Conéctate con nosotros

El Mundo

Jair Bolsonaro resulta positivo para coronavirus

El mandatario ha sido uno de los líderes mundiales más escépticos sobre la gravedad del covid-19.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, de 65 años y uno de los más escépticos del mundo sobre la gravedad del coronavirus, informó este martes de que dio positivo por covid-19 comenzó a ser tratado con cloroquina.

“Comenzó el domingo con una breve indisposición”, dijo el propio mandatario a periodistas en su residencia oficial, quien aseguró que ahora se siente “perfectamente bien”, al punto de que informó sobre el resultado del examen conversando con los reporteros a menos de dos metros de distancia, aunque con la máscara preceptiva.

Durante los últimos meses, Bolsonaro ha desafiado casi a diario al virus, al que llegó a calificar de “gripecita”, circulando por las calles en plena cuarentena, al asistir a actos públicos sin la máscara preceptiva, abrazando y besando a partidarios sin cuidado alguno y con un desdeño constante frente a la enfermedad.

“Confieso que creí haberlo contraído hace unos meses atrás”, pero “no esperaba que esto hubiera ocurrido conmigo”, explicó Bolsonaro, quien ha cancelado su agenda para los próximos días y permanecerá en cuarentena en su casa, aunque aclaró que no sabe “estar parado”, por lo que seguirá despachando mediante videoconferencias.

Este último fin de semana, visitó el estado de Santa Catarina y al regresar a Brasilia visitó al embajador de Estados Unidos, Todd Chapman, para celebrar el Día de la Independencia de ese país junto al canciller brasileño, Ernesto Araújo, y otras personas.

Todos posaron abrazados para fotos, sin máscaras, y se mostraron alrededor de una mesa sin protección alguna, lo que ha llevado al diplomático a someterse también a un test de coronavirus, según confirmaron a Efe fuentes de la embajada estadounidense.

A diferencia de Bolsonaro, Chapman no ha presentado síntomas de enfermedad alguna, pero pasará preventivamente por exámenes. Asimismo, se han sometido a pruebas todos los ministros que han estado con el mandatario en los últimos días y su familia, que ya desde la semana pasada se preocupa con la salud de una abuela de la esposa de Bolsonaro, de 80 años e internada con covid-19.

Portavoces de la Presidencia confirmaron que Bolsonaro ha tomado desde este lunes dos dosis de cloroquina, un antipalúdico que, en su opinión, es completamente eficaz para el tratamiento del coronavirus, pese a que la ciencia no lo ha comprobado y alienta muy serias dudas.

Este martes, el líder de la ultraderecha brasileña se acercó a un grupo de partidarios en la puerta de su residencia oficial y reveló que tenía síntomas de gripe, pero que había decidido someterse a un test para descartar que fuera covid-19.

“Vine del hospital ahora, me hice una radiografía del pulmón y está limpio. Voy a hacer un examen del covid-19 dentro de poco, pero está todo bien”, declaró
Bolsonaro, quien según fuentes consultadas por Efe había sentido dolores musculares y llegado a tener hasta 38 grados de fiebre.

Según explicó este martes, al anunciar el positivo del examen, insistió en que, si bien es necesario “preocuparse con el virus”, también es necesario “cuidar de la economía” y retomar cuanto antes “sea posible” las actividades productivas, porque “el desempleo mata también”.

El último balance oficial 1.6 millones de personas están infectadas y más de 65.000 murieron por el virus en Brasil.

Opina aquí

El Mundo

¿Por qué países de norte de Europa siguen reacios a usar tapabocas en plena pandemia?

Autoridades de Suecia, Dinamarca, Noruega, Finlandia e Islandia continúan ignorando la mascarilla para evitar la propagación del coronavirus.

En las calles de Estocolmo, de Copenhague, de Oslo, Helsinki o Reykyavik, y hasta en supermercados, oficinas, autobuses y metros, resulta difícil encontrar a gente con tapabocas. Son una ínfima minoría, a menudo turistas.

Según una encuesta reciente de Yougov, solo entre el 5 % y el 10 % de los sondeados en los países nórdicos afirmaban utilizar mascarilla contra el COVID-19 en los lugares públicos, una proporción que ha permanecido estable desde que empezó la crisis, en marzo. Entretanto, en los otros veinte países sondeados por el instituto, el uso de mascarilla se extiende al 70 % o  incluso al 80 % de los encuestados, en países como India, Estados Unidos o Francia.

Tengo la impresión de que si el gobierno no dice claramente ‘les aconsejamos llevar mascarilla’, nadie lo hará”, considera Camille Fornaroli, una estudiante francesa de 21 años que se quedó muy sorprendida al ver tan pocas mascarillas en Estocolmo, ni siquiera en el metro.

– Seguir las normas –

Para Birgitta Wedel, una jubilada de 63 años, “estaría bien que las autoridades suecas aconsejaran el uso de mascarilla, al menos en los transportes. Pero no voy a ponérmela si soy la única, espero a que las autoridades tomen una decisión oficial”.

“Los suecos asumen sus responsabilidades”, asegura Marten Sporrong, un empresario de 50 años, pese a que la epidemia siga estando muy activa en Estocolmo. “Pero nosotros seguimos las recomendaciones gubernamentales, si nos dicen que no necesitamos mascarilla, no nos la pondremos”, explica.

Frente al coronavirus, Suecia optó por una estrategia menos estricta que dejó a sus vecinos escépticos sobre su balance (más de 80.000 casos y 5.700 fallecidos). Pero, a la hora de rechazar recomendar el porte de mascarilla, los países nórdicos fueron unánimes, y ello pese a las dudas que están surgiendo en los últimos días.

Aparte de Suecia, hubo muy pocos casos en esos países. Así que no voy a criticarlos, en tanto que han mantenido una distancia de seguridad razonable y han realizado correctamente el rastreo de casos. Pero sería otra cosa positiva que podría hacerse”, declaró a KK Cheng, epidemiólogo en el Instituto de Investigación Aplicada a la Salud de Birmingham.

Al ser preguntado el martes sobre qué podría hacerle cambiar de opinión, el epidemiólogo jefe sueco, Anders Tegnell, contestó que todavía esperaba “una forma de prueba de que son eficaces”.

¿Acaso no hay suficientes pruebas de su eficacia? “Eso es absolutamente falso, es [una actitud] irresponsable y testaruda”, reaccionó Cheng, molesto. “Si los que piensan como él se equivocan, esto costará vidas. Pero si yo me equivoco, ¿qué daño puede hacer?”, defendió el experto.

– Dudas –

En Dinamarca, las autoridades sanitarias empezaron a recomendar tímidamente el uso de mascarilla a principios de julio, después de una advertencia de la OMS. Pero en casos muy específicos, como cuando uno acude al hospital para hacerse la prueba o en los transportes, si se regresa de una zona de riesgo.

“En estos momentos, la mascarilla no tiene ningún sentido”, sostuvo el martes el director de Sundhedsstyrelsen, Soren Brostrom. “Pero, a más largo plazo, ¿puede ser útil en los transportes o en otros sitios? Por supuesto, es algo que tenemos que evaluar”, declaró en la televisión danesa DR. 

Una posición que no dista mucho de la de Noruega o la de Finlandia, donde, en principio, no se oponen a la mascarilla.

Actualmente, estamos en una situación muy afortunada […] Pero quizá sea algo que tengamos que plantearnos en un futuro próximo si los contagios aumentan”, explicó a la AFP Are Stuwitz Berg, médico en la dirección sanitaria noruega FHI.

La cuestión podría plantearse […] cuando la gente vuelva de sus vacaciones”, dijo Mika Salminen, responsable de la autoridad finlandesa THL.

Un país nórdico, sin embargo, se apartó ligeramente de la senda este jueves. Islandia anunció que empezará a pedir a la población que porte mascarilla en transporte público, en vuelos internos o algunos comercios.

 

Fuente: Pulzo

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Naasón Joaquín García: líder de iglesia La Luz del Mundo recibe nueva acusación por delitos relacionados a abusos sexuales

La fiscalía del estado de California volvió a acusar este jueves a Naasón Joaquín García, líder de la controversial iglesia Luz del Mundo, de 23 delitos, entre ellos violación de menores, extorsión y posesión de pornografía infantil.

La imputación, que incluye seis nuevos cargos y el establecimiento de una fianza de US$50 millones, señala que los crímenes se cometieron entre junio de 2015 y junio de 2019 en el sur de California.

García, de 51 años lleva más de un año detenido en Estados Unidos después de un escándalo de acusaciones de abuso sexual a menores y producción de pornografía infantil, entre otras denuncias.

La acusación de este jueves llega después de que hace más de tres meses se desestimara por problemas procedimentales la primera.

En esa ocasión, los abogados del líder de La Luz del Mundo intentaron conseguir su excarcelación, posibilidad que parece más remota con la acusación reciente.

Antecedentes

Iglesia del Dios Vivo, Columna y Apoyo de la Verdad, La Luz del Mundo es el nombre oficial de este culto fundado en 1926 por Eusebio Joaquín González, el abuelo de Naasón Joaquín García.

Después de lograr amplia aceptación entre sectores populares con el paso de los años e incluso influencia política.

Era conocida como una de las iglesias evangélicas más poderosas de México y la entidad aseguraba que tenía presencia en 58 países, pero el escándalo del ahora detenido multiplicó las críticas y cuestionamientos a la iglesia.

La corresponsal de BBC Mundo en Los Ángeles, Patricia Sulbarán, explica que este caso ha estado rodeado de ires y venires y, aunque en algún punto se creyó que García saldría libre a raíz de la decisión de la corte apelaciones, esto no sucedió.

“Ahora, por el contrario, aumentan los cargos en su contra en un caso que, por lo que ya se ha visto, promete ser largo”, sostiene la periodista.

Sulbarán añade que en una de las audiencias en las que el acusado estuvo presente, a principios de julio, se le vio demacrado y con una calvicie avanzada.

“En su anuncio de este jueves, la fiscalía reiteró su llamado a posibles víctimas a ponerse en contacto con las autoridades”, añade la corresponsal.

 

Fuente: BBC NEWS

Opina aquí

Continuar leyendo

El Mundo

Irán y Venezuela | Megasis, el inusual supermercado que el país del Golfo Pérsico abrió en Caracas (y qué dice de las tensiones con Estados Unidos)

No es habitual encontrar sirope de dátil ni mermelada de zanahoria en los supermercados de Venezuela.

Pero este es un supermercado poco habitual en el país caribeño.

Se llama Megasis y es iraní.

El local que abrió sus puertas este miércoles en una de las colinas de Caracas, es parte de un conglomerado que posee 700 supermercados en Irán.

En su inauguración, el empresario iraní Issa Rezaie, identificado como viceministro de Industria iraní por la televisión estatal venezolana y cabeza visible del conglomerado Megasis, aseguró: “Nuestro objetivo principal es comercial”.

Aunque hay quien ve intereses más oscuros.

El diario estadounidense The Wall Street Journal publicó recientemente que Rezaie lleva tiempo dirigiendo empresas propiedad de la Guardia Revolucionaria Iraní, un cuerpo militar al que Estados Unidos cataloga como organización terrorista.

BBC Mundo solicitó hablar con un responsable de la empresa pero empleados del establecimiento remitieron a la embajada iraní en Caracas. La embajada no respondió a la petición.

Aunque para los habitantes de Caracas que poco a poco se van acercando a conocerlo no es más que un lugar en el que abastecerse, el nuevo supermercado de la capital venezolana es un reflejo más del pulso que Venezuela e Irán libran contra Estados Unidos.

Washington acusa a Teherán de apoyar el terrorismo y desestabilizar la región de Oriente Próximo, y al presidente venezolano, Nicolás Maduro, de ocupar el poder de manera ilegítima.

El subsecretario interino de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Michael Hozak, dijo que el supermercado es un ejemplo de la alianza entre dos estados “parias” y se mostró escéptico respecto a la posibilidad de que Caracas “obtenga mucho beneficio de Irán”.

Sometidos a sanciones estadounidenses que perjudican a sus economías, ambos países han estrechado sus lazos en los últimos meses.

Cómo es el supermercado

El nuevo establecimiento comercial ocupa una enorme nave en la zona de Terrazas del Ávila, rodeada por la popular barriada de Petare.

Antes perteneció a Éxito, una cadena franco-colombiana expropiada en 2010 por orden del presidente Hugo Chávez. Más tarde albergó uno de los puntos de venta vinculados al programa de distribución de alimentos subsidiados del gobierno venezolano conocido como CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción).

Como otras muchas tiendas CLAP, cerró. Hasta que llegó Megasis, y abrió en medio de un notable apoyo del gobierno venezolano y de sus medios de comunicación.

Por sus inmensos pasillos, el personal venezolano sigue las instrucciones que les dan sus superiores iraníes.

En Venezuela, país que sufre desde hace años una grave crisis económica, la apertura grandes negocios se ha vuelto inusual.

“Vinimos por curiosidad”, comentó Yaira Rodríguez, vecina de la zona, que no quiso perderse el primer día del nuevo supermercado.

En él, llaman la atención los productos importados iraníes, como el champú de ajo, la crema de canela con dátiles o incluso cuadernos de notas para escribir de derecha a izquierda, como se hace en persa. Pero también pueden encontrarse los artículos típicos venezolanos, como la harina de maíz precocida con la que se elaboran las populares arepas.

Los símbolos nacionales de Irán están muy presentes. Un cartel con las banderas de Irán y Venezuela preside el establecimiento.

Reflejo de la importancia del nuevo negocio para Teherán fue la presencia de su embajador en Caracas, Hojjatola Soltani, en la inauguración.

“Irán, igual que cualquier otro país en el mundo, tiene pleno derecho a aprovechar el libre comercio”, dijo, refiriéndose a las sanciones de Estados Unidos.

Pero los pocos clientes que se han acercado en este jueves de cuarentena, dicen haberlo hecho más interesados por posibles ofertas y descuentos que por conocer la cultura o la gastronomía persas.

“Está bien surtido, pero los precios son los mismos que en otros lugares”, le dijo a BBC Mundo Milenis Lugo.

Ella es una de los muchos que tienen que estirar su sueldo para alimentar a su familia en un país golpeado por la crisis y la hiperinflación, y ahora también por el coronavirus.

Venezuela-Irán, una alianza en ciernes.

Pese a su lejanía geográfica, Caracas y Teherán mantienen buenas relaciones desde los tiempos de Hugo Chávez.

En los últimos meses, los vínculos se han estrechado.

Los apuros económicos del gobierno de Nicolás Maduro, agravados por el efecto de las sanciones estadounidenses, le han llevado a intensificar sus tratos con Irán, también sancionado y, por tanto, menos temeroso del impacto de unas medidas con las que lleva años lidiando.

La colaboración iraní resultó clave para superar el reciente agravamiento de la escasez de gasolina en Venezuela y solo tras la llegada el pasado mayo de cinco buques cargados con combustible procedentes de Irán los venezolanos pudieron volver a repostar con cierta normalidad.

En los últimos meses, Teherán ha enviado también técnicos y material para ayudar a Venezuela a reactivar sus refinerías, castigadas por años de mala gestión, y con ellas su capacidad para producir gasolina.

Irán ha tenido hasta ahora un importante pero oscuro papel en los planes de distribución de alimentos del gobierno venezolano.

El hombre de negocios colombiano, Alex Saab, fue detenido en Cabo Verde, según autoridades estadounidenses cuando regresaba de Irán.

Saab, al que el gobierno venezolano reconoció como su representante, ha sido señalado por presunta corrupción en el manejo de los CLAP y se le tiene por uno de los empresarios más cercanos a Maduro.

El pasado junio, la embajada iraní informó que un nuevo buque se dirige a Venezuela, esta vez con alimentos destinados al supermercado recién abierto.

En Venezuela, un país en el que, según la ONU, un tercio de la población vive en situación de inseguridad alimentaria, los alimentos a precios asequibles son una necesidad crítica para muchos.

Por ahora, no parece que el supermercado iraní vaya a cubrirla.

La peluquera Mairena Gómez lo expresó tras su primera visita al establecimiento: “Hay comida, lo que no hay es dinero para pagarla”.

 

Fuente: BBC NEWS

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia