Conéctate con nosotros

La Nación

Gobierno y estudiantes, no hay acuerdo

Tras casi cinco horas de reunión entre la ministra de Educación, María Victoria Ángulo, los voceros de los estudiantes de universidades públicas y los representantes de los profesores, la mesa de concertación se levantó nuevamente, sin llegar a acuerdos.

“Es una burla que el Gobierno nacional pretenda cobrarles más impuestos a los ciudadanos y financiar la educación pública mediante limosnas, cuando anualmente se pierden billones de pesos en corrupción que podrían parar en las universidades”, aseguró Alex Flórez, vocero de la Federación Nacional de Representantes Estudiantiles Colombianos (Fenares).

El profesor Pedro Hernández, presidente de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios (ASPU), afirmó que con la ley de financiamiento los salarios de los educadores también se verían afectados.

Andrés Gómez, vocero nacional de la Unión Nacional de Estudiantes de la Educación Superior (Unees), manifestó que el paro continuaría en diciembre puesto que el Gobierno nacional no ha dado soluciones sobre el punto central de la discusión: el aumento de la base presupuestal de las universidades públicas.

El Ministerio de Educación no se ha pronunciado ante los medios de comunicación sobre las negociaciones con los universitarios.

Se espera que el lunes 3 de diciembre, a partir de las dos de la tarde, los voceros estudiantiles retomen negociaciones con los delegados del Gobierno en la mesa de concertación para buscar soluciones a la crisis financiera de la educación superior pública.

RCN Radio

Opina aquí

La Nación

Desempleo en Colombia alcanza cifra histórica a causa de la pandemia

María tiene más de 60 años, pero su sueño más reciente -después de trabajar por varios años como encargada de la distribución de alimentos en tiendas y en un restaurante de un colegio privado- era invertir su dinero en su propio negocio.

Fue así como, desde el año pasado, decidió remodelar un local y montar su propio restaurante. La iniciativa apenas levantaba cabeza, cuando -a finales de marzo de este año- llegó la pandemia a Colombia que la obligó a cerrar.

Con la decisión no solo se desvaneció el dinero y las grandes metas, sino la oportunidad laboral de las personas que trabajaban allí. Para María, los costos del arriendo y mantener la nómina se hicieron insostenibles. Ahora, vende almuerzos a domicilio, junto a su esposo, para poder mantenerse.

Casos como estos se escuchan a diario en Colombia, donde en mayo, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE, el nivel de desempleo subió al 21,4% -el más alto en la historia del país-, a causa de la crisis económica que viven muchos países en América Latina, ocasionada por el aislamiento obligatorio que generó la propagación de la COVID-19.

Las cifras recientes del DANE indican que, en mayo, 4,9 millones de personas perdieron su empleo, mientras que los ocupados fueron 17,3 millones.

El año pasado, la cifra llegó al 10,5% durante el mismo mes. El máximo nivel de desempleo se había registrado en 1999, con un 20,5%.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), más de 400 millones de empleos de tiempo completo se perdieron en el segundo trimestre de 2020, contrastando con las estimaciones de alrededor de 305 millones de empleos.

Las Américas es la región más impactada del mundo, con pérdida de horas de trabajo del 18,3%.

Iván Daniel Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, dice que las cifras en Colombia confirman las proyecciones de la OIT.

“La recuperación de los estándares de empleabilidad es incierta y el regreso de las restricciones para el control de la pandemia advierten un escenario moderadamente pesimista puede comprometer 340 millones de empleos a tiempo completo”, explicó.

Para el experto, previo a la crisis económica, social y ecológica que generó la pandemia, el sistema laboral colombiano presentaba indicadores de desempleo superiores a los de la región de América Latina y el Caribe “sin perjuicio de la informalidad que caracteriza el sistema laboral colombiano, que revela problemas estructurales profundizados por la crisis sanitaria”.

Estos problemas, según el experto, son: “la informalidad, que alcanza el 66,3%, las brechas ocupacionales y salariales por género. La tasa de desempleo juvenil que normalmente duplica la nacional, las barreras para el acceso al empleo de las personas con discapacidad. La informalidad del 88% en lo rural, la cobertura del 35% del sistema de seguridad social, que aunado a las deficiencias en materia de inspección, vigilancia y control dificulta la efectividad de las medidas que se toman”.

Auxilios y ayudas


A comienzo del mes de junio, el Ministerio de Trabajo en Colombia anunció un auxilio económico de casi 40 dólares, durante tres meses, dirigido a personas que perdieron sus empleos y que aún no han podido acceder al Mecanismo de Protección al Cesante, el cual fue autorizado a través del decreto 488 de 2020. Este mecanismo permite que las cajas de compensación familiar del país hagan frente a la crisis “a través de una protección económica para los trabajadores más vulnerables, correspondiente a 2 salarios mínimos (un poco más de 460 dólares) que serán pagados en 3 cuotas, en el lapso de tres meses”, según informó en abril la Asociación Nacional de Cajas de Compensación Familiar Asocajas.

Adicional a este subsidio, dice el comunicado, “el cesante continuará recibiendo la cuota monetaria por cada uno de sus beneficiarios acreditados en la Caja, así como el pago a seguridad social (salud y pensiones), durante el término de la emergencia”.

“La financiación del auxilio económico para la población cesante, se hará con recursos que se asignen del Fondo de Mitigación de Emergencias-FOME al Ministerio del Trabajo, que será el que defina las condiciones y criterios de acceso a estos recursos por parte de las Cajas de Compensación Familiar para los beneficios”, informó el Ministerio.

Según el DANE, el comercio, la reparación de vehículos, la manufactura, administración pública y la educación fueron los sectores más afectados. Las mujeres, con un 25,4%, continúan siendo las más afectadas en materia laboral (el año pasado, la cifra llegó al 13,4%, durante el mismo mes). Así como el empleo juvenil, pues, en la franja de edad de los 14 a los 28 años, el desempleo desde marzo hasta mayo llegó a 26,6%, representando un incremento del 8% frente al porcentaje registrado en mayo de 2019.

Por su parte, Jaramillo opina que se requiere una política fiscal activa y estímulos para sectores especialmente impactados, como mujeres, jóvenes, personas con discapacidad, así como la extensión de “cobertura del sistema de seguridad social al amparo de situaciones de crisis y desempleo”.

¿Y los migrantes venezolanos?


Jozef Merkx, representante de ACNUR en Colombia afirmó que por lo menos, un 60 por ciento de la población venezolana radicada en el país no tiene estos ingresos.

La mayoría se dedica al trabajo informal, el cual también se ha visto afectado durante la pandemia. “La ausencia de adscripción de rutas de regularización migratoria y formalidad laboral es el mayor problema en el marco de las relaciones laborales de este grupo poblacional”, dice Jaramillo.

Sin embargo, el investigador aclara que, aunque la situación de los migrantes agrava el problema de informalidad, que caracteriza el sistema laboral colombiano, “no tiene la virtualidad de condicionar negativamente los niveles de desempleo que tienen causas estructurales específicas, ligadas a la contracción económica que deriva de la crisis sanitaria”.

En Colombia, el aislamiento preventivo comenzó el 25 de marzo y, aunque en mayo y junio se han reactivado algunos sectores de la economía, buena parte del sector productivo del país permaneció cerrado. Actualmente, el país registra 97.846 contagios y 3.334 fallecimientos, a causa de la COVID-19, según cifras oficiales.

Fuente: VOA

Opina aquí

Continuar leyendo

La Nación

Colombia supera la barrera de los 100.000 casos confirmados por COVID-19

Se estima para julio que será el mes con el pico epidemiológico alto de coronavirus en Colombia, que sería un mes donde se demuestra la capacidad real del sistema de salud. Para este primero de julio el Ministerio de Salud entregó el balance diario de casos de la Covid-19 en el país, identificando 4.163 nuevos contagios y 136 muertes, elevando la cifra total a 54.941 casos positivos y 3.470 muertes.

En este reporte aumentó la cifra de personas que se han recuperado de la enfermedad, la cual ascendió a 43.407.

Además el Ministerio de Salud registró 18.054 pruebas en las últimas 24 horas. “Hay 531 conglomerados en el país. Los territorios son: Amazonas, Antioquia (Ituango), Arauca, Atlántico, Barranquilla, Bogotá, Boyacá, Bolívar, Buenaventura, Caldas, Cali, Caquetá, Cartagena, Cauca, Cesar, Chocó, Córdoba, Cundinamarca, Huila, La Guajira, Magdalena, Meta, Nariño, Norte de Santander, Quindío, Risaralda, San Andrés, Santa Marta, Santander, Sucre, Tolima, Valle, Vaupés, Vichada, Guaviare y Guainía”.

Desde el Ministerio de Salud se hizo un llamado a que las personas sean más responsables con el autocuidado y al respeto de las medidas de bioseguridad para evitar un aumento exponencial de casos, como ha sucedido en Bogotá siendo la ciudad más afectada.

Este incremento de casos en la ciudad ha generado rifirrafe entre el Gobierno y la alcaldesa de Bogotá, Claudia López quien ha pedido al presidente Iván Duque permitir de nuevo cerrar la ciudad ante el temor de un colapso del sistema hospitalario por falta de camas UCI para atender a los pacientes críticos.

El Gobierno se negó a dicha solicitud, pero hizo un ajuste al cronograma y le hicieron entrega de 305 ventiladores. “Lo más importante es que los bogotanos no necesiten ventiladores, la curva es muy grande y nos traerá pérdidas de vidas, por eso tenemos que centrarnos no en ventiladores porque sí los vamos a tener, debemos centrarnos en disminuir la tasa de contagio”, afirmó el viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso para La FM.

Para América Latina el número de contagiados ha llegado a las 2.587.730 personas, de las cuales 116.450 son el total de los 511.312 muertos que hay en todo el mundo.

Opina aquí

Continuar leyendo

La Nación

Alcaldía de Madrid Cundinamarca ofrece beneficios para el pago de impuestos

Cuando se habla del pago de impuestos siempre se procura pagar pronto, en ocasiones no siempre se puede y con ello llegan los intereses. Por eso la Alcaldía Municipal de Madrid Cundinamarca ofrece a sus contribuyentes la oportunidad de ponerse al día con los impuestos atrasados de Predial e Industria y Comercio como también las sanciones.

El alcalde del municipio Andrés Tovar Forero anunció mediante la transmisión en vivo del pasado 24 de junio que los contribuyentes que se encuentran colgados con el pago de los impuestos pueden pagar hasta el 31 de octubre de 2020 hasta el 80% del valor del capital sin intereses ni sanciones. Es decir, que si una persona debe $1.500.000 pesos de los cuales $500.000 son intereses y $1.000.000 el valor capital si se acoge al beneficio no solo no paga los intereses sino que además obtiene un 20% de descuento sobre el valor capital, por lo que pagaría solamente $800.000 pesos.

Si las personas se acogen al beneficio después de la primera fecha (31 de octubre de 2020), a partir del primero de noviembre al 31 de diciembre pagarán hasta el 90% del valor capital sin intereses. Además si la persona que se encuentra en mora y decide pagar hasta el 31 de mayo del otro año puede pagar el 100% del valor capital sin intereses ni sanciones.

Para más información puede comunicarse al número 322 4410981 o escribir a los correos electrónicos
[email protected] y [email protected]

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia