Conéctate con nosotros

La Nación

Desempleo en Colombia alcanza cifra histórica a causa de la pandemia

María tiene más de 60 años, pero su sueño más reciente -después de trabajar por varios años como encargada de la distribución de alimentos en tiendas y en un restaurante de un colegio privado- era invertir su dinero en su propio negocio.

Fue así como, desde el año pasado, decidió remodelar un local y montar su propio restaurante. La iniciativa apenas levantaba cabeza, cuando -a finales de marzo de este año- llegó la pandemia a Colombia que la obligó a cerrar.

Con la decisión no solo se desvaneció el dinero y las grandes metas, sino la oportunidad laboral de las personas que trabajaban allí. Para María, los costos del arriendo y mantener la nómina se hicieron insostenibles. Ahora, vende almuerzos a domicilio, junto a su esposo, para poder mantenerse.

Casos como estos se escuchan a diario en Colombia, donde en mayo, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE, el nivel de desempleo subió al 21,4% -el más alto en la historia del país-, a causa de la crisis económica que viven muchos países en América Latina, ocasionada por el aislamiento obligatorio que generó la propagación de la COVID-19.

Las cifras recientes del DANE indican que, en mayo, 4,9 millones de personas perdieron su empleo, mientras que los ocupados fueron 17,3 millones.

El año pasado, la cifra llegó al 10,5% durante el mismo mes. El máximo nivel de desempleo se había registrado en 1999, con un 20,5%.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), más de 400 millones de empleos de tiempo completo se perdieron en el segundo trimestre de 2020, contrastando con las estimaciones de alrededor de 305 millones de empleos.

Las Américas es la región más impactada del mundo, con pérdida de horas de trabajo del 18,3%.

Iván Daniel Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, dice que las cifras en Colombia confirman las proyecciones de la OIT.

“La recuperación de los estándares de empleabilidad es incierta y el regreso de las restricciones para el control de la pandemia advierten un escenario moderadamente pesimista puede comprometer 340 millones de empleos a tiempo completo”, explicó.

Para el experto, previo a la crisis económica, social y ecológica que generó la pandemia, el sistema laboral colombiano presentaba indicadores de desempleo superiores a los de la región de América Latina y el Caribe “sin perjuicio de la informalidad que caracteriza el sistema laboral colombiano, que revela problemas estructurales profundizados por la crisis sanitaria”.

Estos problemas, según el experto, son: “la informalidad, que alcanza el 66,3%, las brechas ocupacionales y salariales por género. La tasa de desempleo juvenil que normalmente duplica la nacional, las barreras para el acceso al empleo de las personas con discapacidad. La informalidad del 88% en lo rural, la cobertura del 35% del sistema de seguridad social, que aunado a las deficiencias en materia de inspección, vigilancia y control dificulta la efectividad de las medidas que se toman”.

Auxilios y ayudas


A comienzo del mes de junio, el Ministerio de Trabajo en Colombia anunció un auxilio económico de casi 40 dólares, durante tres meses, dirigido a personas que perdieron sus empleos y que aún no han podido acceder al Mecanismo de Protección al Cesante, el cual fue autorizado a través del decreto 488 de 2020. Este mecanismo permite que las cajas de compensación familiar del país hagan frente a la crisis “a través de una protección económica para los trabajadores más vulnerables, correspondiente a 2 salarios mínimos (un poco más de 460 dólares) que serán pagados en 3 cuotas, en el lapso de tres meses”, según informó en abril la Asociación Nacional de Cajas de Compensación Familiar Asocajas.

Adicional a este subsidio, dice el comunicado, “el cesante continuará recibiendo la cuota monetaria por cada uno de sus beneficiarios acreditados en la Caja, así como el pago a seguridad social (salud y pensiones), durante el término de la emergencia”.

“La financiación del auxilio económico para la población cesante, se hará con recursos que se asignen del Fondo de Mitigación de Emergencias-FOME al Ministerio del Trabajo, que será el que defina las condiciones y criterios de acceso a estos recursos por parte de las Cajas de Compensación Familiar para los beneficios”, informó el Ministerio.

Según el DANE, el comercio, la reparación de vehículos, la manufactura, administración pública y la educación fueron los sectores más afectados. Las mujeres, con un 25,4%, continúan siendo las más afectadas en materia laboral (el año pasado, la cifra llegó al 13,4%, durante el mismo mes). Así como el empleo juvenil, pues, en la franja de edad de los 14 a los 28 años, el desempleo desde marzo hasta mayo llegó a 26,6%, representando un incremento del 8% frente al porcentaje registrado en mayo de 2019.

Por su parte, Jaramillo opina que se requiere una política fiscal activa y estímulos para sectores especialmente impactados, como mujeres, jóvenes, personas con discapacidad, así como la extensión de “cobertura del sistema de seguridad social al amparo de situaciones de crisis y desempleo”.

¿Y los migrantes venezolanos?


Jozef Merkx, representante de ACNUR en Colombia afirmó que por lo menos, un 60 por ciento de la población venezolana radicada en el país no tiene estos ingresos.

La mayoría se dedica al trabajo informal, el cual también se ha visto afectado durante la pandemia. “La ausencia de adscripción de rutas de regularización migratoria y formalidad laboral es el mayor problema en el marco de las relaciones laborales de este grupo poblacional”, dice Jaramillo.

Sin embargo, el investigador aclara que, aunque la situación de los migrantes agrava el problema de informalidad, que caracteriza el sistema laboral colombiano, “no tiene la virtualidad de condicionar negativamente los niveles de desempleo que tienen causas estructurales específicas, ligadas a la contracción económica que deriva de la crisis sanitaria”.

En Colombia, el aislamiento preventivo comenzó el 25 de marzo y, aunque en mayo y junio se han reactivado algunos sectores de la economía, buena parte del sector productivo del país permaneció cerrado. Actualmente, el país registra 97.846 contagios y 3.334 fallecimientos, a causa de la COVID-19, según cifras oficiales.

Fuente: VOA

Opina aquí

Continuar leyendo
Anuncios
Clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Nación

Colombia superó las 14 mil muertes por COVID-19

El coronavirus sigue dejando más y más contagios en el mundo. Los casos ya superan los 20 millones y las víctimas mortales ya son 749.973, mientras que más de 12 millones ya superaron la enfermedad.

En el reporte diario que entregan las autoridades de salud en Colombia, se identificaron 11.286 nuevos casos y 308 muertes, las cuales corresponden a fallecimientos registrados en los últimos 10 días.

Con esta nueva cifra, los casos de coronavirus en Colombia suben a 433.805 y el número de muertos 14.145.

El Ministerio de Salud informó que 168.256 casos siguen activos y 250.494 ya superaron la covid-19.

Mientras tanto, los laboratorios en el mundo continúan la búsqueda para dar con la vacuna contra el coronavirus, Rusia aseguró tener lista, sin embargo, expertos se han pronunciado sobre este anuncio asegurando que aún no hay evidencia científica que establecezca si tiene efectividad la vacuna.

La directora de la Asociación de Organizaciones de Ensayos Clínicos de Rusia, Svetlana Zavidova, mostró su preocupación por el anuncio de Putin, el cual dijo solo está enmarcado en una batalla política con EE.UU.

Opina aquí

Continuar leyendo

La Nación

Nueve localidades entrarían en cuarentena

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, ha adelantado en las últimas horas intensas reuniones con su gabinete Distrital y expertos epidemiológicos para definir las localidades que podrían volver a tener una cuarentena estricta hasta el 30 agosto iniciando el próximo domingo en donde serán nueve de las veinte localidades debido a los picos altos de la pandemia del COVID-19.

Las localidades que entrarían son Usaquén, Chapinero, Santa Fe, Barrios Unidos, Teusaquillo, Antonio Nariño, Puente Aranda, La Candelaria y Los Mártires.

Sin embargo, la decisión final de si entran o no estas localidades la tendrá la alcaldesa Claudia López, quien anunciará todo el paquete de medidas de salud que regirán para el último tramo del año, una vez se supere el pico de la pandemia en la ciudad, que se daría en el mes de septiembre.

Lo que sí queda claro es que la cuarentena en Suba, Engativá y Barrios Unidos va hasta el 14 de agosto.

De acuerdo al último reporte del Distrito, la ocupación de las camas de unidades de cuidados intensivos (UCI) en Bogotá aparece en 87,8 %. La ciudad tiene habilitados 1.728 espacios para atención intensiva en la pandemia, de los cuales 1.517 están ocupados por pacientes. Bogotá registró 3.841 casos nuevos de coronavirus este jueves y llegó a 149.944.

Opina aquí

Continuar leyendo

La Nación

Terminal de Bogotá se alista para reapertura con venta de pasajes por internet

Mucha señalización, elementos de bioseguridad en las instalaciones y la venta de pasajes por internet hacen parte del plan de reapertura de la terminal de Bogotá. Con esta decisión, la capital se une a Cundinamarca, que la semana pasada anunció la reactivación del transporte público intermunicipal.

Con la reapertura de la terminal se reactivan unos 30.000 empleos que dependen del sector transporte. / Mauricio Alvarado.

Desde este jueves empieza a funcionar de nuevo la Terminal de transportes de Bogotá que, si bien nunca cerró sus puertas, desde el primer día de cuarentena estuvo abierta solo para los usuarios exceptuados en las normas nacionales y distritales con las que se decretó el aislamiento obligatorio. Por lo mismo, la terminal venía preparándose para cuando las autoridades de transporte dieran vía libre a la reactivación del tránsito intermunicipal, e incluso conductores y empresarios le solicitaron a la alcaldesa Claudia López que permitiera la apertura de las sedes, pues es un sector del que dependen unos 160.000 empleos (30.000 directos del sector transporte, 1.000 del servicio conexo del comercio y 120.000 indirectos).

El plan que se presentó está basado en la venta de pasajes en línea mediante el portal web de la terminal o de cada una de las empresas transportadoras. La idea es vender todos los tiquetes por ese canal, pues la venta en las taquillas se hará de forma excepcional. Es importante aclarar que la reapertura no significa que cualquier persona pueda viajar, y que se mantiene la venta exclusiva de pasajes para quienes estén en la lista de excepciones. Incluso, tanto para la venta de pasajes en línea como para la venta en las taquillas, los viajeros deberán adjuntar la excepción que les permite realizar el viaje.

También, con la apertura de las puertas los usuarios se encontrarán con una sede renovada, en la que se reacomodaron ciertas cosas para garantizar el distanciamiento físico y disponer de los elementos para cumplir las medidas anticovid.

Antes de abordar a los buses, a los pasajeros se les hará desinfección de zapatos. En cuanto al conductor, deberá presentar el certificado de desinfección del vehículo y en todo momento deberá estar con un traje completo de bioseguridad con el logo de la empresa, además de tapabocas guantes y careta.

Antes de iniciar el viaje, un operario de la empresa transportadora dará a los viajeros las recomendaciones finales de acuerdo con los protocolos que implementó y que previamente debe presentar a la terminal para su aprobación. Una de las medidas más importantes que deben garantizar las empresas es practicar a todos sus trabajadores, especialmente a conductores, las pruebas PCR y cada 15 días realizar pruebas rápidas.

El descenso de los buses demandará otro proceso: al descender del vehículo habrá un funcionario de la Secretaría de Salud que realizará un control a los viajeros, con toma de temperatura y un cuestionario sobre su estado de salud y el motivo del viaje a la capital.

En la terminal se acondicionó un área de cuarentena y aislamiento, a la que serán llevadas las personas que presenten algún síntoma de coronavirus. En este lugar quedarán a disposición de personal de la Secretaría de Salud. De igual forma, en los locales comerciales de la terminal adecuaron divisiones con acrílico para mantener la distancia entre vendedores y clientes.

El último eslabón del plan de reactivación son los taxis asignados a la terminal. Esos vehículos deben pasar cada 24 horas por un proceso de desinfección y, antes de tomar el taxi, el pasajero deberá consignar datos como el resultado de la toma de temperatura y la dirección de destino, entre otros.

Fuente: El Espectador

 

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia