la jornada electoral.

La renuencia para adoptar esos mecanismos tiene relación con la extendida desconfianza que afecta, con pocas excepciones, a la institucionalidad electoral en la región.

 

Opina aquí

El Mundo

Cuánto oro queda por extraer en el mundo (y dónde está la mina más productiva de América Latina)

El mes pasado, el precio del oro alcanzó su máximo histórico al superar los US$2.000 por onza. Aunque esta subida de su cotización ha estado espoleada por los operadores del mercado, nos hace preguntarnos sobre la disponibilidad del metal precioso y cómo de cerca estamos de que se agoten sus reservas en la Tierra.

El oro tiene una gran demanda como inversión, es símbolo de estatus y un componente clave en muchos productos electrónicos.

  • ¿Se viene una recesión global? La respuesta puede estar en el precio del oro

Pero también es un recurso finito, y eventualmente llegará una etapa en la que no quedará nada por explotar.

Nivel máximo

Los expertos hablan sobre el concepto de nivel máximo o pico, que tiene lugar cuando hemos extraído la mayor cantidad posible en un año.

Algunos creen que es posible que ya hayamos llegado a ese punto.

La producción de las minas de oro totalizó 3.531 toneladas en 2019, un 1% menos que en 2018, según el Consejo Mundial del Oro.

Esta es la primera disminución anual de la producción desde 2008.

“Aunque el crecimiento en la oferta puede ralentizarse o disminuir ligeramente en los próximos años conforme se agotan las reservas existentes y los nuevos descubrimientos se vuelven cada vez más escasos, sugerir que la producción ha alcanzado su punto máximo puede ser un poco prematuro”, dice Hannah Brandstaetter, portavoz del Consejo Mundial del Oro.

Incluso cuando se llega al pico, los expertos dicen que no es probable que la producción experimente una disminución dramática en los años inmediatamente posteriores.

En cambio, podríamos ver un agotamiento gradual de la producción que duraría varias décadas.

“La producción minera se ha estabilizado y es probable que esté en una trayectoria descendente, pero no dramáticamente descendente”, agrega Ross Norman, de MetalsDaily.com.

Entonces, ¿cuánto oro queda?

Las empresas mineras estiman de dos formas el volumen de oro que permanece en el suelo:

  • Reservas: oro que es económicamente viable extraer al precio de su cotización.
  • Recursos: oro que se volverá económicamente viable después de una investigación adicional, o a un nivel de precios más alto.

El volumen de las reservas de oro se puede calcular con mayor precisión que los recursos, aunque todavía no es una tarea fácil.

El stock subterráneo de reservas de oro se estima actualmente en alrededor de 50.000 toneladas, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Para poner esto en perspectiva, ya se han extraído alrededor de 190.000 toneladas de oro en total, aunque las estimaciones varían.

Esto significa, en base a estas cifras aproximadas, que todavía queda alrededor del 20% por explotar.

  • Cuáles son los países con mayores reservas de oro y cómo afecta la fuerte subida de su precio a sus economías

Pero esta es una cifra en constante cambio.

El avance de nuevas tecnologías pueden hacer que sea posible aprovechar algunas reservas ya descubiertas, pero que por su situación o cualquier otro factor no es viable económicamente extraerlas.

Las innovaciones más recientes incluyen big data e inteligencia artificial, que potencialmente pueden optimizar los procesos y reducir los costos.

La robótica ya se está utilizando en algunos sitios y se espera que se convierta cada vez más en una tecnología común en la exploración de minas.

Mayores minas del mundo

La mayor fuente de oro de la historia ha sido la cuenca de Witwatersrand en Sudáfrica.

Witwatersrand representa aproximadamente el 30% de todo el oro extraído.

  • El afortunado minero que volvió a encontrar una roca de tanzanita valorada en US$2 millones semanas después de su primer hallazgo

Otras fuentes importantes de oro incluyen la mina Mponeng, extremadamente profunda, en Sudáfrica; las minas Super Pit y Newmont Boddington, en Australia; la mina Grasberg de Indonesia y las minas en el estado de Nevada, EE. UU.

China es actualmente el país con mayor producción de oro del mundo, mientras que Canadá, Rusia y Perú también son importantes actores a nivel internacional.

En términos de compañías, Nevada Gold Mines, propiedad mayoritaria de la compañía canadiense Barrick Gold, es el complejo de extracción de oro más grande del mundo, con una producción de alrededor de 3,5 millones de onzas al año.

Aunque todavía se encuentran nuevas minas de oro, los expertos apuntan a que los descubrimientos de grandes depósitos son cada vez más escasos.

Como resultado, la mayor parte de la producción de oro proviene actualmente de minas más antiguas que han estado en uso durante décadas.

Mina líder en Latinoamérica

La mina de Pueblo Viejo, en República Dominicana, es la que más produce de todo América Latina.

Fue la cuarta mina que más oro produjo en 2018, con un total de 30,1 toneladas.

  • Por qué la próxima recesión económica mundial puede ser peor que la de 2008

Sin embargo, su ritmo de producción venía bajando debido a la menor concentración de oro en el mineral extraído, explica la revista oroinformación.com.

Su propietaria, la canadiense Barrick Gold, ha emprendido un proceso de ampliación “que permitirá a la mina líder (de la región) extender su vida útil hasta la década de 2030 o incluso más allá”, dice la publicación.

¿Más difícil de extraer?

La minería a gran escala es extremadamente intensiva en capital, ya que emplea mucha maquinaria y costosos sistemas para minar vastas áreas en la superficie y por debajo de ella.

Hoy en día, alrededor del 60% de las operaciones del mundo son minas a cielo abierto, mientras que el resto son subterráneas.

  • La distorsionada economía que crea el oro en el lugar más rico (y violento) de Venezuela

“La minería se está volviendo más difícil en el sentido de que muchas de las minas grandes y de bajo costo, y las más antiguas, como las de Sudáfrica, están al borde del agotamiento“, agrega Norman.

“Las minas de oro chinas, por otro lado, son mucho más pequeñas y, por lo tanto, tienen costos más altos“.

Quedan relativamente pocas regiones inexploradas para la extracción de oro, aunque posiblemente las más prometedoras se encuentran en algunas de las partes más inestables del mundo, como África Occidental.

Máximos históricos

Sin embargo, aunque los precios del oro alcanzaron máximos históricos en agosto, esto no se traduce automáticamente en un aumento en la actividad minera de oro.

De hecho, los cambios en la producción de las minas de oro a menudo responden tardíamente a lo que sucede con la cotización del oro en los mercados internacionales.

“Dada la escala de operaciones involucradas, se necesita tiempo para modificar los planes de una mina en respuesta a cambios en factores externos, como el precio del oro”, agrega Brandstaetter.

Además, hay que tener en cuenta que los precios máximos se registraron durante las restricciones por la pandemia de covid-19.

La crisis sanitaria dificultó la extracción en las minas, ya que los sitios se cerraron total o parcialmente para frenar la propagación del virus.

Las subidas de precios en realidad han sido impulsadas por la pandemia, ya que los inversores ven el oro como un activo más seguro en tiempos de incertidumbre económica.

Lugares inverosímiles

Aunque el oro bajo tierra puede ser difícil de cuantificar, no es la única fuente.

También hay oro en la luna.

Sin embargo, los costos asociados con extraerlo y transportarlo de regreso a la Tierra son significativamente más altos que el propio valor del oro.

“Aunque existe, nunca sería económicamente significativo extraerlo”, dice el experto espacial Sinead O’Sullivan.

“Se gastaría una cantidad infinitamente mayor de dinero extrayéndolo de lo que se podría ganar vendiéndolo”.

Algo parecido ocurre en ciertos depósitos de la Antártica, donde existen algunas reservas que quizás nunca sean rentables debido a las condiciones climáticas extremas del continente.

El oro también se encuentra esparcido por el fondo del océano, pero también se considera financieramente poco viable para la extracción.

Sin embargo, un factor que el oro tiene de su lado es que, a diferencia de otros recursos no renovables como el petróleo, el oro sí se puede reciclar.

Así que nunca nos quedaremos sin oro, incluso aunque ya no podamos extraerlo o se hayan agotado todas las reservas.

Se utiliza una gran cantidad de oro en productos electrónicos que se consideran desechables, como los teléfonos celulares.

La cantidad de oro en un teléfono promedio vale unos cuantos dólares.

Los planes para reciclar el oro extraído de los desechos electrónicos ya están en marcha.

Fuente: BBC News

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Hermanos Efromovich, acusados por Fiscalía de Brasil

Se les acusa formalmente por los delitos de corrupción y lavado de dinero. La Fiscalía brasileña presentó este jueves denuncia formal por los delitos de corrupción y lavado de dinero contra los hermanos Germán y José Efromovich, socios del grupo Avianca, en el marco de una investigación sobre desvíos en la empresa Transpetro, una subsidiaria de la petrolera Petrobras.

El Ministerio Público Federal dijo haber encontrado indicios que justifican la apertura de un juicio contra los hermanos Efromovich y contra el entonces presidente de Transpetro, Sergio Machado, por su responsabilidad en corruptelas que le provocaron a la estatal pérdidas por 650 millones de reales (unos 118 millones de dólares).

Avianca solicitó aprobación de financiación por US$ 2.000 millones)

En su denuncia penal, la Fiscalía pide que Germán Efromovich y Machado sean juzgados por los delitos de corrupción y lavado de dinero y que José Efromovich lo sea por lavado de dinero.

Los Efromovich están cumpliendo detención en régimen domiciliario en sus residencias en Sao Paulo desde el 19 de agosto, cuando la Justicia ordenó una serie de allanamientos a sus empresas y residencias para la búsqueda de posibles pruebas de las corruptelas.

(Efromovich admite negocio con hijo de funcionario que le pidió soborno)

La denuncia en su contra fue realizada en el marco de la Lava Jato, la mayor operación de combate a la corrupción en la historia de Brasil y que desmontó una gigantesca red que desviaba recursos de la estatal Petrobras, la mayor empresa del país.

Según la Fiscalía, los crímenes que se les imputan a los Efromovich están vinculados a irregularidades en contratos que Transpetro firmó entre 2008 y 2014 con astilleros de propiedad de los dos empresarios para la compra de navíos petroleros.

Según la Fiscalía, el astillero Mauá, de los hermanos Efromovich, se adjudicó en 2007 una licitación de Transpetro para la construcción de cuatro navíos cargueros. Pero un año después, cuando Germán Efromovich negociaba la contratación directa del Estaleiro Ilha (Eisa), otro de sus astilleros, para la construcción de otros cuatro embarcaciones, Machado le exigió el pago de un soborno equivalente al 2 % del valor de los contratos para favorecerlo, según un comunicado divulgado por la Fiscalía.

En la época, según la denuncia, Machado le dejó claro al empresario que “todas las empresas que firmaban contratos con Transpetro ‘colaboraban’ con un porcentual por cada contrato”.

Para realizar el pago de las ventajas indebidas, Germán Efromovich le propuso una serie de negocios a Machado e incluyó el valor de los sobornos en las cláusulas contractuales”, agrego la Fiscalía.

(Germán Efromovich está dispuesto a capitalizar de nuevo a Avianca)

Entre tales negocios que sirvieron para pagar los sobornos estaba un contrato para invertir en una empresa del grupo de los Efromovich que explotaba petróleo en Ecuador y en el que se incluyó una cláusula que le daba a Machado derecho a una indemnización de 17,3 millones de dólares en caso de rescisión, como terminó ocurriendo.

La multa por rescisión del contrato fue pagada mediante 65 transferencias bancarias que los Efromovich le hicieron a Machado entre 2009 y 2013. Según el Ministerio Público, ese acuerdo ilegal se repitió con un contrato de 2012 por el que Transpetro le encomendó a Eisa la construcción de otros ocho navíos.

De acuerdo con la Fiscalía, para pagar el soborno correspondiente al nuevo contrato, Germán Efromovich le ofreció a Machado una participación de 18 millones de dólares en una empresa petrolera que estaba vendiendo y que fue transferida a una empresa de uno de los hijos del entonces presidente de Transpetro.

Según la denuncia, el astillero Eisa tan sólo entregó uno de los doce navíos contratados, con lo que le provocó a Transpetro pérdidas por 650 millones de reales (118 millones de dólares) de recursos que le había adelantado.

La red de corrupción en los contratos para la construcción de navíos generó pérdidas incalculables para Transpetro y la industria naval brasileña.Interesado en recibir ventajas indebidas millonarias, Machado practicó actos para favorecer el astillero Eisa cuando ya era evidente la incapacidad de la empresa para construir los navíos contratados”, afirmó la fiscal Luciana Bogo.

Los Efromovich también son socios de Avianca Holdings, la segunda aerolínea más grande de América Latina, que se encuentra en proceso de recuperación judicial. Ni Avianca Holdings ni Ocean Air (nombre oficial de Avianca Brasil, que fue declarada en quiebra) se mencionan en la investigación.

(¿Por qué renunció el fiscal jefe de la operación Lava Jato?)

Germán Efromovich también es propietario del conglomerado industrial Synergy Group y antiguo directivo de la aerolínea colombiana Avianca, de cuya junta fue destituido por no pagar un préstamo de 456 millones de dólares concedido por la aerolínea estadounidense United Airlines.

Fuente: El Tiempo

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Coronavirus: por qué China dice que no necesita vacunar a toda su población contra la covid-19 (al menos de momento)

Aunque todavía no se ha probado una vacuna efectiva contra el coronavirus, muchos países ya preparan sus estrategias para distribuirla de forma masiva en sus poblaciones.

Gobiernos, empresas de transporte, aeropuertos, organizaciones de la salud y farmacéuticas de todo el mundo diseñan planes, calculan costos y firman acuerdos para facilitar las vías para llevar una potencial vacuna a sus territorios.

Sin embargo, en China, el lugar donde tuvo origen la pandemia, la carrera por obtener una vacuna antes que otras naciones no se traduce en un plan para llevarla a toda su población… al menos no de momento.

Durante un congreso sobre vacunación realizado hace un par de semanas en la ciudad de Shenzhen, el director del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Gao Fu, indicó que el país no necesita llevar a cabo vacunaciones masivas en este punto de la pandemia porque ha logrado contenerla en gran medida, según la agencia de noticias estatal China News Service.

  • China aprueba la primera patente de una vacuna para el coronavirus
  • Las poderosas empresas chinas que están desarrollando vacunas contra covid-19 ( y qué puede pasar si alguna de ellas la produce primero)

De acuerdo con ese medio, la autoridad de salud no descartó que si se repite una situación grave como la ocurrida en Wuhan (donde tuvo su primer brote la covid-19), los lugares afectados deberían llevar a cabo una vacunación a gran escala.

Sin embargo, afirmó que, dado que la “epidemia está controlada” en China, “no hay necesidad de una vacunación a gran escala en esta etapa”.

Gao indicó que, en cambio, la vacuna debería llegar a trabajadores de primera línea y grupos de riesgo, que son los más expuestos a un potencial contagio.

De hecho, desde agosto pasado, otro importante funcionario chino, Zheng Zhongwei, de la Comisión Nacional de Salud, reconoció ante la televisión estatal que, tras la aprobación de autorizaciones de emergencia, el país había comenzado vacunar a varios grupos de trabajadores.

China anunció en agosto pasado tener lista una inyección contra el coronavirus poco después de que Rusia hiciera lo mismo, lo que generó cuestionamientos a nivel internacional dado que el producto no han completado aún todas las fases de pruebas.

Ahora, de las 32 vacunas que se están probando en humanos alrededor del mundo, hay varias chinas, entre ellas tres principales: las de Sinovac, CanSino Biologics y Sinopharm. Están siendo sometidas a la fase tres de los ensayos clínicos en varios países, incluidos algunos de América Latina, Medio Oriente y Asia.

  • “Una vacuna apresurada hará más mal que bien”: los peligros de aprobar una fórmula contra el coronavirus antes de que terminen los ensayos clínicos

Pero contrario a Rusia, que prometió una vacunación masiva a partir de octubre, las autoridades chinas parecen tener una idea diferente.

De acuerdo con Robin Brant, corresponsal de la BBC en Shanghái, tras el anuncio de que varios sectores de riesgo habían recibido una dosis, muchos en la nación asiática esperaban que el próximo movimiento fuera el anuncio de una campaña nacional, pero las declaraciones de Gao dejaron claro que no pasará de manera inmediata.

¿Cómo se explica entonces que el país donde se originó el coronavirus no planee “en esta etapa” una vacunación masiva, que es vista por muchos expertos en salud como la única forma de poner fin a la pandemia?

La seguridad de la vacuna

A la doctora María Elena Bottazzi, experta en vacunología y decana asociada de la Escuela Nacional de Medicina Tropical de la Universidad de Baylor, el anuncio de China no la tomó por sorpresa, dada la complejidad y el tiempo que requiere una vacunación masiva, dice.

Pero también por los riesgos que implica si no se hace de forma segura, subraya.

“Para empezar, todavía no existe una vacuna que haya probado su efectividad contra el coronavirus. Por más que China esté probando algunas, dar un paso como inocularla en toda la población, sería demasiado arriesgado a este punto”, dice a BBC Mundo.

“Para realizar una campaña de vacunación masiva se necesita una vacuna segura, con un perfil de seguridad y eso, hasta este momento, no lo tenemos. Ellos todavía no han registrado formalmente una vacuna. Todavía están terminando de hacer los estudios clínicos”, agrega.

En su conferencia en Shenzhen, Gao aseguró que la investigación científica en torno a la vacuna “era un proceso muy riguroso”, por lo que sugirió que el país necesitaba “darle a los científicos un poco más de tiempo”.

“Esta (la vacunación) es una cuestión de equilibrio entre riesgos y beneficios“, dijo Gao.

A la vez, pareció reconocer los riesgos que podría implicar una vacunación masiva precipitada.

“Dado que nunca antes se había desarrollado una vacuna contra la covid-19, lo que hace que esta sea la primera en la ciencia, es posible que pueda inducir efectos ADE (mejora dependiente de anticuerpos, o sea, básicamente cuando un tratamiento empeora la enfermedad), como cualquier otra eventualidad que podamos enfrentar”, indicó.

Cuando China aprobó una patente para su primera vacuna contra el coronavirus en agosto pasado, aseguró que provocaba una “buena respuesta inmunológica en ratones y roedores, y puede inducir al cuerpo a producir una fuerte respuesta inmune celular y humoral en poco tiempo”.

El desarrollo de una vacuna toma décadas, generalmente. Sin embargo, muchos países han acelerado el proceso de ensayos clínicos para intentar conseguir una que ponga fin a la pandemia de covid-19, lo que ha generado preocupación entre varios expertos.

Otros riesgos

De acuerdo con Bottazzi, otro elemento a tener en cuenta es que una vacunación masiva conlleva un gran esfuerzo de producción, infraestructura y logística, que aunque probablemente la nación asiática cuenta con ella, implicará un largo tiempo para su desarrollo.

“Algo que debemos tener claro es que el proceso para que todo el mundo llegue a ser parte de esta vacunación masiva no va a ser de hoy para mañana. Es un proceso que tardará como mínimo entre dos y cuatro años“, señala.

De acuerdo la académica, esto se debe a que las campañas de vacunación masiva tienen una “logística bastante complicada”.

“Generalmente se inicia con el 20% de cada país, seleccionando aquellos individuos que tengan prioridad debido a sus trabajos en primera línea, servicios públicos o que padezcan factores de riesgo. Pero es un proceso que lógicamente toma su tiempo”, señala.

China asegura tener la pandemia de coronavirus contenida, con solo 10 nuevos casos reportados este miércoles. La nación asiática ha reportado 85.307 casos y 4.603 muertes, la mayoría tras el primer brote en Wuhan a inicios de año.

Sin embargo, Botazzi no cree que el hecho de tener la epidemia controlada sea un motivo para no realizar una campaña de vacunación.

“El hecho de que se tenga contención o que se tenga más rigor en el uso de mascarillas y otras medidas de protección no implica que realmente tengamos una solución a largo plazo”, señala.

“El virus sigue circulando e incluso hay zonas donde ha circulado de gran manera y hemos visto incrementarse otra vez los casos, porque al abrir la economía y las fronteras, la gente empieza a viajar. Entonces, realmente la única solución que tenemos a largo plazo es la introducción de la vacunación”, agrega.

El epidemiólogo Ben Cowling, de la Escuela Pública de la Universidad de Hong Kong, le dijo a la BBC que dado los bajos niveles de infecciones que ha habido en China, comparado con su población (1.339 millones), una vacunación masiva era necesaria para evitar una nueva propagación del virus si se reducen las medidas de contención.

Sin embargo, el experto resaltó que también existe un alto nivel de desconfianza de la población china hacia las vacunas.

Un estudio a nivel nacional de 2019 muestra que el 70% de los encuestados no tenía confianza en los proyectos de vacunación del gobierno.

La gran incertidumbre

Pero de acuerdo con Botazzi, antes de pensar en la vacunación masiva, la gran cuestión del momento no es solo encontrar una vacuna efectiva contra el coronavirus (y saber por cuánto tiempo dura su efectividad), sino que también sea segura para la persona que la recibe.

“Antes de saber cuán accesible serán, cómo se distribuirán, cómo las van a adquirir los países, lo fundamental sigue siendo tener una vacuna que sea efectiva y que cumpla con los requisitos de seguridad. Pero ahorita eso es muy difícil determinar”, considera.

“En China hay varias vacunas que ya no solo están avanzadas en los estudios clínicos, sino que la están utilizando bajo estos conceptos de uso de emergencia, pero todavía queda mucho por saber sobre esas vacunas antes de que obtengan su sello de seguridad”, indica.

El gobierno chino aprobó que los miembros del ejército recibieran una vacuna experimental desarrollada por CanSino Biologics Inc. en junio y luego autorizó el uso de emergencia de otras vacunas candidatas para trabajadores médicos e inspectores fronterizos en julio.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, de las alrededor de 30 vacunas que se prueban actualmente contra el coronavirus en el mundo, nueve son chinas y tres de las seis que actualmente se encuentran en la etapa final, también son de ese país.

Aunque el coronavirus se inició allí, la nación asiática no está en condiciones de probar en su territorio sus inyecciones en la escala requerida por los estándares internacionales, porque ha logrado contener los brotes, lo que la ha llevado a realizar acuerdos con varios países para realizar estas pruebas.

Sin embargo, estos esfuerzos han sido vistos con recelo por algunos expertos y políticos, que creen que Pekín pueda utilizar una potencial vacuna como “propaganda”.

De acuerdo con el corresponsal de la BBC allí, incluso mientras el resto del país espera el acceso a la vacuna, Pekín ha comenzado a implementar vacunaciones en el extranjero en regiones y países donde busca expandir su influencia desde Argentina y Perú hasta Emiratos Árabes, Jordania y Bahréin.

Fuente: BBC News

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia