Conéctate con nosotros

La Nación

Hidroituango: 90.000 metros cúbicos de agua que faltan para su llenado

Aunque se mantiene la alerta por una posible emergencia, EPM y Gestión del Riesgo advierten que la evacuación de Ituango continúa.

Jorge Londoño de la Cuesta, gerente de EPM manifiesta luego de una reunión con los alcaldes de Nechí, valdivia, Tarazá, Caucasia y Cáceres que hay un parte de tranquilidad referente al nivel de las aguas del Río Cauca en el Departamento de Antioquia.

Por un par de horas habilitamos una vía alterna, los camiones y las volquetas están trabajando en el llenado de la presa con las rocas y el limo arcilloso. Es una buena noticia porque podemos avanzar en el lleno de la presa en los próximos días, si no ocurre una nueva contingencia

Por su parte el Alcalde de Medellín Federico Gutierrez se pronuncia que es prioritario terminar la presa, es decir, completar los metros faltantes para llegar a 410 metros teniendo en cuenta que la cuota de los vertederos se encuentra en 401, lo que significa que puede tomarse hasta 5 días apróximadamente en llenarse y dependiendo de las condiciones. Al realizar este llenado hará que el agua llegue a fluir por los vertederos de manera controlada evitando así una emergencia por la creciente del río.

Tenemos un sistema de monitoreo sobre la estabilidad de la presa, no es conveniente que el agua salga por la base de la presa, en ese sentido tenemos el sistema de monitoreo que indica si la presa está sufriendo desestabilización o movimiento que advierta algún riesgo, hasta este momento, la presa se ha comportado estable a pesar de que tiene agua fluyendo en la base.

Con información de EL TIEMPO.

Opina aquí

La Nación

Millonario robo a un vehículo de valores en el sur Bogotá

Las autoridades lo encontraron totalmente saqueado en la localidad de Puente Aranda. Sobre la una de la tarde, de este 15 de septiembre, un vehículo de valores fue estacionado frente a un centro comercial, en la autopista Sur con calle 60. En cuestión de minutos, mientras los operarios realizaban el recaudo de dinero en efectivo de un establecimiento, delincuentes lo robaron del lugar.

El reporte del hurto por parte de la empresa de valores a las autoridades se hizo hasta las seis de la tarde, cinco horas después del hecho. En ese momento se desplegó un equipo de búsqueda por parte de la policía y el esquema de seguridad de la empresa. Así dieron con el paradero del vehículo, que se encontraba en la carrera 39a con calle 29 sur al lado de un caño.

El vehículo estaba totalmente saqueado. “Es ubicado este vehículo en el sector de Santa Matilde, en la localidad de Puente Aranda, en este momento la Policía Nacional está realizando las actividades de policía judicial y de criminalística para establecer la cuantía total del hurto de dinero y de valores que transportaba este vehículo”, afirmó el coronel Simón Eduardo Cornejo, oficial de inspección de la Policía de Bogotá.

Vecinos del sector afirmaron que el vehículo permaneció estacionado en este sector de Puente Aranda sin levantar mayor sospecha. La Policía aseguró que la empresa de valores violó todos los protocolos de seguridad.

“Al ingresar a verificar como Policía realmente qué pasó, qué sucedió, nos damos cuenta que los protocolos y los procedimientos para el transporte de valores no corresponden, se vulneraron completamente, en este momento estamos estableciendo por qué se dejó solo el vehículo de valores supuestamente cerca al centro comercial Centro Mayor”, agregó el coronel Cornejo.

Aún no se conoce el monto exacto del robo. Las autoridades confirmaron que es una cuantiosa suma de dinero en efectivo y elementos de valor.

Fuente: El Tiempo

Opina aquí

Continuar leyendo

La Nación

Lo que muestran las 6 fotos sobre la muerte de Javier Ordóñez

“Ingresa paciente sin signos vitales, pupilas plenas y signos de muerte, livideces dorsales, se decreta hora de muerte (…)”.

Esta es parte de la historia clínica del ciudadano Javier Humberto Ordóñez Bermúdez, brutalmente golpeado por dos agentes de la Policía entre la noche del 9 de septiembre y la madrugada del 10, en el occidente de Bogotá.

( La confesión de uno de los policías vinculados a la muerte de Ordóñez)

El documento, un video y 6 fotografías tomadas en la clínica, a los que reporteros de EL TIEMPO tuvieron acceso, hacen parte de la evidencia que usará la defensa de la familia para intentar probar que, tras las descargas eléctricas de una pistola taser y una fuerte golpiza, Ordóñez habría muerto en el CAI de Villa Luz.

( ‘Estoy tranquilo’: patrullero involucrado en muerte de Javier Ordóñez )

De hecho, es cuestión de horas para que el fiscal de la Unidad de Derechos HumanosJuan Carlos Oliveros tome las primeras medidas en contra de los uniformados involucrados.

Además de un fuerte golpe a la altura de la sien del costado derecho de la cara, las fotos y el video dejan al descubierto lo que parece ser una punzada en el hombro derecho.

La testigo y el amenazado

Y tras la autopsia, también se detectó una herida en la pierna derecha. De hecho, allegados pedirán que se establezca si se trató de una esquirla de bala.

Las fotos muestran, además, morados a la altura del cuello, del ojo izquierdo y en las muñecas. Según testigos, Ordóñez fue esposado con las manos atrás y solo le quitaron una de las esposas cuando dos de sus amigos llegaron al CAI de la Policía y exigieron que llamaran una ambulancia.

( Lo que hay detrás de las horas de zozobra que se vivieron en Bogotá)

Por ahora, la familia tomó la decisión de no mostrar las fotos, que pueden resultar fuertes, pero que -dicen- son claves.

Pero allegados dicen que la muerte habría estado relacionada con los golpes que recibió en la parte abdominal del cuerpo, a la altura del hígado.

EL TIEMPO reconstruyó el itinerario del traslado de Ordóñez desde el momento de las descargas eléctricas, en la esquina del conjunto donde vivía, hasta que llegó a la Clínica Partenón de Santa María del Lago, ubicada a 7 minutos en carro del CAI, en línea recta.

De acuerdo con los testigos, Ordóñez fue increpado la primera vez por los dos agentes cuando se encontraba en las bancas de la calle 53, cerca del parque del barrio Villa Luz, bebiendo whisky.

“Otra vez usted, Javier”, dijo uno de los uniformados, según uno de los amigos de Ordóñez.

( ‘Detrás de destrucción de CAI hay plan del Eln y disidencias de Farc’)

Y aseguran que este les respondió a los policías con dureza y salió hacia su casa. Una cámara, ubicada al frente del conjunto, probaría ese trayecto.

Pero antes de llegar, dicen allegados a Ordóñez (de 43 años), que lo alcanzaron los agentes y se registró la escena que el país ya conoce en la que se ve cuando lo reducen con 8 descargas de la pistola taser.

Además de un fuerte golpe a la altura de la sien del costado derecho de la cara, las fotos y el video dejan al descubierto lo que parece ser una punzada en el hombro derecho

Luego, aseguran, fue subido a una camioneta Van de la Policía y se les informó a sus familiares que sería llevado a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de La Granja.

Su amigo, Wilder Salazar, quien ya denunció ante la Fiscalía que está siendo víctima de amenazas, subió a la Van y asegura que se desviaron hacia el CAI de Villa Luz. Según narra, allí su amigo siguió siendo golpeado a pesar de que llegaron otros policías que presenciaron el episodio.

“De hecho, una de sus tías pidió que la dejaran subir a la van y no se lo permitieron”, aseguran allegados a Ordóñez.

De acuerdo con estos testimonios, Wilder alcanzó a llamar a una amiga para decirle que lo fuera a sacar del CAI. En sus celulares está el registro de la comunicación.

La allegada dice que se desplazó al lugar y, según señala, cuando se aproximó y preguntó por sus conocidos, el patrullero Juan Camilo Lloreda Cubillos (uno de los involucrados) le dijo que no estaban en el lugar.

(CAI eran blanco desde marzo pasado, pero pandemia frenó plan)

“Esto está en el límite de la desaparición forzada”, le dijo un allegado a EL TIEMPO.
La versión de la defensa es que, en ese momento, se hizo presente Juan David Uribe, el otro amigo de Ordóñez, quien exigió que se lo dejaran ver.

Según ha dicho, al ver a Ordóñez amarillo y desgonzado, pidió que se llamara a una ambulancia de manera urgente. Pero los policías decidieron llevarlo en una patrulla hasta la clínica.

Tiempos, clave

Para los investigadores del caso, el tiempo que trascurrió entre las descargas con la taser, la subida a la Van de la Policía (en donde, según el testigo, fue golpeado) y la llegada al CAI es clave. Lo que se busca establecer es si tal como lo señala la historia clínica, Ordóñez llegó sin signos vitales. Esto significaría que salió muerto del CAI.  Pero la versión que EL TIEMPO reveló el viernes pasado del patrullero Lloreda es radicalmente diferente.

Este dice que Ordóñez era un reincidente. Que lo llevaron al CAI por un escándalo y que luego les dijo que se sentía mal. Fue entonces cuando ellos decidieron llevarlo a la clínica a la que –dice– llegó con vida.

Ante la diferencia de versiones, el video del interior del CAI es clave y ya está en poder de las autoridades. También se evalúa la versión de otro ciudadano –Marco Valencia– que asegura que el patrullero Lloreda lo agredió días atrás.

(¿Por qué sigue en la Policía el oficial del caso Dilan Cruz?)

Fuente: El Tiempo

Opina aquí

Continuar leyendo

La Nación

Policía en Colombia: por qué es militar y no civil (y qué tiene que ver con las demandas de las recientes protestas)

Como en otros países, la policía ha tenido que jugar un rol clave para mantener el aislamiento social en la pandemia. La policía en Colombia no depende del Ministerio de Gobierno o de Justicia, sino del de Defensa. Y eso marca una diferencia sustancial con lo que ocurre en otros países.

Así es que los delitos de los que son acusados los agentes se investigan y sancionan en la justicia militar, pese a que en la Constitución y en el Código Penal la policía está configurada como un ente civil.

Un cambio en ese sentido es una de las reformas que manifestantes, expertos y políticos piden ahora que la fuerza pública volvió al escenario tras la muerte de Javier Ordóñez, un abogado de 45 años, detenido y brutalmente sometido por dos oficiales el martes en Bogotá.

  • 10 fallecidos y decenas de heridos en Colombia durante las protestas por la muerte de Javier Ordóñez a manos de la policía

El miércoles, el caso desató una nueva ola de indignación.

Los enfrentamientos entre manifestantes y policías que se registraron ese día y el siguiente dejaron, según el balance del Ministerio de Defensa hecho público el jueves, 10 muertos, siete de ellos en Bogotá y tres en Soacha, un municipio aledaño. También resultaron heridos 209 civiles y 194 policías.

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia