Conéctate con nosotros

Salud

6 alimentos que creías bajos en calorías pero que en realidad no lo son

“Ha llegado el momento de dejar de contar calorías”. Son palabras de la dietista-nutricionista y fundadora de Menja sa, Rosa Maria Espinosa, quien señala que a su gremio le toca “picar mucha piedra” para explicar a numerosos pacientes acostumbrados a contar calorías a rajatabla y a pesar los alimentos que lo mejor para perder peso y estar saludables es, paradójicamente, relajarse respecto a las calorías. “Debemos fijarnos en los nutrientes, no en las calorías, pues lo importante es, en definitiva, de dónde proceden esas calorías”, explica la experta, que invita a incluir sin problema en la dieta algunos alimentos altos en calorías pero muy nutritivos. Es el caso de los frutos secos, el aguacate o el aceite de oliva, que si se toman con moderación y combinados de forma correcta con otros alimentos pueden formar parte de una dieta saludable e incluso de planes para perder peso.

La nutricionista insiste en la necesidad de un cambio de paradigma en cuanto a la manera de relacionarnos con las calorías, puesto que incurrimos en errores tan habituales como “escoger un producto light en lugar de su versión entera porque tiene, pongamos por caso, un 30% menos de calorías”. El problema de este tipo de elecciones, continúa Espinosa, es que “al fijarnos solo en las calorías, no nos damos cuenta de que si bien la versión light no lleva azúcar tal vez contenga grasas saturadas, de manera que en ocasiones la alternativa es incluso menos saludable que el original y puede aportar nutrientes de peor calidad”. Espinosa apunta que una mujer adulta sana necesita aproximadamente unas 2.000 calorías diarias y un hombre sobre las 2.300 y que, en base a estas cifras, “se debe distribuir la ingesta diaria de alimentos, con elecciones siempre saludables, fijándonos sobre todo en qué nutrientes aporta cada plato y no tanto en cuántas calorías”. Se trata, sobre todo, “de no pasar hambre y de no buscar soluciones milagrosas a largo plazo, sino de cambiar el chip y pensar que precisamente lo que mejor nos va a funcionar a la hora de perder peso es lo más sencillo: comer de forma equilibrada alimentos nutritivos, sin contar calorías y con sentido común”.

Se debe distribuir la ingesta diaria de alimentos, con elecciones siempre saludables, fijándonos sobre todo en qué nutrientes aporta cada plato y no tanto en cuántas calorías”

Esto no significa, sin embargo, que no debamos tener cuidado a la hora de escoger. En el caso de los frutos secos, por ejemplo, “se ha demostrado que, al igual que ocurre con el aceite de oliva, pueden tener incluso un efecto de disminución de la grasa abdominal, siempre que se coman en cantidades moderadas para no superar la ingesta calórica diaria que necesitamos, que debemos tener siempre presente”. También debemos ser precavidos a la hora de planificar la compra diaria para incluir siempre alimentos saludables que aporten los nutrientes necesarios –un 55% de hidratos de carbono, un 30% de grasas y un 15% de proteínas aproximadamente, según recomienda Espinosa–, evitando esos falsos amigos que creemos bajos en calorías pero en realidad no solo no lo son, sino que tampoco son interesantes desde un punto de vista nutricional. Estos son algunos de ellos:

1. Muesli

“El muesli es un ejemplo paradigmático de un producto que, por algún motivo, lleva implícita la etiqueta de saludable y en muchas ocasiones está cargado de azúcares añadidos”, explica la nutricionista. Para saber qué tipo de alimento tenemos entre manos, Espinosa recomienda fijarnos siempre en las etiquetas y descartar aquellos que contengan mucho azúcar. “En las listas de ingredientes es obligatorio que estos estén ordenados de forma decreciente, de más a menos presencia, de manera que el ingrediente que predomina en el producto es siempre el primero en la lista. Si el azúcar aparece en las primeras posiciones es que el producto que tenemos en las manos tiene mucha cantidad”. En este sentido, la nutricionista insiste en que “no hay alternativa al azúcar: la única alternativa es dejar de consumirlo” y aconseja evitar los edulcorantes, “que implican un aumento de la glucemia y pueden alterar la microbiota intestinal”. Lo mejor es escoger opciones sin azúcar, o con poca cantidad, o preparar muesli casero con copos de avena, frutos secos y fruta deshidratada.

2. Cereales del desayuno

Hay muchas modalidades de cereales de desayuno, de manera que lo mejor es, de nuevo, fijarse en la composición. Espinosa alerta de algunas opciones que adquirimos pensando que son bajas en calorías y saludables y no son ninguna de las dos cosas. “Muchos de esos cereales que nos venden con la silueta de una mujer delgada en el packaging nos hacen pensar dos cosas a menudo erróneas: que son bajos en calorías y que son integrales”. Muchos de ellos no solo tienen un aporte calórico alto, pues contienen gran cantidad de azúcar añadido, sino que se venden como integrales cuando en realidad no lo son, de manera que no nos están aportando la fibra que creemos. En esta categoría encontramos también otros snacks como las barritas de cereales y muchos otros tentempiés que convendría sustituir por otros saludables. “Desde un huevo duro a un yogur natural sin azúcar, frutas enteras e incluso un pedazo de queso fresco son buenas alternativas a los snacks ultraprocesados”, explica la nutricionista Paloma Quintana, de Nutrición con Q.

3. Zumos de frutas

Los licuados deben ser productos de consumo moderado y ocasional, y deberíamos apostar en todo momento por consumir la fruta entera para asegurarnos de que nos aporta toda la fibra. “Se ha demostrado que un consumo de más de 5 raciones semanales de licuados puede incidir en el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, puesto que estamos ingiriendo azúcar sin nada de fibra, lo que hace que el cuerpo libere insulina con mucha rapidez”, explica Espinosa. Lo mejor es optar o bien por los batidos o, mucho mejor, por tomar las frutas enteras.

4. Tomate triturado

Muchas salsas de tomate industriales tienen en su composición gran cantidad de azúcar, con el agravante de que muchas personas pueden consumir un bote entero de este producto prácticamente de una sentada. Además, suele usarse en numerosas recetas, lo que convierte a la salsa de tomate industrial en un producto de consumo muy habitual en muchos de hogares. Lo mejor es optar siempre por salsas de tomate caseras, y una buena opción si se dispone de algo de tiempo es preparar conservas en verano, cuando los tomates están de temporada y a buen precio, para guardarlas durante los meses venideros. Nos solucionarán muchas comidas y cenas y sabremos que estamos tomando un producto nutritivo y casero.

5. Fruta desecada

La coach nutricional Susana León señala que mientras una manzana fresca contiene unas 60 calorías por cada 150 gramos aproximadamente, la misma cantidad de manzana desecada tiene unas 365, “puesto que al eliminar el agua se concentran todos los azúcares”. Por tanto, sin necesidad de eliminarlas de la dieta, sí debemos consumir las frutas desecadas con moderación teniendo en cuenta que siempre será mucho mejor escoger la fruta natural. “Los alimentos, cuanto menos procesados mejor”, sentencia León.

6. Vinagre de Módena

Aunque es cierto que solemos consumirlo en cantidades moderadas, también lo es que se nos puede ir de las manos y podemos acabar ingiriendo prácticamente sin darnos cuenta las 110 calorías por cada 100 ml que contiene este producto, que además aporta 22 g de azúcar por cada 100 g. Otro producto que usamos de forma similar sin ser conscientes de la cantidad de calorías que contiene es la salsa de soja, con 275 calorías por cada 100 g. “Además, muchas de las salsas de soja que encontramos en el mercado tienen también una gran cantidad de sal”, señala León, que recomienda fijarse siempre en las etiquetas y optar siempre por las opciones más saludables. “A menudo la diferencia de precio es ínfima y estamos adquiriendo productos de mucha mejor calidad”, concluye.

 

Fuente: La Vanguardia

Opina aquí

Salud

No hay que bajar la guardia frente a la rabia de los caninos

La infección se transmite fundamentalmente por una mordedura del animal. Es clave vacunar y educar. El lunes se conmemoró el Día Mundial Contra la Rabia, fecha en la cual se aprovechó para hacer un llamado a todas las personas, instituciones y gobiernos sobre la importancia de prevenir esta enfermedad a través de la vacunación efectiva de los animales de compañía y, además, para resaltar la labor que año a año se viene realizando a fin de lograr la meta de que en el año 2022 la rabia humana sea completamente eliminada en América, y que para 2030 esta enfermedad esté erradicada en el mundo.

Estas son las razas de perro más malhumoradas)

La rabia es considerada la enfermedad zoonótica (que se transmite de animales a humanos) más importante en el mundo. Desde el 2007, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la Organización Mundial de Sanidad Animal y la Alianza Mundial para el Control de la Rabia se unieron con miras a llamar la atención sobre esta enfermedad.

‘Cero para el 30’ es la iniciativa de la OMS cuyo objetivo es reducir a cero el número de muertes humanas por rabia transmitida por perros para el año 2030; cada nueve minutos, la rabia se cobra una vida humana en todo el mundo, siendo las mordeduras de perro las causantes de la mayoría de casos en humanos.

(¿Qué conviene más: paseador, guardería o colegio canino?)

Para hacer el llamado eligieron el 28 de septiembre, fecha en que falleció el científico y médico francés Louis Pasteur, en 1895, quien produjo la primera vacuna contra la rabia el 6 de julio de 1885. Desde esa época, y durante 135 años, la rabia ha estado en la mira del mundo para entenderla, tratarla y prevenirla.

¿Qué es la rabia?

La rabia anualmente produce la muerte de aproximadamente 55.000 personas en el planeta y tiene como principales víctimas a niños de los países en desarrollo, siendo África y Asia los continentes más afectados.

Es producida por un virus del género Lyssavirus, familia Rhabdoviridae, que afecta el sistema nervioso central tras haber tenido contacto directo con la saliva de un animal rabioso, generalmente por mordedura o, en menor proporción, por rasguños o heridas abiertas expuestas.

( Estas son las razas de perro más malhumoradas).

Si estos accidentes rábicos no reciben tratamiento médico efectivo y a tiempo, el virus podría producir debilidad, malestar y dolor generalizado, fiebre, ansiedad, confusión, delirios y alucinaciones, encefalitis y, finalmente, la muerte de la persona.

En los animales, los síntomas son similares a los del humano, presentando parálisis, convulsiones, dificultad para respirar, salivación excesiva, cambios en el comportamiento como fotofobia (aversión a la luz) o hidrofobia (aversión al agua), y episodios de agresividad, irritabilidad o automutilación.

¿Por qué las mascotas son importantes en esta campaña?

En primer lugar, porque tanto perros como gatos se pueden ver afectados por la enfermedad. Y luego, porque aproximadamente el 99 por ciento de los casos de rabia en seres humanos son producidos por animales de compañía (principalmente perros) que no han sido vacunados efectivamente, asegura la OMS.

Precisamente, hace pocos días el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia reportó el fallecimiento de una mujer en Neiva por la mordedura de su gato, que no tenía el esquema de vacunación antirrábica al día.

¿Cómo evitar la rabia en las mascotas?

La medida más efectiva para evitar los casos de rabia en animales de compañía, y de esta forma evitar el contagio al ser humano, es a través de la vacunación antirrábica de perros y gatos, que debe realizarse anualmente, sin importar si son mascotas o animales en condición de calle.

( Lasaña, la historia de una gata con sobrepeso que fue abandonada).

Además, otras medidas efectivas de prevención son:

–Educación de las comunidades en cuanto a comportamiento y manejo de los animales de compañía para evitar y prevenir las mordeduras. También es importante enfatizar la responsabilidad de tener una mascota, que conlleva, entre ellas, tener el esquema de vacunas al día. En Colombia, la vacuna contra la rabia se aplica de manera gratuita a través de las secretarías de Salud y los centros de Zoonosis de cada ciudad.

–No permitir que perros o gatos deambulen libremente sin ningún control, más aún si se vive en zonas rurales o con alta presencia de fauna silvestre, como zorros o murciélagos.

–No tener animales silvestres como mascotas y también tratar de reducir al máximo cualquier encuentro con fauna silvestre. Si bien no todos los animales silvestres transmiten el virus, el riesgo de accidente por mordedura es alto cuando se extraen poblaciones de su hábitat natural.

(Indignación por chofer que le pasó bus por encima a un perro y lo mató).

–En caso de que el perro o gato hayan sido mordidos por otro animal, acudir cuanto antes al veterinario para que se pueda limpiar la herida y evaluar médicamente la situación.

–Esterilizar es muy importante. Esta es una medida efectiva para reducir las poblaciones de perros y gatos en condición de calle que quizá no puedan recibir el cuidado necesario y no pueden ser vacunados con regularidad.

Fuente: El Tiempo

Opina aquí

Continuar leyendo

Salud

La alimentación y su relación directa con la salud mental

Días como los que se viven hoy a causa del Covid-19 hacen que el estrés, la depresión, la ansiedad y otras alteraciones influyan en los hábitos alimenticios.

Mucho se escucha acerca de la importancia de la buena alimentación y su relación directa con la salud mental y física. Días como los que se viven hoy a causa del Covid-19 hacen que el estrés, la depresión, la ansiedad y otras alteraciones influyan en nuestros hábitos alimenticios llevándonos a descuidar este pilar importante de bienestar.

Muchos expertos pronostican que las enfermedades neurodegenerativas, debido en gran parte al proceso de envejecimiento, nutrición y sus consideraciones sociales y económicas, tendrán en los próximos años un crecimiento esencial que supondrán una mirada detallada y estricta a estas patologías. Y es que más de 50 millones de personas en todo el mundo tienen epilepsia y se diagnostican cada año 7,7 millones de casos de demencia. Asimismo, se le suma a las cifras de las enfermedades neurológicas los más de 6 millones de pacientes que fallecen por eventos cerebrovasculares cada año.

Con respecto a la contingencia actual

Es muy importante acotar que los denominados coronavirus al que pertenece el Sars-Cov 2 no permanecen confinados en el tracto respiratorio y en determinadas condiciones pueden desencadenar alteraciones en los endotelios vasculares de todos los órganos incluyendo el sistema nervioso central y causar patologías neurológicas asociadas. Es así como se han registrado síntomas neurológicos en pacientes afectados por COVID-19, como cefalea, crisis epilépticas, encefalopatías, eventos cerebro vasculares de tipo isquémico y hemorrágicos, entre otros.

Más de 50 millones de personas en todo el mundo tienen epilepsia y se diagnostican cada año 7,7 millones de casos.

“Los retos sanitarios de prevención, investigación y terapéuticos de las enfermedades neurológicas siempre se han representado como un gran desafío para la medicina y esta especialización en concreto. Cientos de millones de personas en todo el mundo sufren trastornos neurológicos. Ahora bien, investigaciones demuestran que existe una estrecha relación entre la enfermedad neurológica y la nutrición. De esta manera, la malnutrición   en los pacientes neurológicos es un elemento añadido de riesgo que empeora la evolución de la enfermedad y la recuperación lo que significa que un tratamiento nutricional es vital en el progreso del pronóstico y la calidad de vida de los afectadados”, afirmó Henry Abaunza- Director Médico de la Clínica Medical

De acuerdo a lo anterior, el sistema nervioso requiere para su correcto funcionamiento la participación de múltiples nutrientes que se comportan como indispensables para el equilibrio del sistema nervioso central. En este caso, los factores consecuentes a las dietas pueden favorecer o no, dependiendo de su correcta aplicación, el desarrollo de ciertas enfermedades neurológicas; demostrando así que estos pacientes presentan un alto riesgo nutricional demandando una evaluación y un seguimiento terapéutico especifico.

‘’Es por eso que desde las etapas más tempranas de edad es recomendable la buena alimentación. Por ejemplo, una adecuada alimentación en una mujer embarazada garantiza el neurodesarrollo fetal que será el punto de partida para que una persona esté sana a lo largo de su vida’’, agrega el Director Médico de la Clinica Medical.

Muchas enfermedades neurológicas parten de una nutrición irregular

Enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson, esclerosis múltiple, la cefalea, o la epilepsia según distintas investigaciones, se pueden empeorar a partir de la ausencia de vitaminas como la A, E, D y el ácido fólico en la alimentación. Por su parte, casos como la obesidad y la ingesta excesiva de grasas saturadas favorecen el desarrollo de la enfermedad arterioesclerótica y la enfermedad vascular cerebral.

Es clara la relación existente entre la buena alimentación y las buenas condiciones cerebrales y a su vez son evidentes las complicaciones cerebrales que se pueden facilitar por la deficiente nutrición de las personas que padecen estas patologías. ‘’Sin duda, todos los pacientes con enfermedades neurológicas requieren un seguimiento nutricional, como parte de su valoración clínica rutinaria y dependiendo de la patología, necesitarán alguna modalidad de tratamiento nutricional. Es necesario aclarar que los síntomas que acompañan a muchas enfermedades neurológicas pueden empeorar con la presencia de malnutrición y adicionalmente las patologías neurológicas dependiendo del componente funcional comprometido pueden también generar situaciones clínicas en donde el paciente genera pérdida del apetito e imposibilidad funcional para alimentarse. En ese orden de ideas, la desnutrición suele presentarse en las etapas tempranas en la evolución de algunas enfermedades y determinar de forma significativa el curso de las mismas’’, concluyó el Doctor Abaunza.

 

Fuente: Diario del Huila

Opina aquí

Continuar leyendo

Salud

Nutrición y ejercicio, dupla perfecta durante el tiempo en casa

Antes de la aparición de la pandemia, las personas ya habían evaluado cambiar sus hábitos alimenticios, no solo por moda, sino para llevar un estilo de vida más saludable que combinara una alimentación balanceada y la práctica de ejercicios físicos.

Sumado a ello, en los últimos meses, la FAO ha invitado a la población a tener una alimentación sana y consciente para fortalecer su sistema inmunológico. En ese sentido, cuatro de cada diez colombianos han cambiado a una versión saludable de su producto favorito, de acuerdo con un estudio de Nielsen.

La situación de pandemia por el covid-19 motivó a los colombianos a buscar alimentos que protejan su sistema inmunológico y que a su vez sean ricos y saludables. Esto lo combinan con alguna práctica deportiva en casa y en espacios al aire libre para proteger no solo la salud física, también la salud mental”, afirmó Nelson Molano, gerente general de lácteos Pomar.

De acuerdo con esto, la Academia Española de Nutrición y Dietética en su estudio sobre alimentación y deporte concluyó que las personas que iniciaron alguna práctica, redujeron algunos alimentos como embutidos y pasaron a elegir aquellos con valores nutricionales.

El estudio añade que mantener una dieta equilibrada y realizar algún tipo de entrenamiento, no solo acercará a las personas al objetivo deseado, sino que además mejorará su rendimiento físico. Por ello, es importante incluir una buena combinación de carbohidratos, proteínas y grasas no trans.

Pero con estas nuevas prácticas saludables es importante conocer las recomendaciones nutricionales si realiza deporte:

  1. Realice algún tipo de actividad física de su preferencia, ya sea una caminata rápida alrededor de su barrio o mueva las caderas al ritmo de su canción favorita. Esto le permitirá mantenerse activo, enérgico y tendrá mayor sensación de bienestar.
  2. Equilibre su alimentación y modere la ingesta de comida si realiza menos ejercicios. Incluya al menos un promedio de cinco frutas y verduras, además de frutos secos y dos litros de agua que le ayuden a controlar la ansiedad.
  3. Si consume bebidas vegetales, estas le aportarán vitamina B, lo que favorece el metabolismo. Al contener fibra soluble e insoluble, protege la pared del intestino. “En el mercado ya existen bebidas que combinan tres nueces (almendra, avellana y macadamia), Mulai, nuestra línea saludable, brinda al consumidor una opción baja en calorías”, explicó Molano.
  4. Puede hidratarse con un vaso de leche posterior al ejercicio, dado que está compuesto en un 88% de agua; además, es considerado uno de los alimentos más completos que existen al proveer a nuestro organismo de potasio, vitaminas y calcio.
  5. Consumir proteínas antes o después del entrenamiento es fundamental, toda vez que facilita la respuesta adaptativa del músculo al ejercicio. Además de las merengadas proteicas, también puede optar por otras opciones de alimentos con proteína.

“Una bebida de 21 gramos de proteína por porción, semidescremada, sin azúcar y con whey protein de alta calidad y buena absorción en el cuerpo es ideal para quienes hacen ejercicio y buscan alimentación saludable”, añadió el Gerente de la compañía de lácteos.

  1. Si desea cambiar su régimen alimenticio, consulte siempre a un especialista, quien le orientará en su proceso y le brindará un programa nutricional acorde con sus necesidades.

 

Fuente: El Nuevo Siglo

Opina aquí

Continuar leyendo

Tendencia